DOCUMENTACIÓN DE APELLIDOS E HISTORIA DEL PUEBLO

Ayer después de la visita a Numancia organizada por la Asociación, nuestro socio Pepe Gil nos entregó los documentos que ha generado sus investigaciones sobre los árboles genealógicos de ocho apellidos del pueblo.

De forma provisional los hemos puestos sobre tableros de las mesa en la sede de la Asociación y verdaderamente son impresionantes siendo el de Tomás Gaya con más de 600 personas y ocupando dos mesas con una longitud de más de 4 metros y todos de una anchura de 1 metro en donde figuran los nombres de las personas y descendientes  de cada uno de los apellidos y sus cónyuges, con unos colores diferenciados podemos ver donde empiezan y acaba cada grupo familiar y cada persona con su código para poder buscar y saber donde se encuentra.

Tenemos 8 tomos con los árboles genealógicos para consultar con el nombre de cabeza .

Dentro de estos 8 apellidos tenemos uno que es más lioso por no haber tenido suficiente datos y que en lugar de tener una sola cabecera de partida tiene 8 cabeceras  pero supongo que Pepe Gil seguirá investigando hasta ir buscando un nexo común, si lo hay hacia el siglo XIX o anterior.

Además nos dejo un tomo donde se puede comprobar por el apellido en cuál de los 8 uno aparece, ya que uno puede aparecer en varios distintos, si tomamos a sus abuelos maternos o paternos.

También tenemos otro tomo donde figuran las personas que no ha sido posible ubicarlas que han estado en el pueblo hasta el año 1942, muchas de ellas solo tenemos un solo apellido y entonces es difícil saber si es el abuelo, padre sobrino o el hijo de alguien.

Muy importante es el tomo de la investigación de más de 280 hojas con la historia de lo sucedido en el pueblo y a sus gentes desde 1840 a 1942, 103 años de historia, con uno en los que vienen los hechos que son más de 600 y otro con los nombres de las personas que aparecen en la prensa escrita, que de momento son más de 1600 nombres de gente del pueblo.

Todo ello está en la Asociación para que:

  • sea consultado y visto
  • y solicitado a la Asociación por teléfono o correo electrónico. Como os decía en la comunicación anterior.
Anuncios

Lotería de Navidad 2019

Desde la Junta Directiva de la Asociación queremos comunicaros que ya está a vuestra disposición las participaciones de la Lotería de Navidad del 2019. Animaros, y si estáis interesados en hacer una reserva o adquirir participaciones, no dudéis en poneros en contacto con algún miembro de la Junta Directiva al teléfono 622 33 15 89, o por correo a barderasdelmoncayo@gmail.com.

Actividades de Agosto de 2019

Estimados socios:

Volvemos a ponernos en contacto para comunicaros los actos que tenemos previstos realizar en el mes de Agosto. Desde la junta directiva de la Asociación Cultural y Gastronómica “Club Barderas del Moncayo” deseamos que sean de vuestro agrado y pedimos la máxima participación para fortalecer los lazos de unión y amistad entre nuestros asociados. También pedimos a los interesados en participar que aviséis con antelación a la Junta de vuestra asistencia a los actos programados al teléfono 622 33 15 89 o al correo de la Asociación       barderasdelmoncayo@gmail.com

 

Actividades Agosto del 2019

Lunes

12-ago.

 

 Taller de Repostería

19 Horas

A cargo de los reposteros/as de la Asociación

Martes

13-ago.

Excursión a Numancia

9:15 Ho

Visita con guía particular al Yacimiento Arqueológico de Numancia.  Socios gratis No Socios 10 €

Miércoles

14-ago.

Concierto Cinema Trio

19 Horas

Tarde con música de cámara a cargo del Grupo Cinema Trio

Jueves

15-ago.

Excursión a pie o en bici

19:30 H.

A Sauquillo o Tordesalas, visita del pueblo e iglesia

Viernes

16-ago.

Tarde de lectura

19 Horas

Leeremos cuentos, poesía y contaremos anécdotas de Torrubia de Soria, Sauquillo y Tordesalas

Sábado

17-ago.

Fiestas de Torrubia

Domingo

18-ago.

Fiestas de Torrubia

Lunes

19-ago.

Concurso, muestra y degustación

19 Horas

Haremos una muestra de torreznos y tortillas para después a merendar juntos.

Martes

20-ago.

 Excursión

8:15 H.

Visita con guía local a Albarracín, comida y luego en Teruel tarde libre para visitar sus monumentos

 

La Asociación Cultural y Gastronómica “Club Barderas del Moncayo” comunica a sus socios y amigos las excursiones que tiene previsto realizar en el mes de agosto del 2019.

 

Martes Día 20 de Agosto excursión a Albarracín y Teruel

 

Hora prevista de salida de Torrubia de Soria a las 8:15 de la mañana. Viaje en autocar a Albarracín, visita con guía local por el pueblo. Además visitaremos la Casa – Museo de la familia Noble Pérez y Toyuela (S.XVII). Comida en el restaurante Asador de Albarracín. Por la tarde nos dirigiremos a Teruel, tarde libre para pasear por sus calles y visitar sus monumentos y plazas.

