El brasero

enriqueperezraya-blogspot-com-esEn aquellos años, década de los treinta, nevaba mucho. Ese manto blanco solía durar un mes e incluso a veces más. Para ir de una casa a otra, a la taberna, a la iglesia, a la fuente, al abrevadero y a las balsas donde las mujeres lavaban la ropa sucia, rompiendo el hielo, había que hacer veredas. Con palas de hierro, hombres y chicos iban abriendo caminos. Y lo duro era que se estaba con el termómetro por debajo de cero día y noche. El frío llegaba también a la escuela. Con hermosos dorondones (chupones decíamos nosotros) colgando de los árboles y de las tejas rojas. Para combatirla baja temperatura dentro de aquel amplio recinto, solo se disponía de un brasero de cisco que encendíamos nosotros en la calle, encima de la nieve. Sopla que sopla, como un bello juego.

Abierta la escuela, el brasero se colocaba debajo de la mesa del maestro. No se Po qué, durante dos meses de aquel duro invierno, don Julio faltó a las clases. Posiblemente, por incorporarse al frente, a la guerra, a servicios auxiliares. De suplente llego doña Soledad, que venía de Soria, creo, de dar clase en mejores condiciones que aquí, naturalmente. Pasaba mucho frio. Mañanas había que no se levantaba de su sillón de madera ocre, abierta de piernas encima del brasero. Nos permitía acercarnos alguna vez a calentarnos las manos. Y a echar una “firma” en el brasero. (Para quien no lo entienda, a remover las cenizas y las pequeñas ascuas).

-¡Eh, tu, quique, Marcelo, Gelin, uno cualquiera de vosotros, venid a echar una firma en el brasero!

Quien más firmas echaba era Marcelo, El Cucho, como le llamábamos, por eso de escribir con la mano izquierda, Más que echar firmas, un tanto travieso que era, lo que en realidad hacia era meter la cabeza debajo de las faldas de doña Sole, para verle los muslos y la braga. Por el sabíamos de qué color de qué color eran las prendas interiores de la señorita. Ella, un tanto inocente acaso, ni se daba cuenta de tan atareada que estaba leyendo el periódico, un libro o repasando nuestros trabajos. Mañanas había que daba la clase sin quitarse el abrigo de encima.

Las tardes solían ser más cálidas.  Menos frías, quiero decir. Si no había nubes, el sol daba en las ventanas, y esto, unido a nuestros alientos, de cuarenta a cincuenta chiquillas y chiquillos, producíamos un ambiente agradable, a veces cantando la tabla de multiplicar, una lección de Historia o de Geografía.

Y, acabada la clase, todos de pie, con el maestro, en este caso eventual maestra dirigiendo, cantado a coro aquello de “volverá a reír la primavera, nada importa mi vida anterior”, o aquella otra cantata, la que preferíamos, porque hablaba de patria, que volvería a resurgir “sobre el azul del mar /el caminar del sol…”

Letras y canciones que, a decir verdad, nada de su significado sabíamos. Porque lo nuestro era jugar con la nieve, hacer bolas para lanzárnoslas los unos a los otros.

Y Aprender de memoria la tabla de multiplicar y aquellas otras historias de moros y cristianos, con el Apóstol Santiago sobre su caballo blanco por las llanuras de Clavijo.

 

Raimundo Lozano en “Rueda de sucedidos”

La fotografía del brasero pertenece a la web de Enrique Pérez Raya

Contrastes para después de unas vacaciones

Estas son unas reflexiones de Ángel García, escritas hace casi 12 años después de unas vacaciones por la provincia de Soria. Creo que no solamente valen para la provincia de Soria, sino para todas esas zonas cada vez más despobladas de la Meseta.

El artículo original lo podéis encontrar en la página:    SORIA-GOIG.COM

“Aviso al lector que lo que sigue es una caricatura del contraste “urbanita-ruralita”, que emerge de notas recogidas en vacaciones en una parte de la provincia de Soria durante agosto de 2005. Las escribo porque estas nuevas impresiones han modificado parcialmente mi forma de ver la realidad.

Aunque algunas circunstancias sean particulares de un cierto lugar, creo que, salvo excepciones, el conjunto es una caricatura generalizable.

Pero por mucho que uno vea, hable o adivine; la visión particular puede resultar parcial, irreal, e incluso equivocada respecto a la que ven otros. La realidad verdadera será tal vez la suma de estas realidades personales que cada uno cree percibir, o aún me temo que será mucho más compleja. Sin embargo, no me resisto a exponer mi punto de vista sobre cosas, actitudes y circunstancias, a pesar de posibles desaciertos al  juzgarlas y describirlas.
¿Conclusiones al final?. Casi ninguna. No he digerido los hechos, simplemente los expongo. Alguien los meditará, y tal vez alguien sacará conclusiones.

Ambiente rural – Ambiente de gran ciudad.

El contraste es abismal: uno sale de unas ciudades en revolución permanente, calles en obras, túneles del metro que se hunden, barrios que se remodelan,  torres que se levantan, otros barrios cuyos ciudadanos han cambiado en pocos años tanto que ahora son extranjeros en su mayoría, escuelas abarrotadas de niños de todos los colores; carreteras, trenes y aeropuertos que sacan y meten diariamente en la ciudad a miles y miles de gentes; enormes centros comerciales abarrotados… y llegas a unos pueblos con muchas ruinas, con casas añejas y centenarias, con calles cruzadas de acera a acera por los negros cables de electricidad y teléfono, en las que se hacen solo las obras imprescindibles, donde todo elemento estético es superfluo o inexistente; con escuelas cerradas por falta de niños; con pocas gentes que miran a veces de forma huraña al que viene de fuera. Cada casa con su familia de toda la vida. Escuela cerrada por falta de niños. Tiendas – si existen- vacías de gentes…

El lujo de nuestros pueblos

Tener hoy día un pueblo, con una casa donde ir a refugiarse pocos o muchos días, es un auténtico lujo. Lo he comentado con gentes de otros pueblos y otros lugares de origen, y hemos coincidido. Esta apreciación es más acentuada a medida que el pueblo es más pequeño y más aislado. Esto sería difícil de entender para los que ven el mundo desde el abandonado pueblo, que tienen complejo de ser lo último que merece la pena verse y visitarse. Quienes viven en el pueblo creen que lo importante es el ajetreo, la iluminación decorativa, el dinero a la sopa boba que cobran los que trabajan en oficinas, el asfalto, los teatros, los espectáculos; y gastar mucho en los espectáculos festivos. Quienes vienen de fuera, aunque sea unos días en cualquier época del año, aprecian los amplios espacios, la oscuridad de la noche, el silencio, el campo, la vida salvaje, las piedras centenarias, la libertad de moverse sin chocar con nada y contra nadie; el tiempo libre.

Coincidimos también en que nuestros pueblos han de invertir inexorablemente la tendencia que han llevado en los últimos 50 años. No nos valen ya los mismos comportamientos, ni las mismas costumbres, ni incluso las mismas leyes; y mucho menos las posturas inmovilistas de quienes creen que por querer que todo siga igual, va a seguir igual. Ha llegado el momento en que este panorama puede hundirse definitivamente o resurgir. Este resurgir puede ser caótico como está empezando a suceder, o bien de forma ordenada y controlada, lo que exigirá saber primero donde queremos llegar para saber qué caminos tomar.

Los protagonistas del cambio hemos de ser todos. No es de recibo que solo unas decenas de habitantes censados decidan por cientos de propietarios que figuran en los catastros. Sobre todo si no hay transparencia, ni información; o incluso si se desprecia de alguna manera que el de fuera se interese por los asuntos comunes.

La dependencia de las subvenciones

Es curiosa la “esclavitud” en que han acabado los presuntos hombres libres que trabajan en el campo.
Prácticamente no se hace actividad alguna si no hay subvención de por medio. Nadie siembra una finca, o la deja en barbecho, si no dan subvención. Se sembró lino o se siembra girasol, no porque el mercado lo pide, ni porque el clima o la tierra sean los más adecuados, sino exclusivamente porque así se recibe subvención. Se compra maquinaria porque te subvencionan, se levanta una nueva nave agrícola o ganadera por lo mismo. Y hay que construirla de la forma o tipo que deciden quienes dan la subvención. Los caminos se arreglan cuando se consigue la subvención, y si se te muere una cabeza de ganado, que está controlada porque tiene subvención, has de amoldarte a unos rituales extraños hechos Dios sabe por qué gentes, que resultan grotescos, en lugar de echarlas al buitre carroñero que lo deja todo desinfectado y limpio en pocos minutos, como hicieron siempre tus antepasados.

Los encinares de tu propiedad los plantó tu abuelo, o el abuelo de tu abuelo; pero no les puedes tocar una rama si no te da el visto bueno el que te controla que es también quien subvenciona; aunque ni el que te controla, ni su abuelo, ni el abuelo de su abuelo hayan cultivado más vegetal que una flor en una maceta.

La cadena de especies animales que daban vida al campo han desaparecido. ¡Pobres!, su existencia no estaba subvencionada. No hace tantos años, el 15 de agosto, día de la desveda de la codorniz, era un tronar continuado de disparos de cazadores durante al menos los quince días siguientes. Ahora, algún cazador despistado sale a ver qué caza, y vuelve después de haber tirado dos tiros a una lata. Nunca me han gustado los cazadores, porque creo que son gentes que quieren cosechar lo que no siembran, y que es patrimonio de todos. Y al igual que se hacen “paradas biológicas” en algunas especies marinas, no estaría de más una parada biológica de unos cuantos años en la tierra. Ahora hay corzos, cuyo depredador son los automóviles que chocan con ellos al caer la noche.

Los pesticidas han eliminado los animales de las charcas, apenas se oye el croar de una rana, ni hay salamandras, ni sanguijuelas, ni lombrices. Las cigüeñas se fueron para no volver, y el agricultor subvencionado, heredero del que antes se denominaba como campesino, no las echa de menos. Y tampoco le importa mucho el futuro, pues generalmente no tiene descendencia, o si la tiene, ya les ha pedido la beca para que estudien y no vuelvan por el pueblo. Hay que sacar hoy el máximo rendimiento, a costa de lo que sea, y el futuro no tiene importancia. El llamado progreso aquí no ha resultado más que en campos sin vida, tierras quemadas, aguas envenenadas, plásticos arremolinados por el viento.

