Mapas antiguos de Soria

Hoy traemos varios mapas antiguos de la provincia de Soria, se encuentran en la página  del Instituto Cartográfico Nacional, son de libre acceso y se pueden descargar. En ellos se puede ver cómo ha cambiado los límites de la provincia y los nombres de algunos pueblos.

 

MAPA DEL AÑO 1783

 

MAPA DEL AÑO 1801

 

MAPA DEL AÑO 1847

 

MAPA DEL AÑO 1860

 

MAPA DEL AÑO 1918

Más mapas en la sede del Instituto Geográfico Nacional

 

 

 

 

Anuncios

Soria en 1886 contaba con 5764 habitantes y 1166 viviendas.

Elige Soria

Transcribimos algunas páginas del libro Guía del antiguo Reino de Castilla: provincias de Burgos, Santander, Logroño, Soria, Ávila y Segovia, publicada en 1886 y escrita por Emilio Valverde y Álvarez, complementándolo con un plano de la ciudad de Soria y una fotografía del mismo libro.

***************

Soria, capital de provincia, cabeza de partido judicial, audiencia de lo criminal, gobierno militar dependiente de la Capitanía general de Burgos, formando parte de la diócesis de Osma, con 5.764 habitantes y 1.166 viviendas.

Geografía y topografía

— Hállase cimentada la ciudad de Soria sobre un desigual collado, en la margen derecha del río Duero, resguardada en gran parte de todos los vientos al Norte por la altura de las Eras de Santa Bárbara, la llamada monte do las Animas, la sierra de Peñalba, la cumbre del Mirón y el elevado y áspero cerro del Castillo. Su caserío, de regular construcción, se halla distribuido en varias calles, limpias, cómodas y regularmente empedradas, teniendo soportales las principales.

Tiene seis plazas: la pequeña, de Fuente Cabrejas, que da acceso á cinco calles; la Mayor, cuadrilonga, en la que desemboca la del Collado y que tiene por la derecha de ésta la Casa troncal de los doce Linajes, a la izquierda la del Estado o de vigilancia y seguridad y al frente la Consistorial, con cárcel y pórticos, lo mismo que la primera de los Linajes; la del conde de Gómara, ocupada en su mayor parte por el gigantesco palacio de este título; la de Teatinos, en la que se encuentra la Escuela normal; la de San Esteban, animada y de agradable aspecto, a inmediación de cuatro calles y con una hermosa verja de hierro sobre un pretil de dos metros y medio de altura, situada al norte, y la de Herradores, espaciosa y alegre, en la que desembocan seis calles, muy concurrida, inmediata al paseo del Espolón, y que tiene entre sus edificios el palacio del marqués de Vilueña y la imponente Puerta del Portillo.

Beneficencia

— Cuenta esta población como establecimientos de beneficencia con un hospital civil y militar regularmente montado y que posee suficientes rentas para su sostenimiento; una casa de expósitos, también en regular estado y con bastante dotación, figurando entre sus ingresos los productos del teatro; una sociedad de socorros mutuos contra incendios y dos pósitos para hacer préstamos á los labradores.

Instrucción pública

— Figura en primer término entre los establecimientos de este género, el Instituto provincial de 2a enseñanza, que reúne un claustro de catedráticos suficiente para desempeñar todas las clases del bachillerato, cátedras de latín, literatura, matemáticas, dibujo, geografía e historia, historia natural, física y química, gabinetes y biblioteca. La Escuela normal de maestros, posee todos los elementos necesarios para la enseñanza, y está a cargo de un director y varios profesores. Hay además varios colegios de 1a y 2a enseñanza.

Parroquias

— La principal parroquia de esta ciudad es la colegiata de San Pedro, situada a inmediaciones del río Duero y al este de la población; basílica de una sola nave, ancha y espaciosa, de gran solidez y de orden dórico, formada desde el arranque de la capilla mayor, con intercolumnios de seis columnas en sentido de su longitud y cuatro en el de latitud, soportando los arcos y cordones de las bóvedas, bastante planas y ornadas con dibujos y molduras. Por ambos costados se extienden las capillas laterales y ocupa el centro el coro, con buena sillería y órgano, existiendo en el trascoro un magnífico cuadro del Ticiano, representando el Descendimiento, y a la izquierda de la entrada del templo un buen sepulcro. El claustro es muy hermoso y tiene otros enterramientos muy curiosos.

La de San Nicolás no tiene nada de notable; es de gran solidez y de estilo gótico.

La de Santa María la Mayor, es también de gran solidez y de tosca construcción, compuesta de tres naves, de más elevación la central que las laterales, formando la bóveda un buen artesonado de madera, y siendo en el exterior su torre poco mas elevada que el resto del edificio.

La de San Juan tiene cuatro capillas, una sola nave, muy bien construida y bastante espaciosa.

La de San Clemente nada tiene digno de especial mención, formándola lo mismo que en la anterior una sola nave.

Por último, existen las del Salvador, de fundación de Fortún López; la de Santo Tomé, agregada al convento que fue de dominicos, y la de Santa María del Espino, con tres sólidas naves algo deterioradas.

Conventos

— Entre los suprimidos conventos de frailes figuran el de franciscanos, cuya iglesia está cerrada y lo restante del edificio convertido en hospital; el de dominicos, que, como hemos dicho, tiene su iglesia de Santo Tomé convertida en parroquia; el del Carmen, utilizado para escuela de párvulos; el de la Merced, cuya iglesia cerrada guarda los restos de Tirso de Molina; el de San Agustín, en bastante mal estado y con su iglesia cerrada al culto; el de religiosas Carmelitas, de fundación de Santa Teresa; el de Santa Clara, convertido en cuartel; el de las Concepcionistas, que ocupa una casa inmediata a la parroquia de San Clemente, y el antiguo de Jesuitas, que está habilitado en el día para cuartel de la guarnición.

Edificios notables

Además de los que hemos citado, son importantes: el Palacio del conde de Gómara, en la actualidad ocupado por el Gobierno civil, edificio de gran solidez, de orden dórico, con una elevada torre en su extremo oriental. Como a la cuarta parte de la altura de esta última, vése una cornisa que circuye toda una galería, con once intercolumnios ornados de escudos de armas qué sostienen arcos de medio punto, terminados en los pilastrones del segundo orden de balcones. Sobre dicha cornisa elévase otra galería con 23 intercolumnios, más bajos que los del primer cuerpo, con columnas de una sola, pieza y también con escudos de armas. La puerta principal se abre en el costado del mediodía, ornada por un intercolumnio con pedestales y cornisamento de delicado trabajo, adornándola dos escudos colocados en el centro y dos colosales maceros de piedra en ambos costados, elevándose sobre el conjunto una estatua de mujer. En el extremo oeste del edificio álzase un arco de mucha anchura y elevación, y en su interior se encierran bastantes bellezas artísticas, poseyendo una espaciosa caballeriza capaz para un centenar de caballos.

Es también muy notable el Palacio del marqués de Vilueña, situado, como hemos indicado ya, en la plaza de Herradores, por su severa arquitectura, gran solidez y esbeltas formas. Citaremos también la Puerta del Portillo, inmediata al paseo del Espolón, de imponente aspecto y regulares dimensiones.

Tiene también Soria un teatro, plaza de toros, los casinos de Numancia y de la Amistad.

Alrededores y paseos

— Más de la cuarta parte de la población hállase diseminada en el llamado arrabal, separado de las edificaciones del centro por un murallón que se extiende de norte a Sur y que sirve de cimiento y apoyo a muchas casas modernas, contándose en él tres entradas o comunicaciones llamadas Arco de Rabanera, del Postigo, con un buen reloj, y del Rosario. El cerro más inmediato a la ciudad, y que la domina casi por completo, conserva las ruinas de un antiguo castillo, demolido en la guerra de la Independencia, del cual arrancaba una fuerte muralla, de la que se conservan aún en el día algunos trozos al oeste y en las riberas del Duero.