 

PRECIO: 35 € Socios y 40 € no Socios

El precio incluye: el viaje en autocar, entradas a la Casa-Museo, la comida, la visita guiada por el casco histórico de Albarracín. Estas actividades se realizaran siempre que haya un mínimo de personas inscritas. La fecha límite para inscribirse es el día 10 de Agosto de 2019. Las inscripciones posteriores tendrán un suplemento de 5 € sobre el precio fijado. Para cualquier duda o más información, ponerse en contacto con Jose Carlos o también al correo barderasdelmoncayo@gmail.com o al Telf.: 622 33 15 89

El menú se elegirá en el momento de confirmar la asistencia a la excursión, de entre los platos que pone en la carta que se ha mandado a los socios.

Para cualquier duda o aclaración ponerse en contacto con Jose Carlos al 622 33 15 89

Apellidos y Genealogía de Torrubia de Soria

Estimados socios de la Asociación Cultural y Gastronómica “Club Barderas del Moncayo” y amigos de Torrubia de Soria.

Me pongo en contacto con vosotros para explicaros el proyecto en el que llevamos mucho tiempo trabajando, incluso años, proyecto que empezaron personas como Luis Martínez, Eusebio Gaya, este último, desgraciadamente ya no se encuentra entre nosotros, pero nos animó con su entusiasmo a otras personas que tomamos el relevo de ese primigenio trabajo, entre los que yo me encuentro, así como nuestro socio José Gil Santander, “Pepe”,  que tomo el testigo del proyecto, haciendo una gran labor de investigación y documentación, así pues, en este momento  disponemos de una serie de archivos que nos satisface poner en vuestro conocimiento.

Estos archivos son los árboles genealógicos………

Descendientes de Mariano Gaya desde 1814 hasta época actual, incluye aproximadamente 288 personas.

Descendientes de Tomas Gaya desde 1830 hasta época actual, incluye aproximadamente 660 personas.

Descendientes de Miguel Santander desde 1830 hasta época actual, incluye aproximadamente 220 personas.

Descendientes de Acisclo Gil desde 1810 hasta época actual, incluye aproximadamente 220 personas.

Descendientes de Fermín Delso desde 1820 hasta época actual, incluye aproximadamente 300 personas.

Descendientes de Manuel Sanz desde 1823 hasta época actual, incluye aproximadamente 160 personas.

Descendientes de Vellosillo desde 1820 hasta época actual, incluye aproximadamente 400 personas.

Descendientes de Fernando Enciso desde 1880 hasta época actual, incluye aproximadamente 100 personas.

Estos archivos se pueden consultar y adquirir tanto en formato digital como en copia impresa.

Para recibirlo deberéis solicitarlo al correo de nuestra web Barderas del Moncayo barderasdelmoncayo@gmail.com

y os comunicaremos en cuantos de los ocho aparece tu nombre y también si no aparece ya que tenemos nombres de personas del pueblo que no están en ninguno porque todavía no hemos investigado ese apellido o esa relación.

Para poder solicitarlo se debe tener una relación con el pueblo de Torrubia de Soria o estar incluido en alguno de los descendientes, por motivos obvios no facilitaremos ningún dato a quien no cumpla con estos requisitos.

 

Adiós a Silvano

Nos ha dejado Silvano, otro torrubiano y amigo. La rueda del tiempo es implacable y pasa a mucha velocidad. Aquellos que jugábamos cuando éramos chicos van dejándonos y poco a poco va disminuyendo el número de personas nacidas en Torrubia de Soria. Te recordamos también cuando venías ya muy maduro de hacer la mili en el Sahara, cuando hiciste el curso de tractorista en Valdeavellano de Tera con Serafín y Rufino, cuando te compraste el primer tractor Lanz, cuando cosechábamos con sacos y por muchos temas más. Nos produce mucho dolor pero la vida es así y tiene que continuar.

Desde la asociación Barderas del Moncayo queremos trasladar a sus hermanos Félix, Santos y Nicolás y a toda su familia, nuestro gran pesar y sentimiento. Siempre tendremos a Silvano presente en nuestro pueblo y en nuestro corazón. Rezaremos por él y deseamos que esté allí en el cielo ya reunido con sus padres Nazario y Nita disfrutando de un merecido descanso.

La Junta Directiva

Tordesalas

Esto que aquí contempláis fue un castillo. De construcción manual a base de cal y canto, tal la muestra de esa esquina que aún sigue en pie desafiando al tiempo, la nieve y el paso de los años. Delgado, cuadrangular, muy estirado hacia arriba, como mirando el cielo. Seguramente habría ventanas por las que un centinela recibiría o daría contraseñas a esos castillos de Noviercas y Peñalcazar, que el enemigo africano era numeroso y sanguinario, especialmente dirigido por un tal Almanzor,  del que dicen que arrasaba todo cuanto encontraba a su paso.