Se cambia el programa de la fiesta del pueblo porque así se consigue subvención. Si se celebra una excursión es porque alguien la subvenciona. Por supuesto, al alcalde del pueblo se le elige principalmente porque se presenta por el partido que reparte las subvenciones. Y maliciosamente alguien dirá que no hay niños en los pueblos, porque en España tener hijos es cualquier cosa menos una actividad subvencionada.

La esclavitud de la muchedumbre

En el mundo de la gran ciudad uno se afana, compra, vende, no tiene ni espacio donde andar o correr y ha de inscribirse en gimnasios (pagando), se abona al transporte urbano (pagando), aprende, compite, se asocia para resolver problemas comunes; siempre se corre deprisa porque el tiempo es escaso, algunos se matriculan en la universidad cuando llegan a viejos; las mujeres -sobre todo las mujeres- se apuntan a multitud de cursos en centros culturales (pagando), se mandan a los niños a las guarderías (pagando) y los bebés a las 6 y media de la mañana viajan ya en el metro, para que ambos padres lleguen a tiempo a su lejano puesto de trabajo. Y se paga además la película del videoclub, o el contrato del Canal Plus, y a plazos el ordenador del chico, y se reciben gratis en el metro dos o tres periódicos diarios. Algunos se apuntan a viajes publicitarios para ir en excursiones, donde el coste del viaje se compensa comprando un almohadón que quita el dolor de espalda o una multipropiedad en Torrevieja;  o simplemente se pagan su viaje, sin que nadie les insinúe la mínima ayuda. Cada año, al menos dos veces, se va a la reunión de la junta de vecinos, donde se pretende ahorrar cada año con un nuevo sistema de calefacción, y agua caliente,  pero cada año inexplicablemente la subida triplica el índice de precios oficial. Y se modifican casi anualmente las antenas para ver más canales de televisión, además de pagar las películas en el video-club. Se conoce más al que coincide en el transporte diario que al vecino de vivienda, y un porcentaje apreciable de hormigas humanas hace diariamente kilómetros de cola de automóviles para llegar al trabajo, normalmente además acompañado por el teléfono móvil para avisar que llega tarde; y suben a su casa en un ascensor que a veces se para y te deja encerrado. Y cualquier esquina es buena para poner un árbol, un asiento, y el barrio mejor para vivir es el que tiene más parques.

En la gran ciudad, a todo extranjero, incluidos inmigrantes, – legales e ilegales, que nadie pregunta a nadie si tiene o no papeles salvo alguna vez la policía -, se les acoge porque los viejos barrios con menos parques están casi reservados para que allí se hacinen, lo cual ellos mismos compensan el fin de semana acudiendo en masa a parques de otros barrios. Pero, a lo que parece, no les resulta imposible conseguir trabajo, o comida. Grandes zonas de población, como las del Corredor del Henares entre Madrid y Guadalajara, han progresado enormemente con la ayuda de la mano de obra extranjera. No fue casualidad que en los trenes del triste 11 de marzo hubiera tantas víctimas polacas, rumanas, árabes y sudamericanas “sin papeles”, a quienes entonces se les dio la posibilidad de obtenerlos. Mientras, en los pueblos se guardan mucho de ir los “sin papeles”, porque por el hecho de ser  extranjeros les hace diana de denuncias y están siempre vigilados. En la ciudad los hijos de inmigrantes tienen inmediata escuela, tienen clases de español para integrarse si es un idioma que no hablan. En el pueblo los extranjeros viven aparte, no hay relación oficial alguna ni servicio que se les ofrezca a ellos especialmente. Todavía unos y otros no se han dado cuenta que no están ahí de forma provisional, sino que van a ser los que mayoritariamente pueblen en un futuro algunas de estas zonas.

El inmovilismo

En el pueblo la gente espera que venga la furgoneta del panadero o el pescadero. No se puede hablar de muchas cosas porque son tabús que pueden molestar al vecino, y para los pocos que son, intentan no molestarse mutuamente. Nada se reinventa, todo es por costumbre. Ni siquiera se entierra definitivamente a José Antonio Primo de Rivera, que aparece como primer “caído” en la lista que hay todavía en algunas iglesias. El cartero les trae el periódico del día (a diferencia del de la capital, que los dan gratis en las estaciones del metro, aquí se paga por suscripción). No pueden apenas oír la radio de la capital por no disponer antena adecuada; y aunque lleguen las ondas de varios canales de televisión, se aguanta con una antena pequeña y antigua que lleva veinte años en el tejado, para así poder quejarse que no los reciben bien. Si el pueblo tiene Internet Rural y el ayuntamiento contrata a una persona para enseñar el manejo de Internet, a menudo este llega y no encuentra a nadie que quiera ser enseñado; ¡curioso!: todas las profesiones han tenido necesariamente que ponerse al día en nuevas tecnologías, pero no se ha logrado convencer al ambiente rural que ellos forman parte de este mundo. El verde sobra; las calles se ponen de puro cemento o adoquín, y se han hecho desaparecer los poyos donde la gente se sentaba a pasar el rato. Y quejarse; también se usa quejarse; pero bajito y al vecino, que no llegue la onda más allá. Se está esperando “a ver si viene alguien y esto nos lo soluciona”. Los problemas propios se callan, y los soluciona cada uno como puede; y si el vecino los tiene similares cada uno arregla los suyos sin decirse unos a otros como se van apañando. Y en ese enquistamiento se hace caso a grandes mentiras y, por ejemplo, la estadística dice que en estos lugares se echa mucho a la lotería. ¡Ah, la lotería! el nuevo bandido generoso, ese invento que distribuye dinero entre los pobres, que soluciona problemas, que abre futuros. ¡Mentira!: el futuro que con esta mentalidad se tiene es la falta de futuro, la desaparición, que está llegando lenta pero inexorablemente. Cuando se cierra la escuela y no hay relevo generacional, esa sociedad está muerta, sólo falta enterrarla.

La frontera de la mezcla

Hay también coincidencias curiosas entre los ambientes pueblo pequeño-gran ciudad: las mujeres copan en ambos lugares los centros culturales, las asociaciones, las charlas con contenido. Los hombres generalmente son el reflejo del anuncio que espera que llegue la temporada de la liga de fútbol para tener algo de qué hablar. Y claro, como las féminas son muchas más que los hombres en la ciudad, y menos en el ambiente rural, también se nota.

Los pueblos más grandes, e incluso las capitales pequeñas de provincia en un área de 100 kms, son un mundo intermedio. Allí se mezclan ambos ambientes que he caricaturizado por separado, y resulta que el día de mercado es el momento adecuado para sumergirse en el bullicio: he comprobado como visitando un día estos mercadillos, uno ve a más gente de un determinado pueblo que dándose uno una vuelta por todas sus calles. Y también sabemos del inmovilismo del funcionario provinciano que cree que le pagan porque en su día ganó la oposición: el 15 de agosto, seguramente el día de más visitantes, una ciudad que por una parte aspira a atraer visitantes, como Soria, tuvo cerrados todos sus monumentos; y peor fue Guadalajara donde en todo el mes de agosto todos estuvieron cerrados por vacaciones, excepto las iglesias. ¿Se imaginan los limpiadores de playas de Málaga tomando en agosto las vacaciones, o que El Corte Inglés cierre por Navidades?. Un ejemplo de contradicciones que por estos lugares se viven.

Los habitantes de estos dos dispares mundos tienen otra aspiración común: aquellos que viven en el pueblecito compran pisos en la ciudad; y las viviendas de estos pueblos las reparan principalmente gentes que normalmente viven en la urbe. Cada uno añora lo que no tiene. Hasta ahora había salido ganando quien iba hacia el asfalto; pero me da la sensación que en este momento es más conveniente la tendencia contraria. Y esto va sucediendo a medida que se favorece un par de circunstancias: posibilidad de desplazamiento para un mejor acceso a centros de servicios; y posibilidad de acceso a las nuevas tecnologías de telecomunicaciones. ¡Mira que es fácil decidir donde hay que invertir cara al futuro!: a ver si se enteran los que nos administran.”

© Ángel García

 

Barderas por Raimundo Lozano Vellosillo

El pasado 23 de enero, nuestro paisano Raimundo Lozano Vellosillo escribió sobre nuestra Asociación en su columna literaria, que se publica los lunes en el periódico Heraldo de Soria. Desde la Junta Directiva queremos dar las gracias a Raimundo y Berta por acordarse de nosotros y dedicarnos unas líneas.

“Desde mi ventana he visto pasar esta mañana unas cigüeñas,
dicen que se vienen quedando en España, pero no, estas venían
y pensé, quizás van a mi pueblo, con que quede algún vecino,
ellas acudirán. Así que también vino a mi memoria que en muchos
pueblos sorianos que se fueron quedando vacíos porque muchos
nos fuimos en busca quizás de un mundo mejor. Algo hace que no
queramos que se rompan los vínculos y pasemos con amor a los
que nos suceden aquello que vivimos y seguimos amando.
Esto es lo que vengo observando en algún pueblo soriano,
conozco y he leído revistas que van recogiendo costumbres y
hechos de otros tiempos. ´La voz de Trevago´, Cascarita de Magaña
y supongo habrá más. Y ´Barderas del Moncayo´. Tres años hace
que este grupo oriundo de Torrubia, mi pueblo, prepara una página
interesante, trabajada, fotos antiguas, curiosidades, tradiciones,
costumbres, en busca de documentos de los siglos XVI al XIX,
sobre los condes de Torrubia, Casta Esteban, mujer del poeta
romántico Bécquer. Y así haciendo Actividades, cuando vuelven,
van haciendo cultura, y hacen gastronomía de estos y otros tiempos
y además se lo pasan bien. Entre Avelino, José Carlos, Cari y Olga
y más. Esta es una lucecita. Que no se apague, que como las cigüeñas,
si no se quedan, sigan volviendo a pisar aquello que un día vivieron y
piaron sus antepasados.”