Los paseos de invierno de esta capital son los llamados soportales, que existen en algunas calles y plazas. En el exterior hay otros deliciosísimos, figurando entre ellos el conocido con el nombre de Espolón, situado al oeste, con espacioso jardín central, rodeado de arbolado y con una verja; el que está colocado a la derecha de éste, más moderno y á espaldas de un paredón; el de la Dehesa, que es muy agradable; el de la carretera de Madrid hasta la Fuente de la Teja, con árboles por ambos costados; el de la orilla izquierda del río Duero, ameno y delicioso, que alegran en el verano y primavera sus fértiles praderas, y que se continúa, ya en dirección a la Venta de Valcorba, ya en el de la famosa ermita de San Saturio y el pintoresco de San Polo, orlado con abundantes huertas cubiertas de frutales y otros árboles.

Soria tiene en su término grandes curiosidades artísticas e históricas. En él se encuentran, á menos de dos kilómetros el barrio de las Casas, el despoblado de San Juan de Duero, con residuos de su iglesia y restos de un precioso claustro de gran riqueza arquitectónica, y la ermita, que hemos citado, de San Saturio, en la falda de la elevada sierra de Peñalba llegándose a ella por un alto pretil de medio kilómetro de longitud. La puerta de esta ermita ábrese al pie de un formidable peñasco, siguiéndose luego un camino subterráneo que conduce aá una escalera abierta a pico, por la que se sube a las habitaciones del santero, todas fabricadas horadando la dura roca. Tras una escalinata bastante pendiente, llégase a la iglesia, que se levanta al aire sobre la enorme mole peñascosa, con una sola nave en forma de paralelogramo octogonal, con cornisamento de orden dórico sostenido por columnas coronado por la bóveda con banquillo en derredor y un liternillo en la parte superior. En el interior de este templo se guarda una colección de pinturas, de bastante mérito, representando la vida penitenciaría del santo titular.

En el paseo del Mirón, se halla situada la ermita de este nombre, edificio de orden corintio, con nave en forma de cruz latina, que tiene en el centro del cuadrado y espacioso pórtico, colocado sobre un pretil, y en frente de la puerta del templo una elevada pirámide, con basa triangular, y en cada una de sus aristas también otras pirámides con intercolumnios, terminadas en un cuadrilongo picado en espiral, que es sostén de un pedestal soporte a su vez de una columna dórica, en cuya cúspide se ve la imagen de San Saturio.

En el paseo del Espolón levántase la ermita de la Soledad, que es un pequeño oratorio, y existen además las muy sencillas de San Lázaro y Santa
Bárbara.

El terreno que la vista alcanza desde la ciudad, participa de llano y montuoso, encontrándose en él la dehesa de Valonsadero, los montes de las Ánimas,
Peñaranda, Arenalejo, Mirón, Valhondo y Chaparral, bastantes minerales y carbón de piedra.

Báñale, como hemos dicho, el río Duero, sobre el cual cruza un hermoso puente de piedra, y también su afluente el Golmayo en otro sólido puente de piedra de tres arcos.

Industria y producciones

— La industria general de los habitantes de esta capital, es la agrícola. Figuran, no obstante, otras especiales, tales como la elaboración de sus celebradas mantequillas, varias alfarerías, molinos harineros, tenerías, tintes, una fábrica de cervezas y varias de chocolates, curtidos y lienzos. Su comercio principal es el del sobrante de sus productos, como ganados, lana y muy especialmente las maderas. En las producciones de su suelo sobresalen los cereales, legumbres, hortalizas, cera, miel, maderas de construcción y de carboneo, excelentes pastos y ganados de todas clases.

Fondas

— Entre sus fondas y hospedajes la más importante es la de D. José Monteagudo.

Peñalcázar, cuarenta años sin un alma

Reportaje publicado el lunes, 14 Mayo 2018 en el Mirón de Soria.

https://elmirondesoria.es/

Peñalcázar, pueblo fortaleza situado sobre una enorme muela en las estribaciones del Moncayo, cumple este año cuatro décadas de la despedida de su último habitante.

El último habitante dejó el pueblo en 1978 y en el periódico La Vanguardia publicaron en 1976, cómo se celebró la primera votación democrática tras la dictadura… para un sólo habitante.

Según un despacho de la agencia “Logos”, la mesa electoral de Peñalcázar fue la que menos electores contabilizó en 1976: sólo uno, Segundo Alcalde Portero, entonces con 45 años.

Hoy, cuarenta años después, la desolación se ha apoderado de las casas y de la iglesia de este pueblo situado a 1.249 metros de altitud, que estuvo rodeado de una muralla que protegía la población y que tiene una rica historia: fue ciudad celtíbera, la Centóbriga romana y después poblado árabe, como indica el topónimo. Alfonso I el Batallador ganó esta plaza fuerte llamada solamente Alcázar, entre 1120 y 1125, perteneciente a las Villas Fronteras con Aragón, del arciprestazgo de Gómara.

El pueblo, con cuarenta años de abandono, ha sido presa del expolio y de la desolación. Hoy sólo queda un centenar aproximado de metros del lienzo de la muralla por su lado oeste, restos del alcázar y de las puertas de acceso y recintos más o menos aislados, con algunas almenas en aceptable estado para el conjunto. La que fue iglesia parroquial de San Miguel, de fábrica gótico-renacentista, conserva su nervadura, pero tiene el tejado prácticamente caído.

El pueblo, que llegó a tener luz pero nunca agua corriente, sigue teniendo atractivo para los visitantes, por el enclave privilegiado en el que está situado, subido a una peña, y a la que hay que acceder a pie.

Bodas de Plata sacerdotales

Nuestro párroco D. José Antonio Pacheco Rincón celebrará sus Bodas de Plata sacerdotales el próximo jueves 10 de mayo, a las 12 horas en la S.I. Concatedral de Soria, en una misa celebrada y presidida por el Sr. Obispo Mons. Abilio Martínez Varea.

Hace unos días nos envió la invitación para asistir a acto religioso y a través de nuestra web os la trasladamos a todos los miembros y seguidores de nuestra Asociación Barderas del Moncayo. Agradeceremos la presencia del mayor número de asistentes posibles, ya que apreciamos muy sinceramente la atención religiosa que nos dispensa y somos conscientes de la dificultad que muchos tenemos para acompañarlo. De un modo o de otro estaremos allí con él a pesar de la distancia física que nos separa. Le enviamos nuestra más efusiva felicitación, rogamos por él y deseamos que podamos juntos celebrar las bodas de oro.

 La Junta Directiva

Gaya Nuño, vida y obra

 El 29 de Enero de 1913 nace Juan Antonio Gaya Nuño en la localidad soriana de Tardelcuende, en el seno de una familia de larga tradición médica, tanto su padre como su abuelo eran médicos. Sus primeros años de infancia los paso jugando y correteando por Tardelcuende, en 1920 a la edad de siete años se trasladó junto con su familia a la capital soriana. Durante este tiempo no fue a la escuela sino que fue su padre el que con esmero y tesón le dio educación y formación a Juan Antonio.

Acercarse a la figura del humanista infatigable Juan Antonio Gaya Nuño es conocer a un hombre interesado por la cultura y el arte desde su infancia, actitud mantenida a través de los avatares de su vida. Esta inquietud hacia la investigación de la cultura en general, y del arte en particular, supo desarrollarla en cada momento allí donde se encontraba. Trabajando primero en ámbitos académicos, su carrera fue bruscamente truncada por la guerra civil. Renace luego, trabajando y publicando en instituciones, círculos culturales, revistas especializadas, prensa, monografías y obras literarias hasta llegar a proyectar internacionalmente el arte español.