 Raimundo Lozano “Heraldo de Soria” 23 de enero de 2017

Sin rumbo y derrochando el dinero de la UE: así están dejando morir la ‘Laponia española’

 Estupendo artículo de David Brunat  para El Confidencial, en el se explica como se gastan los fondos estructurales de la Unión Europea para desarrollo rural.

España, Escocia y Finlandia tienen las zonas más despobladas de Europa, pero mientras los dos últimos aplican políticas vanguardistas, nuestro país se dirige impasible al desastre.

Hay muchas formas de gastarse unos fondos estructurales de la Unión Europea para desarrollo rural. Se puede crear una red de universidades, como en Escocia; impulsar proyectos de turismo sostenible, como en Finlandia; o acondicionar un centro de interpretación sobre las caras fantasma de Bélmez, como en España. Tres enfoques que evidencian la falta de rumbo de nuestro país en la batalla contra la despoblación. Una tragedia europea en la que, según las estadísticas, España se lleva la palma. Hasta un 13% del territorio es oficialmente un desierto demográfico, ya que su densidad de población es inferior a 8 habitantes por km², registro solo igualado por Laponia. De hecho, ya es común el término Laponia del Sur para referirse a esa superficie que comparten hasta cinco comunidades autónomas. Con una diferencia: mientras la Laponia finlandesa se consolida como referente mundial en desarrollo social y económico en áreas remotas, la Laponia española se encamina a la muerte biológica dentro de 20 años.

Mientras la Laponia finlandesa es un referente mundial en desarrollo social, la Laponia española se encamina a la muerte biológica dentro de 20 años

“Se trata del territorio con la tasa más alta de envejecimiento, el más deshabitado y también el más desestructurado de toda la Unión Europea”, sentencia Francisco Burillo, catedrático de la Universidad de Zaragoza. “Una superficie el doble de grande que Bélgica y sobre la que no hay inversión ni existe un plan de desarrollo por parte de los gobiernos autonómicos ni central. Si no se toman medidas urgentes, el sector agroalimentario de al menos la mitad de ese territorio va a desaparecer en diez años. Y con él, desaparecerá la cultura tradicional y la custodia del patrimonio cultural y natural, que ya hoy están muy deteriorados”, prosigue el catedrático, autor del término Serranía Celtibérica para designar esa región en la que viven 487.000 personas e impulsor de una asociación con el mismo nombre.

Solo Laponia, en el extremo norte de Finlandia, y Highland, en el norte de Escocia, padecen las mismas tasas de despoblación que la llamada Serranía Celtibérica. Y ambas se sitúan en la vanguardia europea en proyectos de recuperación demográfica. En Highland, por ejemplo, han conseguido no solo detener el abandono rural, sino casi recuperar las tasas de población de hace 30 años (232.950 habitantes en 2013). Una de las claves ha sido canalizar el esfuerzo a través de Highlands and Islands Enterprise (HIE), una agencia de desarrollo del Gobierno de Escocia creada hace medio siglo. En la actualidad, cuenta con un presupuesto anual de 70 millones de euros para gastar libremente en iniciativas para revertir la despoblación y modernizar la economía local.

En Highlands, región del norte de Escocia, han conseguido no solo detener el abandono rural, sino casi recuperar las tasas de población de hace 30 años

“Nuestra misión es patrocinar iniciativas sociales y apoyar el establecimiento de nuevos negocios. Porque si queremos que la gente quiera vivir y trabajar aquí, antes debe contar con todos los servicios que encontraría en una ciudad. Solo así se pueden generar empleos de calidad y de larga duración”, explica Anne McDonald, directora del departamento de Políticas Comunitarias del HIE. “Tenemos una unidad de ayuda a los propietarios en la gestión de sus activos, ya sean tierras o edificios; apoyamos el turismo local y tenemos varios proyectos en energías renovables, cuyos beneficios reinvertimos en la comunidad. También fomentamos el uso del gaélico como activo cultural y económico y hemos creado una red de universidades para que jóvenes de toda Escocia puedan venir a nuestra región a formarse”, detalla McDonald.

“Uno de los principales problemas en España es la dificultad para crear zonas de actuación que implican a varias comunidades autónomas”, explica Mercedes Molina, catedrática de Geografía Humana de la Universidad Complutense de Madrid y una de las mayores expertas en desarrollo rural en nuestro país. “Nuestro contexto es muy distinto al de Escocia y Finlandia, pero sí es cierto que en España no se han aplicado correctamente los fondos de la Unión Europea. En lugar de trabajar por el equilibrio interno, las comunidades autónomas se han gastado el dinero en fomentar el crecimiento de sus ciudades. Se ha reforzado el modelo de concentración territorial en detrimento del desarrollo rural, llegando al punto actual de estrangulamiento de su economía y modo de vida”.

En Laponia, la cobertura móvil alcanza el 95% del territorio, incluido el círculo polar ártico, mientras muchos pueblos en España sufren para tener señal

No será, desde luego, porque haya faltado dinero europeo para sacar al mundo rural del pozo. España ha recibido una cascada de millones durante 20 años en forma de fondos estructurales, que engloban los fondos de cohesión, los FEDER de desarrollo regional o los FEADER de progreso agrícola y rural. En el período 2000-2006, nuestro país fue el más agraciado de toda la Unión: 62.300 millones de euros. Entre 2007 y 2013, se alcanzaron 30.507 millones. Y en el presente sexenio (2014-2020) hay comprometidos otros 36.000 millones. “Y ni así han sido capaces de hacer llegar la cobertura móvil a los pueblos”, dice con sorna José Barrós, miembro de la Asociación Contra la Despoblación Rural (ACDR). Por seguir con el ejemplo, en Laponia la cobertura móvil alcanza el 95% de la superficie y permite a sus habitantes acceder a internet y hacer negocios mediante señal 3G. Incluida la amplia superficie que se encuentra dentro del círculo polar ártico.

Ladrillo en lugar de desarrollo

“Aquí se ha gastado el dinero europeo en monstruosidades”, prosigue Barrós. “Por ejemplo, en mi pueblo, Vivel del Río (Teruel), construyeron un polideportivo impresionante que costó 400.000 euros. Ahora está cerrado porque no se utiliza, claro. Somos 40 habitantes y casi todos jubilados. Luego ves que la gente joven con proyectos, que quiere instalarse en el pueblo, no puede emprender porque le faltan 15.000 euros para abrir el negocio y no entiendes nada”. Hasta la fecha, la ACDR ha conectado a 25 familias jóvenes con ganas de empezar una nueva vida en el mundo rural con pueblos con capacidad para recibirlas. Un granito de arena que ha permitido, al menos, mantener abierta la escuela en un puñado de pueblos de Teruel. Ni la diputación provincial ni el Gobierno de Aragón se han dignado siquiera a recibir a los miembros de esta asociación para escuchar sus propuestas, según afirma Barrós.

Entretanto, en Laponia no solo mantienen una política de puertas abiertas en las instituciones, sino que no invierten en ladrillo ni un solo euro de los presupuestos de desarrollo rural, que ascienden a 60 millones de euros (la mitad fondos de la UE) para una población de 181.815 habitantes. “Nosotros solo financiamos conocimiento y desarrollo de negocio, en definitiva proyectos que impliquen un beneficio social y económico claro”, explica Kristiina Jokelainen, responsable del programa de desarrollo regional del Consejo de Laponia.

Igual que en Escocia, en Laponia también es una agencia específica la que canaliza los esfuerzos de crecimiento económico y lucha contra la despoblación. En este caso, se trata del Programa Ártico de Especialización (Arctic Smartness), cuyo objetivo es “reconocer las industrias emergentes y explotar el potencial de la región”. El turismo en regiones árticas, los alimentos ecológicos para mercados ‘gourmet’ y el desarrollo industrial (la región alberga una de las mayores concentraciones de la UE de refinado de madera y minerales) son sus principales apuestas, que se gestionan mediante distintos clústeres.

Jokelainen adelanta que, para el año 2020, el objetivo es “consolidar a Laponia como el lugar remoto más innovador de Europa y que eso sea un polo de atracción de talento de todo el continente”. Por ahora, las cifras le dan la razón: pese a perder algo de población, su pirámide demográfica es aún robusta en los tramos de 0 a 34 años, muy a diferencia de lo que ocurre en la Serranía Celtibérica, que muestra una alarmante pirámide invertida.

Todos los expertos coinciden en que, en el meollo de todo, está la transparencia en la gestión del dinero. Mientras que cada inversión en Laponia y Highland es canalizada por sus respectivas agencias de desarrollo y auditada por los gobiernos de Finlandia y Escocia, en España son las comunidades autónomas las que invierten a discreción y sin ninguna exigencia los miles de millones llegados desde Bruselas. Tal como afirma Molina, “se ha demostrado que la gestión de los fondos comunitarios por parte de las comunidades autónomas no ha sido efectivo. Ya en el programa marco de la UE de 1994-1999 se señalaba que en el interior de España había importantes zonas despobladas y desfavorecidas sobre las que había que actuar, incluso se daban directrices como protección del patrimonio, actuaciones en el medio natural, infraestructuras o mejoras en accesibilidad. Y sin embargo apenas se ha hecho nada. Por eso, estoy planteando, junto a la Federación Española de Municipios y Provincias (FEMP), que los fondos de la UE sean finalistas, es decir que se destinen a una finalidad concreta, y que los municipios pequeños puedan acceder a ellos sin tener que pasar por las comunidades autónomas”.

“Ya en 1994 la UE señaló las zonas despobladas de España sobre las que había que actuar, pero las comunidades autónomas apenas han hecho nada”

Para Burillo, “el desinterés político por la despoblación de un tercio de España es total. Las comunidades autónomas afectadas hacen caso omiso a nuestras propuestas, entre las que se encuentra un proyecto de transferencia I+D+i financiado por el Ministerio de Educación y fondos FEDER. Este desdén sería impensable en Laponia o Escocia”, denuncia Burillo. La propia MacDonald se muestra “sorprendida” de que España padezca el mismo problema que regiones con climatologías extremas en los confines del continente.

España es, para mayor escarnio, uno de los países más reprendidos por la UE en la gestión de los fondos estructurales. En abril, Bruselas anunció la congelación de 1.100 millones de fondos regionales a España por deficiencias en la gestión y control de varios programas. La Comisión Europea aseguró que los casos “no están ligados a ningún fraude”, pero bloqueó la transferencia por la imposibilidad de controlar su destino. Y no es la primera vez que ocurre. Una consecuencia más de la absoluta falta de trazabilidad de los fondos comunitarios que denuncian desde el mundo rural.

“En el período 2020-2026, los fondos de la UE se centrarán en los países del Este. Ni siquiera Extremadura va a recibir fondos”, advierte Burillo

“Y lo peor está por llegar”, adelanta Burillo. “Porque en el período 2020-2026, los fondos de la UE se centrarán en los países del Este. Ni siquiera Extremadura va a recibir fondos porque supera el PIB de esos países”. O lo que es lo mismo: en el momento más crítico, justo en los años en que nuestro país se juega la supervivencia o el certificado de defunción de su entorno rural (muchos pueblos ya hoy están conformados exclusivamente de jubilados), la dotación económica de Bruselas se reducirá drásticamente.

Para Burillo, la única solución es “delimitar los territorios de montaña para que puedan recibir fondos estructurales, ya que es en nuestras zonas montañosas donde el problema de despoblación es más grave, con índices muy por debajo de los ocho habitantes por kilómetro cuadrado”. Como ejemplo de la tragedia, el catedrático señala los Montes Universales, nuestra particular Siberia: un enclave en el que convergen Guadalajara, Cuenca y Teruel, con una extensión superior a la de Guipúzcoa y una densidad de población de 1,63 habitantes por km², una de las más bajas de todo el planeta.

 

http://www.elconfidencial.com/espana/2016-09-10/laponia-del-sur_1257436/

El nuevo autobús Soria-Calatayud, sin fecha seis meses después de prometerlo Fomento

Notica publicada el pasado día 17 de Enero por el Diario ABC.

Aún se está elaborando el anteproyecto para definir «los aspectos básicos» del nuevo contrato, según el Ministerio

el-nuevo-autobus-soria-calatayud-sin-fecha-seis-meses-despues-de-prometerlo-fomento

El objetivo es acercar a Soria a la estación bilbilitana del AVE (en la imagen) – Fabián Simón

P. Zaragoza 17/01/2017 12:33h

La nueva línea de autobús entre Soria y Calatayud sigue sin fecha para su puesta en servicio, seis meses después de que fuera prometida por el Ministerio de Fomento. Todavía no se sabe cuándo empezará a funcionar y aún se está elaborando el anteproyecto para definir «los aspectos básicos» del nuevo contrato.

Así lo acaba de indicar el propio Ministerio de Fomento, en respuesta a una pregunta parlamentaria que el PSOE bilbilitano planteó semanas atrás a través de la diputada zaragozana en el Congreso, Susana Sumelzo.

La creación de esta nueva línea de autobús, dentro de la red estatal de transporte de viajeros por carretera, fue anunciada en julio por la subdelegada del Gobierno en Soria, María José Heredia. Lo hizo tras las 14.000 firmas ciudadanas que se presentaron en defensa de esta conexión, reclamada conjuntamente por los alcaldes del PP de Torrubia de Soria, Raimundo Martínez, y de Calatayud, José Manuel Aranda.

El Ayuntamiento bilbilitano lleva más de una década tratando de recuperar el transporte público con Soria, perdido hace decenios. Hasta 1985 hubo enlace directo por tren entre ambas ciudades, pero ese año se perdió al cerrarse al tráfico el ferrocarril Santander-Mediterráneo.

En diciembre de 2002, con Francisco Álvarez Cascos como ministro de Fomento y Fernando Martín como alcalde de Calatayud -ambos del PP-, el Gobierno decidió impulsar un nuevo trazado ferroviario entre la ciudad bilbilitana y Soria, integrado en la red de Alta Velocidad. Se afrontaron los estudios técnicos de trazado, pero tras la llegada de Rodríguez Zapatero a La Moncloa se aparcó ese proyecto, que luego tampoco ha retomado el Ejecutivo de Rajoy. Hoy por hoy, está descartado.

La alternativa para recuperar la comunicación entre Soria y Calatayud se busca ahora por autobús, a fin de acercar a la capital soriana y a los municipios de su entorno a la estación bilbilitana del AVE, donde radica una de las paradas de la línea Madrid-Barcelona-Frontera francesa.

Sin embargo, aunque en julio del año pasado se anunció que se iba a crear esa nueva conexión por autobús -modificando la actual concesión que rige el transporte público por carretera entre Soria y Zaragoza, e incluyendo un servicio que pase por Calatayud-, todavía no se sabe cuándo se pondrá en servicio.

La concesión de autobuses Soria-Zaragoza lleva tiempo funcionando con un contrato prorrogado. El Ministerio de Fomento tiene que sacar una nueva licitación, que incorpore la variante por Calatayud. Pero no se sabe cuándo se producirá.

En su respuesta parlamentaria, Fomento explica que en estos momentos todavía «se está elaborando un anteproyecto para definir los aspectos básicos de los servicios que se integrarán en el nuevo contrato». Y advierte que «una vez concluido este anteproyecto, se dará traslado del mismo a las comunidades autónomas afectadas y se iniciará un trámite de información pública mientras se pide, asimismo, informe a otras entidades competentes».

Todo esto se prolongará durante meses. Y, cuando eso se haya realizado, aún habrá que esperar más. Y es que, como indica también Fomento en su respuesta parlamentaria, luego habrá que redactar los pliegos de la nueva concesión «y se iniciará el correspondiente procedimiento de licitación».

Con tanto trámite pendiente todavía, el Ministerio reconoce que «todavía es difícil determinar un calendario con la fecha de adjudicación definitiva» de la nueva línea de autobús entre Calatayud y Soria.

DIARIO ABC

Servicio de Pediatría Diario y Jornada Completa en Ólvega (Soria)

Como viene siendo habitual, en la Asociación Barderas del Moncayo, nos hacemos eco de las iniciativas y propuestas encaminadas a la mejora de la calidad de vida de los habitantes de Soria y de su provincia. Esta vez nos ha llegado la petición del núcleo poblacional de Ólvega (Borobia, Noviercas, Beratón, Pomer, Hinojosa, Ciria, Pinilla del Campo, Muro, Tajahuerce, La Cueva y Pozalmuro), para que aumenten las horas del Servicio de Pediatría.

Si estáis interesados podéis firmar en el siguiente enlace.

Petición de firmas en CHANGE.ORG

“Mediante el presente escrito se pone en conocimiento del organismo competente, la reclamación y solicitud por parte del núcleo poblacional de Ólvega (Borobia, Noviercas, Beratón, Pomer, Hinojosa, Ciria, Pinilla del Campo, Muro, Tajahuerce, La Cueva y Pozalmuro) los siguientes hechos.
Las firmas de las personas que suscriben el presente escrito han sido recogidas en Ólvega y los pueblos adscritos en su ambulatorio.
El núcleo poblacional tiene la siguiente estadística (últimos datos del Instituto Nacional de Estadística a fecha 1 de enero de 2015). Véase que siendo la población menor de 14 años de 586 niños, sólo pueden ser atendidos por el Servicio de Pediatría en nueve horas semanales.
La necesidad de ampliar el Servicio de Pediatría en el Centro de Salud de Ólvega, así como el Horario es trascendental para mejorar la calidad del servicio.
La consulta de pediatría sólo está disponible tres días a la semana y tres horas cada día, quedando descubierto el servicio martes y jueves; y estando sólo disponible a la semana por NUEVE HORAS SEMANALES.
Los periodos vacacionales, NO SE CUBREN, de modo que esos días, no hay servicio de Pediatría. Véase como recientemente, así ha ocurrido durante los días 2 a 15 de enero del presente año, coincidiendo con el periodo de epidemia gripal.
Las consecuencias de la insuficiencia del mismo son: el colapso de la consulta los días de atención y la dificultad (en muchas ocasiones la imposibilidad) de encontrar huecos en el día para ser atendidos puesto que la consulta está desbordada y la demanda es muy grande. Cuestión que ya ha desembocado en numerosas reclamaciones particulares presentadas en esta misma Gerencia.
Los facultativos del servicio de Pediatría hacen todo lo posible por atender a los niños demandantes. No obstante, es preciso solicitar a la Gerencia una modificación en la gestión del mismo, puesto que se está limitando de forma directa la protección de la salud de un colectivo especialmente vulnerable.
La Constitución Española de 1978 establece, en su artículo 43, el derecho a la protección de la salud y a la atención sanitaria de la salud todos los ciudadanos. El mismo impone a los poderes públicos “la previsión de medidas y la fijación de las prestaciones y servicios necesarios para organizar y tutelar la salud pública”. Por su parte, la Ley 14/1986, General de Sanidad concreta el contenido de este derecho, y entre otros aspectos: “la prestación de una atención integral de la salud procurando altos niveles de calidad debidamente evaluados y controlados; así como el fomento de la calidad en el Sistema Nacional de Salud.”
En virtud de lo expuesto, se solicita la ampliación del servicio pasando a tener carácter diario así como disponer de un mayor número de horas en la jornada.
En la presente reclamación se adjuntan 1961 firmas, las cuales siguen recogiéndose, de modo que se ampliará con el número de registro que se asigne de modo pertinente.”

A Casta, musa enamorada

El pasado verano la Asociación Cultural Barderas del Moncayo realizó un evento cultural que denominamos tarde literaria.  Los protagonistas principales fueron Casta Esteban y Navarro y Gustavo Adolfo Bécquer. A Casta nacida en Torrubia  de  Soria  se le presentaron  tres poemas  originales y que en sucesivas publicaciones iremos mostrando en nuestra web. Hoy iniciamos la entrega ya que consideramos que nuestra cultura local bien merece potenciar su personalidad tan denostada en su tiempo por ser demasiado progresista.