Su obra alcanza 70 libros, y más de 700 publicaciones breves, folletos separatas, artículos prólogos. El trabajo de Gaya minucioso y prolífico llega a recoger un archivo de 500 artistas españoles. Teniendo en cuenta que de esta obra sólo 4 se publican antes de la guerra, es en el periodo de treinta años entre 1943 y 1976 cuando se produce la mayor parte de su trabajo.

Conocer a Juan Antonio Gaya Nuño también es conocer a su familia y a las personas que le rodearon y ayudaron en cada momento especialmente a su mujer, Concepción Gutiérrez de Marco, sus hermanos Amparo y Benito, destacado filólogo, su madre Gregoria Nuño Ortega, y la figura de su padre J.A. Gaya Tovar.

Su vida padeció los avatares de la España del siglo XX y no fue siempre fácil para él poder desarrollar su trabajo, pero siempre supo sortear los avatares de su vida apoyado en Concha G. de Marco y en innumerables amigos que le conectaron con lo más destacado del mundo cultural europeo.

J.A. Gaya Nuño nació en la casa del médico de Tardelcuende. Casa que todavía se conserva en este pueblo, junto al recuerdo imborrable de la familia Gaya. Su padre Juan Antonio Gaya Tovar, prestigioso médico de la época, ejercía por entonces la medicina, en esa localidad distante veinte kilómetros de la capital Soriana. En 1920 la familia se traslada de Tardelcuende a Soria. Su padre abre despacho particular en la Calle Marqués de Vadillo nº 8 y ejerce como profesor de gimnasia en el Instituto. La figura del médico culto y comprometido socialmente adquiere pronto una posición destacada dentro de la burguesía acomodada de la ciudad, llegando a ser concejal en 1922.

Es en el instituto de Segunda Enseñanza de Soria, en el que el poeta Gerardo Diego había llegado en 1920 como profesor, en busca de los pasos de su predecesor Antonio Machado, donde se forman los hermanos Gaya Nuño. El amor a la cultura estaba sin duda presente en su familia y en su primera formación, llegando los tres hermanos a cursar carrera universitaria, hecho casi inusual en la época. En Soria transcurre su infancia no sin avatares ya que en 1922 pierden la casa y las pertenencias por culpa de un incendio fortuito.

Posteriormente J.A. Gaya Nuño cursa Filosofía y Letras en la Universidad Complutense de Madrid. Tras licenciarse en 1931 vuelve a Soria para trabajar como profesor ayudante de Geografía e Historia, trabajo complementado como archivero-bibliotecario de la Diputación Provincial. En 1932 año en el que concluye la carrera acompaña a Federico García Lorca, Fernando de los Ríos y Mariano Granados en su visita a Soria y Numancia.

En 1935 conoce en Madrid a Concha G. de Marco su inseparable compañera. Soriana de nacimiento se había trasladado a Madrid a los 14 años, ciudad en la que estudia licenciándose en Ciencias. Juan Antonio y el amor de su vida se conocieron en 1935, casados mediante matrimonio civil, en julio de 1937, en plena Guerra Civil.

En esta época comienza su investigación, leyendo su tesis doctoral en enero de 1935 sobre el Románico en la Provincia de Soria. Durante los trabajos para su tesis conecta con historiadores como Blas Taracena, José Tudela, Gómez Moreno y Martínez Santaolalla. En 1936, a los 23 años, se encuentra en Madrid ya doctorado y preparando oposiciones para cátedra, cuando se producen uno de los acontecimientos que más iban a marcar su vida: el estallido de la guerra civil.

En Soria, donde el General Mola controla el poder desde los primeros días de la sublevación militar, el padre de J.A. el doctor Gaya Tovar fallece víctima de la represión. El que había sido destacado miembro de partidos republicanos e impulsor de sus ideales en la provincia en la cual ocupó cargos públicos, es fusilado el 17 de agosto. Es tras este traumático hecho cuando Gaya Nuño se enrola voluntario en las milicias del batallón Numancia, operando en el frente de Guadalajara en el que llegó a ser oficial. Tras la guerra se entrega en Madrid para ser juzgado por un consejo de guerra que lo condena a veinte años.

En 1943, ya bajo libertad condicional mantenida durante once años, recobra su trabajo. Tras una breve etapa en Bilbao el matrimonio se instala en Madrid. Truncada su vida y su brillante trayectoria académica por la guerra y la cárcel, el reencuentro con su mujer y amigos del mundo académico le permiten recobrar su obra, que poco a poco es reconocida a nivel nacional, llegando en el periodo de 1948 a 1952 a trasladarse a Barcelona para dirigir las Galerías Layetanas.

En la década de los 50 trabaja infatigablemente, compatibiliza sus publicaciones con la dirección de cursos en la Universidad Menéndez Pelayo de Santander y se integra en la AECA, asociación española de críticos de arte, llegando a ser vicepresidente. Su éxito internacional llega a la cumbre cuando en el curso 1962-63 se traslada a Puerto Rico como profesor invitado de la Universidad de Río Piedras.

En 1973 recibe el premio Lázaro Galdiano. Humanista amante y cultivador al mismo tiempo del Arte y la Literatura, único por trasladar a la crítica de arte su estilo literario fallece en Madrid el 6 de julio de 1976.

Sin duda las circunstancias vitales de Gaya Nuño ofrecen las claves para entender su trayectoria profesional. Primero su extraordinaria formación completada justo en los momentos previos a la guerra luego su matrimonio con la mujer que le ayudará a realizar su difícil trabajo fuera del ámbito académico, en el que Gaya no es aceptado por su pasado republicano. El éxito editorial y literario de su obra, está basado en un trabajo que sólo se puede permitir alguien con dedicación exclusiva a la publicación, hasta llegar a convertirse en referente internacional de la historia del arte. Todas estas referencias nos llevan a comprender que su biografía es la superación de las dificultades. Primero ayudado por amigos que reconocen su extraordinaria capacidad y que como Blas Taracena que le ayudan a conseguir publicar los primeros artículos. Luego historiadores como Leopoldo Torres Balbás que declinará en él la oferta editorial para redactar La arquitectura española en sus monumentos desaparecidos, y por último José Gudiol que le encarga la gerencia de la Galerías Layetanas. Cada trabajo, es una superación y un logro que, le lleva a la independencia económica e intelectual como autor.

En Palabras de Antonio Buero Vallejo: “En esa actitud de libertad mental es en la que recuerdo a Gaya. Una resuelta actitud contraria a empobrecedores prejuicios, lúcida y a la vez sosegada pese al vozarrón un tanto gutural con que la manifestaba. Pues fue, en suma, otro combatiente en pro de las liberaciones que anhelábamos”.

http://www.gayanuno.es/gaya-nu%C3%B1o-vida-y-obra

 

Una ruta de leyenda romántica

Bécquer salpicó el este de Soria con algunas de sus obras más conocidas y vestigios de su vida y la de su esposa, ahora recogidos en dos museos

ANTONIO CARRILLO
20/04/2018

DIARIO DE VALLADOLID

El monasterio de San Polo, escenario becqueriano; la celebración de la Noche de Ánimas; y el museo en Noviercas. – HDS

 

Pronto se cumplirán 150 años del fallecimiento de Gustavo Adolfo Bécquer, pero las huellas del sevillano en Soria siguen siendo muy visibles. Como su paisano Antonio Machado, aunque con más de medio siglo de diferencia, se casó con una soriana, recorrió estas tierras y le ambientó algunas de sus mejores obras en sus paisajes.

Desde la capital hacia el este se extiende una ruta en la que aún se distinguen dos pequeños museos, la vivienda en la que habitó y el escenario de varias de sus leyendas. Doblando el Moncayo, aunque ya en la vertiente aragonesa, permanece el lugar donde escribió sus Cartas desde mi celda. Paso a paso y con un libro en la mochila, es una excusa para descubrir una de las comarcas menos conocidas de Soria.