A CASTA, MUSA ENAMORADA

 

Su ilusión rebosante confiaba
En alcanzar los cielos al casarse
Y aunque fuera forzada a distanciarse
A Gustavo enamorado idolatraba

Toda rima que creaba te adoraba
Cada golondrina oscura al volverse
Con el arpa esperando levantarse
Indicaba cada instante que te amaba

Siempre quiso dibujarte en una rosa
Y más pudo el sentimiento que pasiones
Para ensalzar tu  figura tan hermosa

Es cierto que algunas apreciaciones
Por historias de tu vida amorosa
Culminaron en profundas colisiones

Avelino Gaya

Año Nuevo

Se va entre nosotros un año más. Se fue. Era inútil querer retenerlo, detener el calendario, incluso los relojes. Se irá, se fue de todos modos. Eran aquellas las fiestas navideñas, con el sorteo de la lotería que no nos proporcionó ni tan siquiera un reintegro, la llamita que nos ilusionaba cuanto menos con una pedrea. El tiempo tenía que cumplir su ciclo. Había nacido, o habían vuelto a nacer, el niño Jesús.

Había pasado la Nochebuena que nosotros gozábamos, chiquillos de pantalón corto y piernas con algunas moraduras, puesto que estábamos todo el día por la calle, ¿porque no decirlo?, siempre con piedras en los bolsillos y las manos para apedrear a un perro o a un gato, tan astutos ellos, que nos rehuían porque veían venir nuestras intenciones.

Paso también la Pascua de Navidad y el año viejo y llegó un nuevo año, ¡al que pedíamos tantas cosas…! Día este, primero de enero, con números gruesos y a tinta roja en los calendarios, cuando se hacía misa solemne cantada por mujeres y hombres, no siempre bien entonada y menos aún comprendida. Errónea costumbre aquella de celebrar la misa en latín, de espaldas además al público el sacerdote. Preguntas y respuestas en un idioma del que no entendíamos el significado, que decía en realidad el párroco y que contesta vamos nosotros. Aquellas palabras “Christum dominum nostrum secula seculorum…”o el “Dominus vobiscum…” Sonoras palabras a las que nosotros contestábamos como buenamente podíamos, sin saber en concreto de qué iba la cosa.

Más si sabíamos que empieza un nuevo año. Todos con ropa limpia y los hombres bien afeitados. Brillaba el negro de la sotana de don Aurelio, el párroco que para estos días permutaba la boina negra por el sombrero también negro, de vuelo ancho. De rigurosa fiesta también don Zoilo, hombre ya mayor, jubilado de maestro que fue durante muchos años. Vestía con su lujosa capa negra, rigurosa para estas fiestas.

En la puerta de la iglesia, ya de salida, es “Feliz Año Nuevo”, dándose unos a otros la mano. Muchas mujeres llevaban la clásica mantilla sobre la cabeza, bien guardadas en el armario durante todo el año para sacarla sólo estos días solemnes.

Eran abundantes y sustanciosas las comidas por estas fiestas. Nuestras madres se esforzaban en este afán de celebrar estas importantísimas fechas. Se creía firmemente en el nacimiento de un niño en un establo de Belén, de nombre Jesús y que su madre era la Virgen María, casada con un sencillo carpintero y que era virgen antes del parto, en el parto y después del parto.  Para qué meditar, para que estudiar ese simbólico caso. Concebido era como un milagro y aquello que decía repetía el párroco del púlpito había que respetarlo. “Que para eso era un sabio” decían.

Raimundo Lozano Vellosillo en  “Rueda de sucedidos”

Felices Fiestas Navideñas

20070405_036  Deseamos para todos los miembros de la Asociación Cultural y Gastronómica Club Barderas del Moncayo, a todos los que queréis a nuestro pueblo de Torrubia de Soria y a todos los que de alguna manera han colaborado con nuestras actividades, unas muy felices fiestas de Navidad y que el próximo año  2017 traiga lo mejor para cada uno de nosotros.  En éste momento  queremos recordar a todos los que en el año nos han dejado y que seguirán siempre en nuestras memorias.
Por nuestra parte trabajaremos intensivamente para que los objetivos de nuestra Asociación se vayan alcanzando deseando que la participación en todos los eventos que se organicen cuenten con el mayor apoyo posible y que la participación sea cada vez más numerosa. Es fundamental que cada vez seamos más conscientes de la importancia de que nos mantengamos unidos para que nuestros mayores obtengan la recompensa de nuestro reconocimiento.

La Junta Directiva

Plantean contratar un servicio de seguridad privada en el campo de Gómara

Noticia publicada hoy en “El Heraldo de Soria” y en “El Mirón de Soria”

El alcalde de Torrubia, Raimundo Martínez, apunta que “la gente se siente desprotegida y los cacos actúan libremente” por la zona.

Efe. Soria Actualizada 16/12/2016 a las 17:23

gomara

La localidad soriana de Gómara, en una imagen de archivo. Mariano Castejón

El alcalde de Torrubia de Soria, Raimundo Martínez, ha planteado este viernes a los pueblos del campo de Gómara implantar un sistema de seguridad privada tras sufrir varios robos en los últimos meses.
Martínez ha realizado una convocatoria en la sede de la Mancomunidad de Gómara a la que han asistido tres representantes municipales (Alconaba, Reznos y Gómara), quienes han coincidido en la necesidad de tomar medidas para mejorar la sensación de inseguridad que arrastra esta zona despoblada desde hace varios años.

A la reunión ha acudido el gerente de una empresa de seguridad que ha explicado que la ley prohíbe establecer un servicio privado de seguridad en la vía urbana, aunque permite hacerlo en instalaciones municipales, con lo que se podrían realizar rondas aleatorias por diferentes municipios.
“Los servicios de vigilancia discontinua existen desde años en este país”, ha señalado el gerente de esta empresa José Luis Díez. “Se trata de tener una seguridad preventiva o disuasoria”, ha señalado.

El servicio se quiere plantear en 20 ayuntamientos del campo de Gómara, que aglutinan en la actualidad a poco más de 500 habitantes, aunque estén censados 1.900, frente a los 19.000 vecinos que residían en 1945.

El servicio de seguridad privada tendría que avisar a la Guardia Civil si observa algo sospechoso.

El alcalde de Torrubia ha señalado que están registrándose robos y existe sensación de desprotección en los pueblos, aunque los alcaldes, según ha lamentado, no hayan respondido correctamente a la convocatoria.

Martínez ha apuntado que hay un cuartel con apenas tres guardias civiles en Gómara y a media jornada para muchos kilómetros de superficie que atienden.

En los últimos años se han cerrados cuarteles en Deza, Serón de Nágima, Almenar de Soria, Matalebreras y Noviercas.

“La gente se siente desprotegida. Y los cacos actúan libremente”, ha lamentado el alcalde de Alconaba, Pedro Asensio, que ha sufrido en quince días varios robos.

Los alcaldes del campo de Gómara han mantenido reuniones con la Subdelegación del Gobierno en la provincia, que se comprometió a abrir el cuartel de Deza, pero no se ha materializado.

VER EN EL HERALDO DE SORIA

VER EN EL MIRÓN DE SORIA

 

Actos celebrados en honor de Santa Bárbara

20161204_13Los actos celebrados en honor de Santa Bárbara por parte de nuestra Asociación Barderas del Moncayo se llevaron a cabo los días 4 y 5 de diciembre pasado. En Torrubia de Soria nos dimos cita por tercer año consecutivo una treintena de socios que ratificaron una vez más su apoyo incondicional a todos los eventos que se organizan para recordar nuestras tradiciones populares. Es cierto que la climatología no fue favorable  con la aparición de un día lluvioso,  y a pesar de que impidió  la celebración de la tradicional hoguera, fue un acierto la modificación de la programación   para   la celebración de la merienda al aire libre por una exquisita comida en 20161204_09nuestra sede. La estufa generó un cálido recinto con la leña donada por los hijos de Delfín.

20161204_16Nuestro magnífico cocinero Juanjo merece un especial agradecimiento por su ya habitual colaboración en la preparación de las viandas necesarias y en el posterior cocinado. La participación  de los asistentes también hay que agradecerla, como va siendo habitual, ya que hace fácil todas las iniciativas que se toman.  Todas fueron  rápidamente secundadas y llevadas a buen puerto para disfrute de los asociados.

Por la tarde, después de una interesante sobremesa, hubo un asado de castañas con un sabroso moscatel, como alternativa a las patatas asadas, típicas de la hoguera en el atardecer.  La convivencia estuvo en línea con las de años anteriores y ya para finalizar se produjo el sorteo entre los asistentes de 20161205_3120161205_38todos los productos de Löreal  rifados en verano que no fueron retirados por ningún afortunado a los que se unieron los del segundo premio que también fueron donados.

El lunes día 5 se organizó otra comida entre los asistentes y por la tarde hubo elaboración de rosquillas por Luisa de las que se dio buena cuenta con café o chocolate, al gusto. Para terminar se organizó una mini cena y copas para todos con preponderancia del gin tonic.

Agradecemos a todos los asistentes su presencia y os animamos a participar en los próximos encuentros, de los que en su momento os mantendremos informados. Aprovechamos ésta ocasión para felicitaros las fiestas navideñas y desear que la suerte nos visite en el próximo sorteo del día 22 con un montón de alegría materializada en premios.

La Junta Directiva

Balance dos años después de llegar al pueblo

perfilEste articulo lo leí hace unos días en la web emprendiendodesdeelpueblo.com, como me pareció interesante este punto de vista le pedí permiso a la autora para reproducirlo en nuestra página, hay que tener en cuenta que es un pueblo de Soria con servicios básicos.

“Para muchas personas, irte a vivir en un pueblo tiene mérito. Eso es así, o si no pregúntale a cualquiera que viva en una ciudad. Puedes encontrar dos tipos de personas, las que valoran tu decisión y te admiran por atreverte a hacer lo que realmente quieres y te gusta, o los que no entienden que puedas vivir sin cine. Sí, sin cine, desde que nos vinimos aquí, siempre nos dicen, “ya pero en Madrid hay cine”. No entendemos el porqué, pero a la gente le da una tranquilidad pasmosa saber que cuando quieran pueden ir al cine. No vamos a discutir con nadie, ni a quitar la razón a nadie y menos a los cinéfilos, está claro que vivir en un pueblo tiene sus ventajas y sus desventajas, aunque ninguna de ellas tengan que ver con el cine. Por si alguien se ha quedado preocupado, diremos que cuando nos apetece vamos al cine a Soria. Que aunque hay que hacer unos cuantos kilómetros, vamos totalmente relajados y aprovechamos para dar un paseo por Valonsadero o el Collado que eso si que no lo tiene Madrid.