La ruta (y la historia) arranca en la capital, donde se instaló su tío Francisco (Curro) en 1854. Se cree que fue la primera excusa para visitar la provincia y regresaría tras su ruptura con Casta Esteban. En la capital el primer punto becqueriano de interés es el antiguo monasterio de San Polo, ahora particular, en el camino ribereño hacia San Saturio.

Creado a principios del siglo XIII y posiblemente vinculado a los templarios, hoy su estampa cubierta de hiedra y el pasadizo en medio del camino acentúan su sabor romántico. Allí se ambientó la leyenda El rayo de luna y posteriormente Machado y Gerardo Diego se detendrían a cantar los encantos del paisaje. A diferencia de lo que le ocurría a Manrique, persiguiendo a una mujer irreal, aquí el entorno no engaña.

Desde allí se puede subir al escenario de otra leyenda, el Monte de las Ánimas, donde se desarrolla la obra homónima. El camino es accesible con un mínimo de precaución y desde el cerro se observa una espectacular panorámica de Soria y el río Duero. Además, la capital celebra desde hace años un evento cultural en la noche de Todos los Santos.

Desde el Rincón de Bécquer, un pequeño espacio que recuerda al poeta en el corazón de la ciudad, parte una singular comitiva hasta la orilla del Duero. Antorchas, monjes y tenebrosos fantasmas acompañan al visitante hasta el lugar inmortalizado por el poeta sevillano. Una vez allí, se da lectura entre teas a la leyenda.

La ruta continúa saliendo de la capital en sentido Zaragoza por Calatayud hasta llegar a Almenar, en cuyo entorno se circunscribe la leyenda de Los ojos verdes. Curiosamente en su castillo nació Leonor Izquierdo, la esposa de Machado, así que unido a su buen estado de conservación hay un triple motivo para disfrutarlo. Si además aparece en el cantar de los Siete Infantes de Lara, lo tiene todo para convertirse en un punto de referencia literaria.

A apenas siete kilómetros se erige Gómara, localidad que da nombre a la comarca. Allí se desarrolla La Promesa, una de las leyendas con más sabor romántico. Protagonizada por una joven del pueblo y el Conde de Gómara (su palacio es una de las joyas de la arquitectura civil de la capital) centra la acción entre esta localidad y Sevilla. Obviamente es una historia de ficción, pero siempre se puede recorrer la sobrecogedora llanura cerealista en busca de trozo de tierra donde brotan las margaritas para señalar el punto del trágico entierro.

De vuelta a la carretera nacional y a escasa distancia, Noviercas se convierte en un punto vital para entender la trágica vida de Bécquer, todo un ejemplo de historia romántica per se. Allí vivió con su esposa, Casta Esteban, en una vivienda que aún hoy se puede ver. Se salvó de la ruina en 2016. Allí tuvo a dos de sus hijos. Allí residió junto a su hermano, el pintor Valeriano Bécquer. Y allí se desarrolló la supuesta infidelidad de Casta Esteban que acabó con su matrimonio. Si esas paredes hablasen, tendrían mucho que contar.

La localidad cuenta además con un museo dedicado al autor. Un cuadro de Valeriano pintado en las cercanas eras, los trajes de época, los paneles interpretativos y algunas piezas de colección recuerdan la estancia de uno de los hijos adoptivos, al menos en lo literario, más ilustres de Castilla y León.

Aunque no está estrictamente ligado a Bécquer, merece la pena recrearse con el torreón árabe del siglo X que aún se erige en el centro de la localidad o con el encanto de sus parajes. Las leyendas de los Infantes de Lara o Doña Urraca adornan esta literaria localidad.

Y desde allí, vuelta a la carretera. Con Aragón ya en el horizonte aparece la localidad de Torrubia de Soria, lugar de nacimiento de la ínclita Casta Esteban. Bajo el nombre oficial de Casa Museo Mujer de Bécquer, la vivienda en la que moró la familia –el padre era un prestigioso médico que emigró a Madrid– todavía se mantiene con el mobiliario del siglo XIX. El LIC Encinares de Sierra del Costanazo y la ZEPA Altos Campos de Gómara completan la visita.

La ruta finaliza en el pueblo más al este de toda Castilla y León, Beratón. Por sus montes trotó La corza blanca, otra de las obras más extendidas del escritor sevillano. Los halos mágicos del monte, el amor no correspondido y el bucolismo de las faldas del Moncayo –huelga decir que es obligado visitarlo– fluyen por este relato cuyos parajes se encuentran aún hoy inalterados. Una guinda a la Ruta de Bécquer en la que dejarse seducir por rayos de luna, corzas blancas, promesas u ojos verdes no conlleva por suerte los románticos desenlaces de su obra.

 

Fomento licita la concesión de la línea Soria-Calatayud por autobús.

El Gobierno de España, a través de la Plataforma de Contratación del Sector Público, publica hoy la licitación de la concesión del servicio público de transporte terrestre regular de viajeros por carretera que conectará Soria con Calatayud para poder enlazar con la Alta Velocidad Ferroviaria (AVE) que tiene parada en la localidad zaragozana. Esta conexión se contempla dentro de la línea de autobuses Valladolid-Soria-Zaragoza. El plazo para que las empresas interesadas presenten sus ofertas ante la Dirección General de Transporte Terrestre del Ministerio de Fomento finaliza a las 14.00 horas del próximo 31 de mayo.

El valor estimado del contrato para las diez rutas establecidas, tomando como referencia el importe neto de la cifra de negocios que generará la empresa en los seis años de duración prevista de la concesión, supera los ocho millones de euros. Se establece un canon anual de 13.504 euros.

Tal y como figura en el pliego de condiciones, la tarifa máxima admisible en las expediciones es de 0,086938 euros por viajero y kilómetro, teniendo en cuenta los costes derivados de la aplicación de la normativa laboral vigente y de los convenios colectivos sectoriales de aplicación.

La dotación mínima del personal que el contratista deberá adscribir a la prestación del servicio es de 10 conductores. Para la prestación del número de expediciones que, como mínimo, deberá realizar el contratista, quedarán adscritos a este contrato seis vehículos que no podrán superar, cuando se adjudique el contrato los ocho años.

Tal y como adelantó el director general de Transporte Terrestre, Joaquín del Moral, a la subdelegada del Gobierno en Soria, Yolanda de Gregorio en una de las reuniones mantenidas, uno de los criterios más ponderados para la adjudicación, además del confort de los viajeros y de la seguridad, será la conectividad e intermodalidad con otro modos de transporte. De esta manera se primarán las ofertas que ofrezcan más y mejores condiciones de conexión con el AVE de Calatayud.
En la novedosa ruta entre Soria y Calatayud se contemplan paradas intermedias en Almenar de Soria, a 25 kilómetros de la capital soriana, y Tordesalas, a 41 kilómetros. Como mínimo, la empresa debe ofertar una expedición de ida y una expedición de vuelta, diarias, durante todo el año. El establecimiento de una ruta que enlazase por autobús Soria y Calatayud fue una petición realizada por el alcalde de Torrubia, Raimundo Martínez, a la Subdelegación del Gobierno en Soria y que contó con el apoyo del alcalde de Calatayud, José Manuel Aranda. Por este motivo, Yolanda de Gregorio ha comunicado esta misma mañana al alcalde de Torrubia la licitación de esta línea tal y como le fue anunciado ayer a la subdelegada por el director general de Transporte Terrestre.

La Subdelegación traslado en su momento la petición del alcalde al Ministerio de Fomento y, para agilizar su puesta en marcha, sugirió que la mejor fórmula sería incluir esta ruta en los viajes de la línea regular entre Soria y Zaragoza.

La subdelegada del Gobierno ha explicado que la licitación no ha podido producirse antes puesto que la Dirección General de Transporte Terrestre estaba a la espera de la aprobación por el Consejo de Ministros del Real Decreto por el que se establecen la relación de componentes básicos de costes y las formulas tipo generales de revisión de precios de los contratos de transporte regular de viajeros por carretera y de la entrada en vigor de la nueva Ley de Contratos del Sector Público, cosa que ocurrió el pasado 9 de marzo, para licitar un primer paquete de líneas de transporte de viajeros por carretera. El director general incluyó en este primer paquete la línea que contempla el autobús entre Soria y Calatayud.
Las rutas que incluye el servicio público de transporte regular de viajeros de uso general por carretera entre Valladolid, Soria y Zaragoza son la de largo recorrido entre la capital vallisoletana y la aragonesa y las de corto recorrido entre Soria y Zaragoza (por tres itinerarios diferentes), entre Noviercas y Tarazona, entre Muro y Ólvega, entre Beratón y Ólvega, entre Tajahuerce y Ólvega, entre Ólvega y Tarazona y, la décima, la mencionada entre Soria y Calatayud.

desde soria

EL MIRÓN DE SORIA

Contrataciones del Estado

Reseña de los Actos de Semana Santa 2018

Otro año más nuestra Asociación Barderas del Moncayo ha conseguido aunar esfuerzos y desarrollar el programa previsto de actividades entre los días Jueves Santo y Domingo de Pascua. También se aprovechó la mañana del Viernes Santo para realizar la Asamblea anual ordinaria de los miembros de nuestra institución.

En la Asamblea se analizaron todos los puntos del orden del día y en segunda convocatoria con una asistencia suficiente, entre presentes y representados, fueron aprobados todos por unanimidad. Como datos más significativos indicar que actualmente superamos el centenar de asociados, que el ejercicio económico fue bueno y que se debatieron varias propuestas para realizar algunas actividades para el verano. La Junta directiva a la vista del calendario disponible planteará aquellos eventos que mejor cumplan con los deseos mayoritarios y amplíen la oferta de años anteriores.

Dentro del resto de las actividades y actos programados hay que destacar el buen ambiente de colaboración general y el esfuerzo realizado por parte de los asistentes para el éxito de todos los eventos.

Los religiosos fueron del agrado de todos y valoramos muy positivamente, una vez más, el esfuerzo realizado por el párroco y por Antonio Calleja en su desarrollo. Deseamos que se pueda continuar el los próximos años y con ilusión creciente como es nuestro deseo.

La participación  a todos los actos fue bastante uniforme situándose entre 30 y 40 asistentes y todos los días pudimos degustar unos platos, postres y bebidas de temporada muy bien elaborados siguiendo la tradición popular. ¿Qué  podemos decir de la limonada, del potaje de Pascua, de las chuletitas de cordero a la brasa, de las rosquillas tan deliciosas, de las torrijas tan ricas? Solamente se me ocurre dar las gracias a todos los magníficos artesanos/cocineros y compradores de las materias primas. No hacemos referencias a los nombres porque son numerosos y todos los hemos visto varias veces mostrando sus habilidades culinarias de primer nivel. Todos los asistentes realizaron alguna colaboración de agradecer.

En los próximos meses elaboraremos un programa para el verano que os gustará mucho. En su momento os lo facilitaremos con tiempo suficiente para que planifiquéis vuestro calendario y nos acompañéis todos. El esfuerzo se lo merecerá.

La Junta Directiva

Texto: Avelino Gaya

Fotografías: Juan José Coronado y Montse Gaya

Los Maitines II Parte

Podría decirse, sin temor a equivocarse, que para los chicos, para los mozos también, y aun para la mayoría de los hombres, y aun de las mujeres, los actos más esperados, más sonados, incluso podría decirse que más importantes dentro de la Semana Santa, eran los maitines.

Más que por religiosos, por motivos religiosos, aunque lo eran, por motivos profanos. Eran como una apuesta. En ellos se ponía a prueba la fortaleza de los mozos, que los más chicos solíamos comparar siempre.

Costumbre ancestral ésta, y aun podríamos decir bárbara, ya que en ella se ponía a prueba la fortaleza de los jóvenes de hoy, en comparación con los de ayer.

-¿Es que no podéis golpear con más fuerza?, se oía así la voz cascada de algún vejete.

-Vamos, Jacinto, a ver si te cargas las maderas por la mitad, como hice yo alguna vez…

-Algunas mujeres se persignaban y miraban con los ojos muy abiertos hacia aquello que consideraban una barbaridad. Y las había también que se dejaban escapar alguna palabrota.

-Deténgalos ya, seños cura, que más que en una iglesia parece que estemos en un campo de trabajo…

Tal la voz de Felipa la panadera, alzando los brazos.

Mientras, nosotros, los chicos, encerrados en la sacristía, haciendo sonar carracas y carracones  –que así se llamábamos nosotros a esos instrumentos de madera que nos había hecho Jacinto el carpintero.

El cura, y el sacristán, hacían cuanto podían para dar por finalizado el espectáculo, pues más que maitines de índole religioso, eran auténticos desafíos entre unos y otros. A ver quién golpeaba con más fuerza.

Un ruido aterrador era aquello. Quince o veinte mozos, a cual más fuerte, golpeando con toda su furia, aquellas maderas, algo huecas, resecas, preparadas para tal efecto.

Encendidas todas las luces, al fin, entre el cura y el sacristán, consiguieron poner fin al espectáculo. Que simplemente un espectáculo era aquello. Con unas oraciones y unas bendiciones, todos a la calle, tan contentos.

El Nicomedes, pastor de cabras, era siempre el más bruto. Acaso el más poderoso. Con algo de sangre en las manos. Riéndose por lo bajo. A manera de desafío.

¿Habéis visto al Nicomedes, balanceándose, que por poco destroza el pie izquierdo del seños cura? Le ha dado de refilón, pues si le da de plano…

Nicomedes era muy pobre, apenas pudo ir a la escuela, y sin embargo les tenía un poco de manía a todos aquellos que llevaban sotana. Por lo tanto siempre se apuntaba a todo aquello que él consideraba “hacer el burro”.

Sin embargo, nunca pasaba nada malo, no había lesiones, y la puerta quedaba abierta para repetir estos actos, sagrados o no, el próximo día, martes, y algunos años el miércoles también.

 

 Raimundo Lozano Vellosillo.

El charlatán y otros cuentos

Actividades de Semana Santa 2018

Queridos socios y socias, estas son las actividades que tiene previsto hacer la Asociación para la Semana Santa 2018.
Por motivos de organización necesitamos conocer el número de personas que piensan asistir, por lo tanto, es imprescindible apuntarse antes de día 22 de marzo, comunicándolo a algún miembro de la Junta Directiva, por teléfono, correo electrónico …
Esperamos que estas actividades sean de vuestro agrado.

Jueves 29/03/2018

a) Lectura de la Pasión según San Juan. Horario por determinar
b) Taller de Roscos y degustación de limonada soriana
c) Tertulia, juegos, película.
d) Sorteo para velar al Cristo yacente

Viernes 30/03/2018

Asamblea General Ordinaria de Socios a las 11:00 horas
a) Comida de hermandad a escote. Garbanzos con bacalao.
b) Vía Crucis. Horario por determinar
c) Taller de Torrijas y degustación de limonada soriana
d) Tertulia, juegos, película.

Sábado 31/03/2018

a) Degustación de limonada soriana
b) Comida de hermandad a escote. Cordero a la barbacoa.
c) Tertulia, juegos, película.