Pero coñas aparte, en un pueblo se vive bien, muy bien, por lo menos nuestro balance después de haber dejado Madrid hace dos años y habernos ido a vivir a un pueblo  en la provincia de Soria es totalmente positivo.

¿Qué es lo que echo de menos de Madrid? Os prometo que nada, absolutamente nada. En Madrid te acostumbras a una seria de cosas que no son para nada necesarias en tu día a día, y aunque crees que son esenciales no lo son en absoluto.  No tenemos cines, teatros, estadios de fútbol, ni grandes acontecimientos deportivos y  culturales.  Aquí lo que tenemos es tiempo libre, para un sábado irnos tranquilamente en familia a disfrutar de todo lo que antes teníamos en Madrid y apenas visitábamos por falta de tiempo. Tampoco tenemos McDonald, Telepizza, o supermercados que abren  hasta las 10:00 de la noche e incluso los domingos,  y que te salvan más de una cena después de un día agotador. Pero tampoco lo necesitamos, porque tenemos tiempo, y vamos a comprar en el horario laboral de toda la vida, y eso que aquí algunos comercios sólo abren hasta las dos, sí sï, ¡hasta las dos!, y aún así nos da tiempo de hacer la compra. Y aunque no podamos tomarnos una hamburguesa o una pizza prefabricada, vamos a cualquiera de los bares que hay por aquí y nos la tomamos recién hecha y casera. La pena es que a los niños no les dan un regalo para promocionar cualquier película que está en la actualidad en cartelera (si volvemos al tema cine) pero para compensar les regalan una sonrisa y toda la amabilidad de gente que les aprecia, y a veces hasta un huevo Kinder.

Aquí tampoco tenemos coles con horarios de oficina que abren de 7 a 7, pero no los necesitamos. Tenemos coles públicos, comedor, transporte escolar para los niños que lo necesitan y un montón de actividades todas las tardes (algunas de ellas gratuitas) cómo informática, inglés, escuela de patinaje, escuela de futbol, juegos escolares….y lo que más gusta a todo los pequeños,  el parque, donde pasan las horas hasta que anochece. En verano sustituimos todo esto por la piscina, y la plaza del pueblo hasta altas horas de la noche.

Y he de ser sincera, en verano apenas podemos salir del pueblo, pero es que no hay manera de llevarse a los niños de aquí. Nada les apetece más que pasarse horas jugando en las calles del pueblo desde que son bien pequeños.

Al principio pensaba que habría cosas que echaría en falta, pero según han ido pasando los meses he visto que no es así, que no se necesitan muchas de las cosas que la sociedad y el marketing  nos ha obligado a creer que eran necesarias.  Y estoy orgullosa de que mis hijos crezcan en este ambiente.  En el que si quieren estar a la última sólo necesitan conectarse a internet, pero que enseguida desconecten porque en la puerta tienen unos cuantos niños esperándoles para ir a la plaza a jugar, y por qué no, cazar unos pokemon que aquí también tenemos.”

http://emprendiendodesdeelpueblo.com/balance-dos-anos-despues-llegar-al-pueblo/

Santa Bárbara por Raimundo Lozano

Había que celebrarlo. Había que guardar fiesta, con misa cantada, solemne, como día importante que era. Nadie sabía en concreto quien era tal señora, tal santa, sus orígenes, ni que había hecho en su vida, si era casada o soltera. Monja desde luego no había sido, no era patrona del pueblo, pero si se le dedicaba, puntual siempre, como día festivo, el día cuatro de diciembre. Generalmente con nieve helada y con varios grados de temperatura por debajo de cero. No se sabía cuantos, pues aquí no había llegado aún ese aparatejo de nombre termómetro.

Más que en la misa, un tanto larga, nosotros, chiquillas y chiquillos, pensábamos en la hoguera. Había que hacerla por separado. Las chicas en la Plaza Mayor y nosotros en el Juego de pelota, que también tenía por entonces el suelo de tierra. La leña, de encina y algún tronco de chopo despedazado y seco. No valía preparar las hogueras antes de misa, sino después de misa. Era divertido aquello. De casa en casa, íbamos con el mismo sonete; “Tío Juan, tío Pedro, tía Luisa, leña para Santa Bárbara”. En poco más de una hora, tanto ellas como nosotros, ya teníamos la hoguera preparada, pero no encendida, que había de ser por la tarde. La costumbre es ley y había que respetarla.

Bien comidos y, se empezaba a prenderle fuego. ¡Qué emocionante aquello, que alborozo! La blancura de la nieve por tejados, por árboles y por el suelo, más el chisporroteo de las llamas por lo alto, espantaban a palomas y pájaros. También las gallinas y gallos parecían asustados de tanta alabaría. A la hoguera acudíamos todos, hombres y mujeres, y a coro cantábamos aquella cantiga en forma de sonsonete:

Santa Bárbara bendita,

Santa Bárbara que truena,

no apedrees las cosechas

estén malas o estén buenas

Hay que decir que a la santa se le respetaba, no por santa, que nadie sabíamos cómo fue su vida, sino por aquello de las pedregadas de mayo o junio, cuando los trigos estaban a punto de ser cosechados. Nubarrones, truenos y relámpagos, y las mujeres todas, hala, reza que te reza, velas encendidas dentro de casa y en la puerta de entrada hachas y cuchillos de acero para que la nube desprendiese solo agua…

Mas volvamos a la hoguera. Acabadas las llamas, en el rescoldo se echaban las patatas para asar. Y los embutidos. Había quien, disimuladamente, echaba sal sobre los tizones, y se producía un chisporroteo como si estuviésemos en el principio de una guerrilla. Y que ricas estaban las patatas y que ricos aquellos chorizos mezclados con ceniza.

Si llamas ya, saltábamos por el rescoldo, con vivas a Santa Bárbara y los versos de ripio escritos por no se sabía quién. Acabada la merienda, se apagaba la hoguera. Con nieve, no era difícil eliminar aquellas ascuas que refulgían entre un montón de cenizas.

Alguna vez he leído que alrededor del fuego nacieron los a la poesía los vates y los bardos. Al calor del fuego y al calor del vino. También que saltando el fuego nacieron las danzas. No lo pongo en duda. Mejor dicho, lo certifico. Alrededor de aquella hoguera se cantaba, se bailaba y, cosa rara, no se blasfemaba, tan arraigadas como estaban entonces la blasfemia y las palabrotas. Se borraban también no pocos rencores. Aunque nada más fuera por esto, por limar asperezas entre la gente, bien merecía que se volviese a celebrar esta fiesta, esta hoguera ancestral y comunitaria. Que bien podría definirse como bucólica.

 

 

Raimundo Lozano

“Rueda de sucedidos”

Actos de Santa Bárbara 2016

Asociacion Barderas del Moncayo - LOGO La Junta directiva de la Asociación Club Barderas del Moncayo, plantea a los asociados y a todos los amigos de Torrubia de Soria seguir avanzando con el objetivo de recuperar tradiciones. Por ello, queremos invitaros a la celebración de la hoguera en honor de Santa Bárbara, tradición, de agradecimiento, por parte de los agricultores.

El acto principal consistirá en una merienda de hermandad que tendrá lugar el próximo día 4 de diciembre por la tarde, que al ser domingo nos permitirá la asistencia de un mayor número de personas.

También, entre los socios asistentes se sortearan los productos que contiene la cesta de la rifa del pasado verano.

La Junta pide confirmación de asistencia a los actos programados antes del día 30 de noviembre, para poder planificar las compras de productos y la reserva de espacios. Somos conscientes que en esta época del año hace frio, pero deseamos que nuestras actividades se vayan consolidando poco a poco y todos los asistentes serán bien recibidos. No tengáis pereza, no temáis al frio, lo pasaremos bien. Os esperamos!!!

Los  socios que no estén al corriente de pago, sería conveniente que abonaran la cuota lo antes posibles.

Para confirmar la asistencia comunicaros con Avelino, Cari, Olga o José Carlos, al correo barderasdelmoncayo@gmail.com   o al Telf. 644 13 55 26

SABOR A TORRUBIA

En otoño con colores cálidos
de los árboles y sus hojas muertas
En el bosque nacen si llueve las setas
abundantes como en mayo nidos

Las águilas estallan en zumbidos
de sus alas sobre aliagas secas
nacidas sobre las cimas cubiertas
por escasa nieve en horizontes blancos.

Con  aire preñado de esencias
en su primavera que nace madura
colmada de abejas, trigales y rosas.

Sabores y visiones de pintura
cualidades deseadas por las diosas
que potencian el amor por la natura

 

Avelino Gaya

Paso adelante para la vaquería de 900 hectáreas en Noviercas

Paso adelante para la vaquería de 900 hectáreas en Noviercas ( Diario de Soria – 02/11/2016 )
Será la explotación láctea más grande de Europa, con 20.000 vacas, en la que la cooperativa Valle de Odieta invertirá unos 95 millones de euros y creará 250 puestos de trabajo

Ana P. Latorre
La empresa Valle de Odieta ha dado a conocer las cifras claves en relación a la macroexplotación que se funcionará en Noviercas (Soria) dentro de cuatro o cinco años y que ocupará 900 hectáreas. Los datos son: una inversión de 93 a 95 millones de euros, la creación de 250 puestos de trabajo y una capacidad para 20.000 vacas de ordeño. Del total de la superficie que contempla el proyecto, 150 hectáreas corresponden a las instalaciones ganaderas y 750 al aprovechamiento y a la gestión de residuos, ya que se pretende instalar una planta de biogás, «para una mejor gestión ambiental de los purines», según fuentes de la empresa.

La vaquería será una instalación pionera en España y en Europa por su tamaño y comienza a verse como una realidad después de alcanzarse un acuerdo para la venta de los terrenos, ubicados en el término de Noviercas, al este de la provincia soriana y entre las tierras del Moncayo y la comarca agraria de Campo de Gómara. De las 4.500 hectáreas laborales de Noviercas, el proyecto ocupará 1.000 hectáreas, por lo que 94 propietarios cuyo medio de vida es la tierra se han desprendido del 25% de tierra fértil.