Domingo 01/04/2018

a) Procesión y Misa. Horario por determinar
b) Aperitivo de despedida

Día de la Mujer Trabajadora

El 8 de marzo es el día que nos recuerda lo importantes que son las mujeres durante todos los momentos de nuestra vida. Madres, esposas, hijas, compañeras, vecinas, abuelas, hermanas… Desde la Asociación Cultural y Gastronómica “Club Barderas del Moncayo” os damos las gracias a todas por llenar el mundo de luz y alegría, de manera muy especial a nuestras socias:

Maribel Eve, Isabel Gaya, Susana Lesmes, Paula Gaya, Carmen Gaya, Luisa Almajano, Modesta Jiménez, Yolanda Aguayo, Eva Martínez, Cruz Pérez, Eli Sobrepera, Liria Pérez, Olga Garcés, Encarna Ciriano, Maribel Ciriano, María Ciriano, Nuri Ollés, Lola Santamaría, Maribel Vellosillo, Celia Vellosillo, Mª Ángeles Vellosillo, María Enciso, Mercedes Enciso, Mercedes Santander, Laura Moreno, Puri Enciso, Concha Abian, Enriqueta Hidalgo, Sabina Bosque, Chelo Cabero, Cari Abian, Cleo Vellosillo, Carmen Vellosillo, Elena Rubiano, Evelia Romero, Filiberta Garcés, Julia Ciriano, Conchi Sánchez, Pili Vellosillo, Tica Luis Fabregat, Pili Solanas, Marce Casado, Rosa Quiles, Rosa Mari Cabero, Raquel Cabero, Mari Baena, Nuri Esteban, Carmen Enciso, Ana Beatriz Albaizeta, Mª Isabel Albaizeta, Amparo Enciso, Elvira Lopera, Marina Vellosillo, Silvia Garcés, Josefa Trinidad, Isabel Solaz, Ángeles Martínez, Marta Langa, y a todas las mujeres que en un momento u otro pertenecieron a esta comunidad.

 

Video de Torrubia de Soria y su término

Es ilusiónate para nuestra Asociación Barderas del Moncayo contar con la autorización de José Antonio Sanz del Hoyo para difundir el video que ha realizado en el que aparecen imágenes aéreas de nuestro pueblo, con texto del poema “La noche oscura” de San Juan de la Cruz. Afortunadamente cada vez contamos con más torrubianos y amigos que con diferentes especialidades y por distintos caminos tratan de fomentar el conocimiento de Torrubia de Soria y de su entorno. Seguiremos potenciando cualquier iniciativa que sirva para conseguir revitalizar nuestra cultura y raíces.

Qué importante es el cariño que muestra José Antonio con el pueblo que le vio nacer. Cuánto disfrutamos con el video que ha realizado. Cuando no vives permanentemente en nuestro pueblo, puede ocurrir, que se valore mejor y se aprecie más la belleza y profundidad de su contenido. Es un trabajo serio y sobre todo muy bonito.

Desde nuestra Asociación, deseamos agradecer su esfuerzo, sus conocimientos técnicos y su generosidad por permitirnos poner al alcance de nuestros seguidores éste documento tan valioso. Te animamos a seguir disfrutando con los trabajos que en el futuro puedas realizar sobre el particular y a compartirlos con todos nosotros.

 

Machado, la muerte de un hombre bueno

Texto de José Javier Romera Molina‎
Antonio Machado Ruiz poeta. Collioure 22 de Febrero de 1939
Antonio Machado Ruiz poeta. Collioure 22 de Febrero de 1939

Apenas habían pasado tres horas, pero a estas alturas de la tarde ya había corrido por todo Collioure entre los exiliados españoles la noticia de la muerte del poeta. Pasadas las tres y media de la tarde del 22 de Febrero de 1939, Antonio Machado soltó la última bocanada de aire en la cama de un hotel.
Le esperaba un féretro regalado apoyado sobre un par de sillas en un velatorio improvisado, una bandera republicana cosida deprisa y corriendo, una tumba prestada y una oración fúnebre que remató el alcalde de Collioure con algunos versos del poeta.
Hacia menos de un mes que Antonio había llegado con su madre cogida del brazo, su hermano José y su cuñada Matea Monedero a la estación de ferrocarril de aquella villa francesa.
Y llegaron con lo puesto, doloridos de cuerpo y alma y un paraguas para cuatro, ni un céntimo francés, sin apenas ropa y fumando de prestado.
Preguntaron por algún hotel y un paisano les indicó el Buñol Quintana, donde acogían con cariño a los exiliados españoles.
Cuentan que lo último que dijo el poeta fue “Adiós Madre”, porque doña Ana también se moría a chorros en la cama de al lado.
Pero la separación fue temporal, ya que tres días después los dos se reunieron en el cementerio. El poeta fue a parar a una tumba prestada y su madre a una fosa común.
Antonio Machado, el poeta nacido en Sevilla, profesor en Madrid, enamorado en Soria y muerto en Francia, se subió a la nave que nunca ha de tornar y se fue como el mismo había presentido, ligero de equipaje, casi desnudo, como los hijos de la mar.

Estos días azules y este sol de la infancia.

Descansa poeta, aunque sea tan lejos del hogar en la paz del Señor.

Vía Verde entre Abejar y San Leonardo

La próxima semana se reciben las obras de la Vía Verde entre Abejar y San Leonardo

Se ha invertido un millón de euros en 32 kms

Vía Verde / Cadena Ser

Loli Escribano

El tramo de Vía Verde entre Abejar y San Leonardo se recepcionará el 14 de febrero. El Ministerio de Medio Ambiente ha actuado en 32 kilómetros de lo que en su día fue la Santander-Mediterráneo y ha ejecutado 1 millón de euros. Se completa así el tramo Soria San Leonardo, en total 63 kilómetros, con una inversión final de 2 millones de euros. La Subdelegada del Gobierno, Yolanda de Gregorio, destaca los variados objetivos de esta infraestructura. “Permite una experiencia cultural, deportiva y turística”, pero también supone un impulso a la economía rural, genera empleo y potencia “los recursos endógenos”.

De Gregorio se ha reunido con representantes de FOES para seguir el modelo del camino de Santiago de manera que se puedan ofrecer servicios como alquiler de bicicletas o recursos variados para facilitar el tránsito.

El Gobierno ya ha comprometido 2,3 millones de euros para hacer lo mismo en el tramo Soria Ciria que discurre por 43 kilómetros. Sin embargo estas obras tienen que ser promovidas por las instituciones locales. La Diputación ha asumido la labor de mediación como hizo en las anteriores obras y se reunirá en breve con los alcaldes de los municipios por los que discurre la vía para explicarles las condiciones y darles a conocer el modelo de convenio que deben firmar para que puedan comenzar las obras.

La línea es de ADIF y tiene que cobrar una renta simbólica a los ayuntamientos por los que discurre este camino natural. Son Alconaba, Candilichera, Cabrejas del Campo, Almenar de Soria, Aliud, Buberos, Villasea de Arciel, Portillo de Soria, Torrubia de Soria, Reznos y Ciria.

Según ha explicado la subdelegada, el programa de caminos naturales del Ministerio está basado en acciones encaminadas a dar un uso alternativo a aquellas infraestructuras que han caído en desuso con la finalidad con la que fueron creadas.

CADENA SER SORIA

 

 

Pan, chorizo y huevo en el Jueves Lardero en Soria

Los sorianos meriendan fuerte con sus allegados antes de iniciar los 40 días de ayuno anteriores a Semana Santa

Isabel G. Villarroel |

Todos los sorianos se echan a la calle cada año en este día a merendar pan, chorizo y huevo en compañía de amigos y familiares. Es el inicio del carnaval soriano que ya no destaca por sus disfraces, ni por grandes actividades o importantes eventos. Los Carnavales de Soria comienzan con una arraigada tradición, el Jueves Lardero. Un año más, miles de sorianos salen a merendar fuera de casa, otros cientos lo celebran al calor del hogar. Hace días que los bares y restaurantes de la capital muestran en sus escaparates ofertas de baratos menús para cuadrillas donde no falta el lomo, el chorizo y el huevo.

El chorizo, pan y huevo del Jueves Lardero suele ir acompañado con torreznillos sorianos, panceta adobada y curada que se fríe con abundante aceite hasta que rompe la corteza. Los más jóvenes realizan la merendola en el campo, a pesar de las bajísimas temperaturas que se dan por estas fechas en Soria, pero en Soria cualquier excusa es buena para reunir a sus vecinos.