Tras comenzar las conversaciones en enero y disponer ya de los terrenos a mitad de octubre, gracias en parte a la mediación de la Diputación Provincial, el siguiente paso es lograr la disposición de aguas para el desarrollo ganadero y agrícola asociado, según fuentes de la empresa. A ello le seguiría la tramitación administrativa desde el punto de vista ambiental. Se espera poder contar con agua en seis meses, garantizando primero la existencia y después a través de una concesión por parte de la CHD de los caudales necesarios.

De esta manera, las obras podrían comenzar en primavera de 2017 e incluirían cuatro fases, cada una con instalaciones para 5.000 vacas de ordeño. En el plazo de cuatro o cinco años se finalizaría la actuación según las previsiones de la empresa, aunque se podría «acelerar o frenar dependiendo de la coyuntura del mercado». La vaquería abastecería a la nueva fábrica de Saiona, de producción de quesos, que se va a poner en funcionamiento en Ólvega a principios del próximo año; pero también a otras industrias marcas lácteas, sin olvidar la producción de Mantequilla de Soria con Denominación de Origen. No se descarta la puesta en marcha de industrias complementarias y auxiliares, como la producción de cultivos forrajeros.

Desde el AyuNtamiento de Noviercas e instituciones como la Diputación Provincial, así como desde las organizaciones agrarias Asaja, Alianza UPA-COAG y UCCL, se considera un proyecto vital para el desarrollo de la provincia, en la que apenas quedan explotaciones de vacuno de leche. Se considera, además, que será un importante impulso para la producción de la Mantequilla de Soria con Denominación de Origen y para la puesta en marcha de cultivos forrajeros, sobre todo en zonas de regadío, como el Canal de Almazán.

La Diputación está comprometida con este proyecto, que promueve un modelo productivo lugado al campo, a la fábrica de quesos de Ólvega, a la producción de la Mantequilla de Soria y a las zonas de regadío de la provincia. «Es el modelo que queremos para la provincia en una zona que pierde población», indica el presidente de la institución, Luis Rey, apostando por el progreso de Noviercas, el Moncayo y Soria.

REACCIONES

ASAJA SORIA. Carmelo Gómez, presidente de Asaja Soria, da el visto bueno al proyecto de la vaquería, pero puntualizando que «hubiera sido positivo repartir la actividad entre 20 ó 30 ganaderos de distintos puntos de la provincia». «Hay que tener en cuenta que las cosas no van por ese camino y en Soria, en la situación en la que estamos, tenemos que coger lo que nos dan y agarrarnos a ello», indica. «Las pequeñas explotaciones de vacuno de leche que hay van a menos y hay que pensar, sobre todo, en la viabilidad de una explotación de estas características y, por ejemplo, en la producción de leche para la elaboración de la Mantequilla de Soria de Denominación de Origen, ya que esta distinción se otorgó porque se elaboraba con la leche producida en Soria», indica el representante de Asaja Soria. Gómez reconoce que la macroexplotación aportará numerosos beneficios, por ejemplo, a los agricultores de los alrededores que apuesten por los cultivos forrajeros.

ALIANZA UPA-COAG. Raúl Ramírez, de la Alianza por la Unidad del Campo, explica que la organización ha defendido este proyecto «muchas veces», pero que lo único que no les gusta es que sea «macro». Hubieran preferido más explotaciones repartidas por toda la provincia de 100, 200 ó 500 vacas, en vez de una grande con 20.000. Pero consideran que este tipo de explotaciones «es una de las pocas soluciones que le quedan al sector lácteo en España para poder luchar ante las producciones de la Unión Europea». Desde la Alianza dan la bienvenida a las inversiones y a la actividad empresarial en el sector agroganadero como la del proyecto de Noviercas, aunque prime la superficie al cultivo. También consideran positiva la creación de puestos de trabajo, «porque no estamos en disposición de dejarlos marchar». Otro punto importante que destacan desde la organización es que el proyecto supondrá una solución a la producción de Mantequilla de Soria con Denominación de Origen y que beneficiará a otros sectores a través del trabajo alternativo: cultivos forrajeros, transporte… De esta manera, se recuperará la producción lechera de vacuno, que cuenta con muy pocas explotaciones en la provincia y que desapareció de zonas como El Valle en los años 90.

UCCL. JuanJosé Miguel, representante de UCCL en Soria, considera que es «una iniciativa muy positiva, porque trae inversiones a la provincia y, sobre todo, porque está relacionada con el sector agrario». Además, cree que repercutirá en la creación de empleo en la provincia y también impulsará los cultivos forrajeros en zonas de regadío, como el Canal de Almazán. Antes había explotaciones ganaderas combinadas, también con uso agrario, que funcionaban hace 40 años y eran más rentables que ahora, pero en la actualidad se opta por explotaciones ganaderas con menos rentabilidad, explica. Es la única manera de subsistir para una explotación, con el alimento del ganado cerca y a un precio razonable. Además, otra de las ventajas será que la leche se transformará en una planta de quesos de Ólvega, por lo que aportará un valor añadido a lo que se produce en Soria. Elogia un proyecto «en el que hay detrás gente joven y con experiencia». El riesgo de las explotaciones grandes, según él, es que cuando llegan momentos difíciles (problemas sanitarios o de mercado) también pueden caer antes que las pequeñas.

La inexpugnable Numancia

Por Daniel Cuadrado. Escritor

la-inexpugnable-numancia

El último día de Numancia de Alejo Vera

En el año 133 A.C las tropas del general Escipión Emiliano entraban en la ciudad ibérica de Numancia. Lo único que encontraron fueron columnas de humo y a los habitantes de la ciudad muertos. La gran mayoría de la población se había suicidado para evitar caer prisionera de los romanos, pero antes de hacerlo incendiaron Numancia. Con la caída de la ciudad se ponía fin a las Guerras Celtíberas, y buena parte del territorio de Iberia pasaba definitivamente a manos romanas. Todavía tendrían que pasar más de cien años para que la conquista de Roma se hiciese efectiva y completa, pero la caída de Numancia supuso el golpe definitivo. Ninguna otra población pudo resistir tanto tiempo los embates del ejército mejor armado del mundo. Numancia se convirtió en símbolo de libertad frente a los conquistadores romanos. Aún se emplea el término “numantino” para referirse a algo o a alguien que ofrece una enorme resistencia.

La ciudad celtíbera resistió veinte años a las legiones de Roma y acogió entre sus muros a los habitantes de varias tribus y enclaves que poco a poco iban sucumbiendo al poderío militar de la República, fue tal el pavor que causó entre los oficiales y legionarios que ninguno quería servir en Hispania por temor a los numantinos.

Las hostilidades comenzaron en el año 153 a.C cuando los habitantes de la ciudad celtíbera de Sekaiza (Segeda) iniciaron la ampliación de las defensas de su ciudad con la construcción de una nueva muralla. Esta ciudad además, se había retrasado en el pago de ciertos impuestos a los romanos y en el envío de tropas auxiliares para las legiones. Roma interpretó las obras defensivas como un principio de rebelión y rápidamente enviaron al cónsul Quinto Fulvio Nobilior con un ejército de treinta mil hombres. La presencia, nada menos, que de un cónsul al mando de una fuerza tan numerosa es un claro indicio de la importancia que Roma les otorgaba a los celtíberos, a los que, sin duda, sabía que eran enormemente difíciles de vencer.

Nobilior marchó sobre Sekaiza y sus habitantes buscaron refugio en la poderosa Numancia, que por aquel entonces podía reunir un ejército suficientemente poderoso como para retar al romano. Los celtíberos decidieron atacar a los romanos y lo hicieron con veinte mil hombres y varios miles de jinetes. Obtuvieron una victoria rotunda, aunque el líder de la expedición pereció en la batalla. Tal fue la cantidad de bajas sufridas por los romanos que el día de la batalla quedó marcado en el calendario romano como nefasto. En lo sucesivo, el ejército de Roma no entraría en combate ese día. Tras la derrota el cónsul se dirigió a Numancia con el objetivo de asediarla. Nobilior inició el ataque sobre la ciudad con los refuerzos que recibió del rey de Numidia, entre los que se contaban algunos elefantes de guerra. La presencia de estas bestias alarmó a los celtíberos, que no se habían enfrentado nunca a ellos. Sin embargo uno de los elefantes fue herido y, asustado y dolorido, se revolvió contra los romanos y cargó sobre ellos, en medio de la confusión los numantinos atacaron y causaron nuevas pérdidas al ejército de Nobilior. El cónsul  se replegó entonces a su campamento, donde tuvo que afrontar el terrible invierno de estas tierras recibiendo constantes ataques de los celtíberos, que asaltaban sus líneas de abastecimiento.

Con la llegada del siguiente año el Senado envió a un nuevo cónsul para hacerse cargo de la difícil situación de las tropas romanas. En el 152 a.C los celtíberos alcanzaron un acuerdo con el cónsul Claudio Marcelo que incluía el pago de una fuerte suma de dinero por los gastos de la guerra. El tratado de paz no fue ratificado por el Senado de Roma pero a pesar de ello se mantuvo casi diez años, hasta el 143 a.C. Ese año los celtíberos se rebelaron de nuevo, animados por las victorias de Viriato en la región de Lusitania. Los romanos enviaron de nuevo un gran ejército al mando del cónsul Metelo, que llevó también tropas veteranas. El cónsul estuvo dos años en Hispania y logró que los numantinos aceptasen un nuevo tratado de paz por el cual Roma los consideraba aliados y un pueblo amigo a cambio de entregar, entre otras cosas, caballos, rehenes y sus armas. Los numantinos se negaron después a entregarlas con lo que las hostilidades se reiniciaron en el 141 a.C. bajo el mando del sucesor de Metelo, el incompetente Quinto Pompeyo. Éste asedio varias ciudades, algunas con mayor éxito que otras, pero frente a los muros de Numancia sufrió un descalabro total. Intentó cortar las líneas de abastecimiento de la ciudad pero atacado y rechazado por los celtíberos. Quinto Pompeyo desistió entonces de continuar con el asedio y se retiró a su campamento. El invierno le alcanzó y las bajas entre los legionarios fueron altas mientras que los celtíberos permanecían bien pertrechados y guarecidos en su inexpugnable ciudad. Pompeyo alcanzó un acuerdo a espaldas del Senado romano, de modo que el siguiente cónsul enviado a acabar con los numantinos, Quinto Pompilio Lenate. La guerra continuó y Lenate fue derrotado de nuevo frente a Numancia.