Hace años que ya el Carnaval ha perdido su ambiente festivo en Soria y ha quedado como relegado a un pobre programa de actividades dirigidas a los más pequeños con espectáculos infantiles, concursos de disfraces con baja participación y apenas una discomóvil en la plaza céntrica de la capital.

Sin embargo las fiestas carnavalescas de las zonas rurales suelen tener un sabor distinto todavía en estos tiempos que corren. Ejemplos bien claros son las antiguas Misas Sacrílegas de Cabrejas, donde se hacía pública la mofa del cura del lugar. O en Abejar, donde las vacas corrían a curas, alcaldes, o comandantes de la benemérita, para regocijo de los chicos.  Sin duda la tradición carnavalesca más conocida y recordada entre los mayores en Soria es ‘La Gallofa’. Almarza o Calatañazor recogían cánticos entre sus vecinos mientras daban muerte al gallo. Este rito del ajusticiamiento del gallo se llevaba a cabo por escolares generalmente. En Muriel de la Fuente se llevaba un zorro muerto atado a un palo, en Duruelo de la Sierra era costumbre coger gatos para la merienda. Murgas, charlotadas y chirigotas se cantaban en Ólvega. Chistes soeces se decían en Renieblas. Estos rituales iban acompañados de personas disfrazadas de vaquillas y a menudo también de toros de fuego construidos en madera.

En Soria el Jueves Lardero es el día elegido para reunirse, pero en algunos municipios como Monteagudo de las Vicarías, los chicos merienda en el campo y comen unos postres típicos denominados ‘piñas’ elaborados con masa de harina y miel. En Arcos de Jalón el pan típico para esta jornada denominada también ‘día de la merendilla’ se llama mollete. Lo mismo .ocurre en Santa María de Huerta, donde el mollete se acompaña de rosquillos y ‘bolillas’ que se asemejan a las piñas de Monteagudo. Este día siempre es el jueves antes del miércoles de ceniza, está relacionado con los 40 días de ayuno de antes de Semana Santa.

El Norte de Castilla

 

La Diputación aprueba dos expedientes de obra para residuos de la construcción para 24 municipios

La Junta de Gobierno ha aprobado hoy el proyecto y expediente de contratación de obra de dos de las siete ‘Áreas de aportación de residuos de la construcción’ previstas para la provincia por importe global de 120.000 euros. Una medida con la que el presidente de la Diputación, Luis Rey, ha recordado que “se sigue avanzando en intentar solucionar los problemas de las escombreras de la provincia”. Por un lado, la Junta de Gobierno ha dado luz verde al expediente para el Área de Pinilla del Campo, Tajahuerce, Hinojosa del Campo, Pozalmuro, Villar del Campo, Beratón, Matalebreras, Fuentestrún, Trévago, Suellacabras, Magaña y Cerbón con un presupuesto de 60.000 euros. El otro expediente es el relativo a Monteagudo de las Vicarías, Fuentelmonge, Torlengua, Cañamaque, Soliedra, Escobosa de Almazán, Nolay, Cubo de la Solana, Deza, Borobia, Torrubia de Soria y Almenar de Soria y contempla un presupuesto de 60.000 euros. La adjudicación de ambos contratos se llevará a cabo como contrato menor, de acuerdo con lo dispuesto por los artículos 111 y 138 del T.R.L.C.S.P., debiendo quedar constancia en el expediente de las invitaciones cursas a empresas capacitadas para la realización del objeto del contrato, en número mínimo de seis años.

MAS INFORMACIÓN….

Los Reyes Magos

Pasadas la Nochebuena y la Navidad, el viejo año y el nuevo año, llegaba la festividad de los Reyes Magos. Como es sabido, día 6 de enero, también con tinta roja y espesa en los calendarios. Misa larga, muy larga y muy cantada. La Iglesia se llenaba de gente, que para esta tradición no solía faltar nadie. Como no había llegado aún la luz eléctrica a este recinto sagrado, todo a base de velas y de cirios encendidos. Estábamos en años de crisis, recién salidos de una guerra y hasta los más elementales productos escaseaban,  particularmente en estos pueblecitos sin otros recursos que una agricultura exigua, no mecanizada y unas ovejas en reducido rebaños, no bien alimentadas en aquellos inviernos de frío y largas nevadas.

Al pie del altar, acabada la misa, se daba a besar al Niño Jesús. En una bandeja que parecía de plata, pero que no era de plata, se dejaban las monedas, más bien por obligación que por propia voluntad, todo hay que decirlo. Finalizada la misa, pasados varios minutos, los suficientes para que don Zoilo y su familia regresaran a su casa, nosotros, los chiquillos nos disponíamos a pedir los aguinaldos en aquellas dos o tres casas más significativas. Las chicas iban por un lado y nosotros por otro. Una casa especial, podríamos llamar la privilegiada, la de Don Zoilo, hombre ya mayor, jubilado, maestro que fue muchos años. Vivía en la última casa del pueblo, en el lado Sur. Casa muy al abrigo del cierzo, muy templada sobre todo en días de sol, que le daba casi todo el día. En fila, de uno en uno, pasábamos al portal donde don Zoilo, su mujer y una hija soltera, nos esperaba alegre, aunque sin perder nunca su seriedad. Como si pasásemos un riguroso examen.

¡Feliz Año Nuevo!

¡Feliz Año Nuevo!

¡Feliz Año Nuevo!

Don Zoilo no saludaba gozoso con su mano derecha y con la otra nos entregaba una moneda de níquel de 25 céntimos. Veinticinco céntimos que para nosotros representaba cierto capitalito, casi para comprarnos media gaseoso en el bar de la plaza, que también cumplía servicio como tienda de ultramarinos, en un mal interpretado lenguaje. Hoy, rememorando esto, se entremezclan la alegría y la tristeza, la ilusión y el desencanto. Pasa el tiempo, pasaron muchos años, y estas anécdotas, entre otras muchas que han ido arrinconando el tiempo, cuando no borrando, están vivas en mi memoria, después de emerger a poco que lo intente. Hábitos, costumbres con cierta categoría secular no pocas veces, digno de figurar en libros y diccionarios, cuando menos con categoría estética, siquiera para comprender o rememorar ciertos actos y personajes fundamentales en aquella época basada en viejas costumbres que eran leyes, lo que podríamos llamar nuestra época popular, rozando la época literaria.

Creo que estas cosas que sucedieron en mi pueblo, ocurrieron también en no pocos de los muchos pueblecitos de nuestra provincia. Muchos de ellos por suerte o por desgracia, total o parcialmente abandonados.

 

Raimundo Lozano Vellosillo en  “Rueda de sucedidos”

Tradiciones sorianas de hace medio siglo para San Antón

© Ángel Almazán de Gracia

Diversas fechas había a lo largo del año para este
ritual, siendo la más concurrida en San Antón (17 de
enero), fecha escogida por Agreda, Añavieja, Bretún,
Duruelo, Piquera de San Esteban, Rejas de San Esteban,
Santa Cruz de Yanguas, Tardelcuende, Torreblacos y
Vildé. Además, en Romanillos de Medinaceli era
costumbre que niños y mayores corrieran a los burros,
día y noche, con campanillos y cencerros.

Los pastores de Piquera de San Esteban, por su parte,
pedían el aguinaldo a sus amos y con ello merendaban
con su familia. En Agreda se ponían velas al santo en
la iglesia de Magaña para que protegiese al cochino
destinado a la matanza. En Sta. Cruz de Yanguas lo que
se bendecía era un cordero.

En Duruelo era costumbre tras la misa de San Antón que
los animales comieran en su entorno para que el santo
les prolongara la vida y tuvieran salud. Además les
daban sal bendecida en la misa para cenar, y era
tradición correr caballos por las calles (Correr la
Cañaita) para ver cuál era el más rápido. Después,
curiosamente, se desarrollaba el Juego de Gallos con
su decapitación correspondiente y que, una vez
guisados se los comían los participantes.

El ritual de la bendición en Deza se efectuaba en San
Roque, con carrera de caballos también, y se daba
parte de los alimentos bendecidos a comer a los
animales.

En San Antonio de Padua se bendecían en Berlanga de
Duero y no se les hacía laborar; asimismo no
trabajaban los animales ese día en Romanillos de
Medinaceli, y en Piquera de San Esteban era el día
escogido para recitar tres veces el Responso de San
Antonio y luego un padrenuestro en los casos en que se
hubiera perdido un animal y se quería recuperar
milagrosamente. En Berlanga, además, se les daba a los
animales para cenar pan y torta bendecida.

Muy concurrida era la romería de San Hipólito (abogado
de las cosechas y animales), en Olmillos, por los
ganaderos de la Ribera del Duero. Tras la cosecha iban
los ganaderos y agricultores con animales y rebaños
para darle las gracias y tras la misa, divididos por
raza, cada especie (lanar, caballar, vacuno) daba con
sus amos tres vueltas a la ermita. Igual número de
vueltas daban vaqueros, pastores y muleros en torno a
la parroquia de Rejas de San Esteban. En Torreblacos
se les colgaba el cencerro más grande y daban tres
vueltas alrededor de la iglesia, deteniéndose luego a
rezar un padrenuestro para seguidamente circunvalarla
otras tres veces y regresar a casa.

En Vilde se daba una vuelta a la iglesia llevando cada
uno los animales que quisiese “para que el santo les
librase de la peste u otros males”; los animales
grandes llevaban una colcha y los pequeños lazos,
flores y otros adornos, y además había luminaria por
la tarde para que el humo alejase la peste.

En Añavieja las caballerías daban vueltas al pedestal
del santo junto a la parroquial con la finalidad de
que “tuvieran fuerzas para terminar las siembras de
los tardíos, en febrero y marzo”. En Tardelcuende sólo
se daba una vuelta a la iglesia.

A lo largo del año había también diversas costumbres
profilácticas para los animales. Así, en Tardelcuende,
el romero bendecido en Domingo de Ramos se colgaba en
los balcones y ventanas y cuando algunos animales
estaban malos lo cocían y se lo daban. Asimismo,
cuando se hinchaban los caballos les ponían humo.

En Valdelubiel, a su vez, cuando a los machos les
dolía la tripa dos personas, una a cada lado, con un
palo de acebo y una buena jabonada con vinagre,
frotaban la parte doliente.

En Romanillos de Medinaceli era costumbre coger cardos
rodadores que se ponían en los acostaderos de las
gallinas “y así no criaban piojos”.

Intrasa investigará arcillas en Portillo y Torrubia

NOTICIA DE HOY DEL HERALDO-DIARIO DE SORIA

http://www.heraldodiariodesoria.es/noticias/provincia/intrasa-investigara-arcillas-portillo-torrubia_103327.html

La Junta de castilla y León anunció ayer a través del Boletín Oficial de Castilla y León (Bocyl) el anuncio del Servicio Territorial de Industria, Comercio y Turismo de Soria relativo al permiso de investigación denominado Giorgio II, solicitado por la mercantil Industrias de Transformaciones, S.A. (Intrasa), para llevar a cabo una investigación de terreno perteneciente a los términos municipales de Portillo de Soria y Torrubia de Soria con el fin de estudiar las arcillas y arenas existentes.

El permiso de investigación solicitado tiene una superficie de 17 cuadrículas mineras, lo que sumaría en torno a 510 hectáreas, ya que a efectos fiscales se estima que la cuadrícula minera abarca un área de 30 hectáreas de superficie.

Tal y como informó el Gobierno regional, la materia a investigar son arcillas y arenas de la formación de utrillas (como se denomina una determinada categoría geológica de arenas), con el objeto de caracterizar sus propiedades para su uso en el sector cerámico: loza sanitaria, azulejos, baldosas, gres…

La investigación consistirá, a lo largo de los tres años solicitados, de una campaña de sondeos, seis son los previstos; calicatas, cuatro previstas, y análisis de las muestras tomadas para definir las características físico-químicas y calidad de los materiales para su uso cerámico, así como el potencial minero de los filones (relleno de minerales que ha colmado una fisura en la corteza terrestre) para su aprovechamiento racional. El permiso no recoge la fecha en la que dará comienzo esta investigación.

La actividad de Intrasa, empresa que declinó ayer hacer declaraciones y aportar detalles de esta investigación, tiene como actividad principal la fabricación y comercialización de chalotas refractarias y arcillas plásticas molturadas, teniendo en explotación canteras en Teruel y Asturias. Las oficinas se ubican en Madrid mientras que la fábrica se encuentra en el término turolense de Calanda.

Según recoge en su página web, las labores de investigación, desarrollo e innovación son «condiciones fundamentales y necesarias para ofrecer al cliente una garantía y continuidad de suministro de las diferentes materias primas, especialmente de las arcillas y chamotas». «Las principales pautas a seguir para el desarrollo de la actividad de Intrasa son el conocimiento y explotación controlada de los recursos minerales, la caracterización y el control de las distintas calidades para un diseño de productos minerales que se adapten a las necesidades del mercado, en especial a las necesidades concretas de cada cliente y la búsqueda y estudio de nuevos recursos para su posible futura aplicación».

La empresa está especializada en pavimento y revestimiento (arcillas para pasta blanca y pasta roja de yacimientos situados en la provincia de Teruel, aunque también disponen de arcillas procedentes de Asturias que destacan por su blancura y aplicación para gres porcelánico y pastas para engobes), extrusión (Intrasa es uno de los principales suministradores de materias primas en España para el sector de gres rústico extrusionado de alta temperatura), estructural (la diversidad de yacimientos y arcillas permite a la empresa desarrollar productos para su empleo en el sector de la cerámica estructural) y refractario (dispone de arcillas plásticas aluminosas aptas para la fabricación de masas refractarias).

Los “alcaldes contra la despoblación” rechazan el cierre de las escombreras

 

Artículo de El Mirón de Soria

https://elmirondesoria.es/provincia/comarca-campo-gomara/constituido-el-grupo-de-trabajo-alcaldes-contra-la-despoblacion

El pasado 30 de diciembre se celebró en Gómara la segunda reunión del grupo de trabajo con el objeto de definir su composición y las primeras medidas a adoptar.

En Nomparedes durante la celebración de la I Fiesta del Pan, los días 9 y 10 de septiembre, se acordó la constitución de un grupo de trabajo, “alcaldes contra la despoblación”, con el objetivo de definir una hoja de ruta para luchar contra este problema.

El grupo quedó compuesto por los alcaldes asistentes de los siguientes municipios y entidades de población: Gómara, Buberos, Cubo de la Solana, Nomparedes, Castejón del Campo, Serón de Nágima, Tejado, Villanueva de Zamajón, Saquillo de Boñices, Torrubia, Aliud, Almenar, Zamajón y Reznos, quedando abierta la adhesión al grupo a todos los municipios que lo deseen.

Como coordinador del mismo fue elegido Juan José Delgado Soto, alcalde de Cubo de la Solana.

Este grupo contará con la asesoría de la Fundación Soriactiva y de varios particulares, expertos en diferentes áreas. Se reunirá periódicamente cada tres meses, dependiendo del calendario agrícola.

En el orden del día figuraba la aprobación definitiva del texto para la recuperación del uso de escombreras municipales, debatido durante la celebración de la Fiesta del Pan (Nomparedes, septiembre 2017); la creación de una bolsa de viviendas y solares, como segunda residencia, para su oferta en ciudades limítrofes; y la solicitud de la gestión directa de fondos para combatir la despoblación por parte de los ayuntamientos, siguiendo el modelo del Plan E.

Con estas primeras medidas, queda patente el firme compromiso del Grupo de Trabajo de “Alcaldes contra la Despoblación” de iniciar un proceso que permita reactivar social y económicamente nuestros pueblos.