Tras los años de guerra y combates contra las legiones, los numantinos estaban muy reducidos, probablemente eran menos de cinco mil. Sin embargo fueron capaces de rechazar el ataque del siguiente enviado romano a someterles, Cayo Hostilio Mancino. Su campaña fue un completo desastre. Derrotado frente a los muros de la ciudad y posteriormente rodeado por una fuerza muy inferior en número, el cónsul tuvo que aceptar un humillante pacto para salvar su vida y la de los supervivientes de su ejército. Plutarco se referiría a él como “el más desgraciado general de los romanos”.

Numancia parecía invencible, irreductible, y aunque su poder estaba cada vez más mermado, nadie quería dirigirse contra aquella ciudad que resistía a cuantos ejércitos romanos se enfrentaban a ella. Los cónsules siguientes ni siquiera trataron de lanzar ataque alguno. Algunos ni deseaban ir destinados a Hispania, tal era el temor que la inexpugnable Numancia causaba. La pequeña Numancia, que a priori sólo era un punto en el mapa, llevaba casi veinte años resistiendo, convirtiéndose así en un heroico bastión celtíbero frente al poder romano.

Sin embargo, Roma no estaba dispuesta a seguir siendo humillada por un puñado de guerreros indómitos y salvajes. En el año 134 a.C designaron jefe del ejército al gran Publio Cornelio Escipión Emiliano, considerado el mejor general de aquella época y nieto del célebre y afamado Escipión el Africano, el vencedor de Aníbal.

Escipión llegó a Hispania con un puñado de voluntarios y algunos soldados veteranos y rápidamente se hizo cargo de las legiones que ya había desplegadas sobre el terreno. Al menos de los restos de esas tropas, que derrotadas y desmoralizadas, no constituían una fuerza de combate demasiado eficaz. El nuevo general sometió a sus tropas a una disciplina militar estricta y dura y expulsó a todos aquellos que interferían en la vida castrense. Reforzó a sus legiones con contingentes de auxiliares hispanos y con la ayuda de los aliados númidas, que enviaron una importante fuerza que incluía elefantes. En total, Escipión podía contar con casi sesenta mil efectivos, entre legionarios, auxiliares y aliados númidas. Por el contrario los numantinos apenas alcanzaban los tres mil. Una vez que el general consideró que estaba listo para el combate se lanzó sobre Numancia. Sin embargo no entró en combate directo contra los defensores de la ciudad. En su lugar arrasó las tierras de las que se proveían y cortó todas las vías de suministros con el objeto de aislar completamente Numancia. Rodeó la ciudad mediante la construcción de una gran empalizada y un foso con torres a intervalos regulares repletas de arqueros y artillería. Estas torres tenían como misión contener cualquier intento de ataque enemigo mientras alertaban a las tropas establecidas en siete campamentos levantados cercando totalmente a los numantinos. Todavía hoy pueden verse restos de dichos campamento militares.

Escipión prefirió no entablar batalla. Decidió dejar que los numantinos se desgastasen poco a poco mientras consumían sus provisiones. Una noche, un grupo de guerreros celtíberos, logró romper el cerco romano y escaparon a pedir ayuda a varias ciudades. La gran mayoría rehusó la propuesta de los numantinos y únicamente una ciudad llamada Lutia intentó ayudar a los asediados. Cuando el general romano se enteró apresó a los jóvenes dispuestos a colaborar con los celtíberos, y en una muestra cruel de lo que le sucedería a los que se alzasen contra Roma, les cortó las manos. Un castigo peor que la muerte que impedía trabajar o combatir a aquellos jóvenes.

Por fin, después de quince meses de bloqueo y aislamiento total, la ciudad de Numancia capituló. Según las crónicas antiguas el hambre y la desesperación de los numantinos era tal que vieron obligados a “disputarse las inmundicias con los perros y a comerse las tiras de cuero de los escudos”.

Cuando los defensores se rindieron y las tropas romanas entraron en Numancia se encontraron con que la gran mayoría de los habitantes, guerreros, mujeres, niños, ancianos y enfermos, se habían suicidado, bien mediante la ingesta de veneno, arrojándose a las llamas o clavándose las espadas. Antes de quitarse la vida, los numantinos incendiaron la ciudad para evitar que nada pudiera caer en manos romanas. Escipión tan sólo pudo capturar cincuenta prisioneros para exhibirlos en su triunfo por las calles de Roma.

Numancia había resistido durante veinte años y con su caída y su ruina, morían también gran parte de las esperanzas de los celtíberos de mantenerse independientes del poder de Roma. Las guerras en Hispania todavía tenían que durar otros cien años, pero una vez sometida Numancia, que pasó a ser una leyenda, nadie tuvo la suficiente fuerza para volver a repetir la gesta de los defensores numantinos.

Los ojos de Hipatia

Jornada de Despoblación Rural y Día Internacional de la Mujer Rural

portada traseraEl pasado 14 y 15 de octubre estuvimos en Yanguas invitados por la Asociación Contra la Despoblación, junto a varios ponentes, para dar una charla sobre “El motivo de creación y actividades de la Asociación Cultural y Gastronómica Club Barderas del Moncayo”

El acto fue presentado por el sr. José Rico, alcalde de Yanguas e Iratxe Bolaños, representante de Capacidad Positiva y miembro de dicha asociación, después la Fundación CEPAIM nos habló de su papel en la lucha contra la despoblación y nos presentó su proyecto Nuevos Senderos y La Artesa, pudimos conocer en primera persona la gran labor que desarrollan y nos brinda la posibilidad de profundizar en los diversos temas en los que están trabajando. Luego llegó el turno de contar las experiencias, en primera persona, de los invitados desde Kati resinera en Quintanas de Gormaz, que nos contó un relato desgarrador pero lleno de coraje y perseverancia, estamos convencidos que todo le ira bien porque es una persona muy luchadora y se lo merece, hasta Pablo Vic que nos habló del Arte en los pueblos.

dsci0002 dsci0003   En el debate que vino a continuación con los asistentes pudimos comprobar que la problemática de la despoblación que sufren nuestros pueblos es global y los emprendedores encuentran los mismos problemas en cualquier parte de nuestra geografía, había asistentes de algunos pueblos de Teruel, de Logroño y de varios pueblos de la provincia de Soria.  Decir que fue una jornada muy enriquecedora, desde la visita a Yanguas un pueblo bellísimo con sus calles y casas de piedra y con un encanto espectacular, no me extraña que Pablo decidiera, hace ya un año, quedarse aquí a vivir y crear su arte.

dsci0004dsci0005José, el alcalde, nos hizo sentir como en casa, estuvimos encantados de los logros que ha conseguido para su pueblo, nos contó con orgullo que ha podido reabrir la escuela, nosotros lo miramos con admiración ya que creemos que la escuela es uno de los pilares para que un pueblo siga adelante.
Los hermanos Zabaleta nos comentaron su experiencia en Munilla, queremos agradecerles las fotos que nos han mandado para ilustrar este artículo,  también conocimos el curioso caso del belga que tiene en propiedad el molino de San Pedro Manrique, enamorado del molino y de estas tierras.

dsci0006dsci0071Nos sorprendió que personas que anteriormente no tenía ninguna relación con Soria, pudieran encontrase tan a gusto en esta tierra que los ha acogido.

Quería acabar no sin antes deciros que estamos totalmente de acuerdo con las palabras de Iratxe, “tenemos que poner en valor el potencial que hay en el mundo rural”
Seguirá…….. Esto es el principio

 

Jose Carlos y Yolanda

Nuestra semana del Pilar 2016

Las fiestas del Pilar, éste año, se presentaban para nuestra asociación con muchas dificultades  en lo referente a organización de actos  por ser el día principal miércoles.  La realidad ratificó las expectativas que teníamos y la asistencia no fue tan numerosa como en años anteriores. El día del Pilar se celebró una misa con una asistencia que podríamos definir de numerosa, y a la siguió un aperitivo organizado por el Ayuntamiento para todos los asistentes.

14666278_1836975149913072_2217659694651175400_n   14717058_1836975196579734_3555329340382038466_nNuestra asociación Barderas del Moncayo  fue invitada a unas charlas-coloquio en Yanguas el viernes día 14 a la que asistimos representada por nuestro vicepresidente José Carlos y por Yolanda. El  tema se consideró de gran importancia ya que asistían asociaciones de algunas provincias de Castilla y de Aragón para tratar de intercambiar ideas y opiniones sobre el gran problema de la despoblación de nuestras provincias. La experiencia fue muy positiva y allí se pudieron establecer contactos interesantes para el futuro y además hemos tomado nota sobre organización de eventos culturales que puedan ser promovidos por nosotros, en el próximo articulo haremos un resumen detallado del evento.

14670900_1836975263246394_690164788397476394_n14681841_1836975169913070_8152118940907355796_nEl sábado, a la vista de las personas que estaban en Torrubia, se organizó una comida con la elaboración de una paella como eje central. Asistimos unas 25 personas y a los postres pudimos participar en diferentes canciones populares incluyendo jotas de Aragón y alguna que otra sanjuanera.  Después se practicaron las correspondientes partidas de naipes y se culminó con un delicioso chocolate y pastas. La verdad es que lo pasamos muy bien.

20161022_1133162751 20161022_1133174892El domingo , y como cierre de la semana, rememorando los famosos desayunos ecológicos veraniegos, pudimos degustar unos magníficos huevos fritos con puntillas y la exquisitez de unos torreznos bien fritos regados por un buen vino del Somontano finalizando con café y dulces de la tierra.

Mención especial para nuestros cocineros Cari y Juanjo y agradecemos la colaboración de todos que fue como siempre muy generosa.

Esperamos que para Santa Bárbara podamos organizar los eventos que ya hemos realizado en los dos años consecutivos anteriores y que la asistencia pueda ser más numerosa  y  tan participativa como siempre.  Ya os tendremos informados. Gracias a todos.

La Junta Directiva