Tordesalas era entonces un grupo de casas con labradores, ganaderos y pastores, que la tierra es llana, donde además de buen trigo se dan bien las sabinas, los tomillos y las aliagas. Y un poco más allá la sierra del Costanazo, las encinas, las liebres y perdices, la buena caza.

Casi nada ha quedado de esto, es cierto. Las gentes emigraron, las casas vacías se hunden, y del colosal castillo sólo queda en pie una esquina, como salvada de las cenizas, de los perseguidores, rastros de la demolición, con la iglesia y la torre medio derruidas. ¡Cuántas aventuras y desventuras por estas calles, por estos carasoles y estas sombras!

La tierra con los cereales y los montículos con tomillos y aliagas existen. El Moncayo es una mole de montaña enviándonos vientecillo que acaricia, medio año nevado. El Costanazo devolviéndonos ecos de pisadas y graznidos de cuervos y urracas, y un suave olor a monte y espliego que reconforta.

En esta soledad, esa fina esquina del castillo eficazmente construido por profesionales albañiles, como un halcón desafiando al tiempo, espejo y guía de visitadores con cámaras fotográficas. Nadie olvidará su estructura cuando sea observado aunque sea por una vez. No hay indicios de que Almanzor se acercare por aquí.

No recuerdo cuando visité por primera vez este pueblo, este castillo, ni tampoco sé quién fue el alquimista que pergeñó este singular castillo. Probablemente un amante de la construcción bien hecha, con elementos naturales, y una sensibilidad curiosa e inagotable. Sin hierros ni cemento, coleccionista de volúmenes, siempre mirando al cielo.

 

Raimundo Lozano Vellosillo

“Soria en la Retina”

Volver la vista atrás es bueno a veces

por Jose Javier Romera Molina

A mi abuelo José y a mi abuela Petro que descansan en la paz del Señor.

Recorrer el Collado hace cuarenta o cuarenta y cinco años de la mano de mis abuelos era irse encontrando cada dos pasos una pastelería o confitería. Desde la Plaza Mayor, subiendo hacia Mariano Granados, primero estaba ubicada la casa HERRERO, que como bien recordareis tenía unos mazapanes en forma de anguilas y unas costradas sin igual en calidad.

Al fondo de la imagen, La Azucena.
Al fondo de la imagen, La Azucena.

Ya en pleno Collado parábamos en el escaparate de LA AZUCENA regentada por Silvino Paniagua y ya de paso era costumbre mirar las carteleras de la Banca Ridruejo para ver lo que ponían en el cine Ideal. Andando un poquito más hacia arriba en la misma acera, primero se divisaba el gran escaparate de LA DELICIA. VIUDA DE EPIFANIO LISO con sus dos viejecitas, una se llamaba Rosita, de la otra no recuerdo el nombre, sentadas siempre en la mesita camilla al calor del brasero.

La Delicia, Viuda de Epifanio Liso.
La Delicia, Viuda de Epifanio Liso.

Acto seguido, nariz pegada en el escaparate de LA BOLLERA, regentada por Satur y Aurora, viendo el mundo mágico de aquel torno giratorio donde daban vueltas y vueltas los chinos, los caballitos, las sultanas y los cocos, amén de los sobres de sorpresa llenos de indios y vaqueros o los de los cacharritos de cocina para las niñas. Y después de despegar la nariz de aquel carrusel de ilusiones y fantasía, andando unos metros otra pastelería mal llamada LA EXQUISITA, actualmente un estanco y a continuación la pastelería MATEO, hoy ópticas Monreal.

Confitería de Félix Hernández. La Bollera.

Corren ya otros tiempos, todas han desaparecido, el tiempo pasa y no vuelve a pasar, pero perviven los recuerdos, dulces y añorados recuerdos del espíritu de la infancia que hoy más que nunca cabalga día y noche hacia el pasado, sintiéndose soñador y Quijote.
Luz de recuerdos que deja en los labios el gusto de aquellos dulces sabores. Anhelo de una infancia, bendita infancia.

 

El futuro de los pueblos

Artículo de opinión publicado en el periódico La Opinión de Zamora. Escrito por Cecilio Lera, Alcalde de Castroverde de Campos (Zamora)

Lo confieso. Cuando oigo a los partidos políticos hablar de los pueblos y de eso que llaman la España vacía no les entiendo. No sé qué quieren decir cuando dicen que nos van a repoblar. ¿Van a traer gente? ¿Van a poner fábricas, cuarteles, centros comerciales, universidades? No os entiendo, hijos.

De momento, los esfuerzos que yo veo en mi pueblo no los hacen las instituciones de ningún lado, los hacen los que viven allí y los que compran la casa, la arreglan, pagan los impuestos municipales y van fines de semana y vacaciones. Población permanente y población temporal se las apañan para salvar los pueblos, mientras a los políticos se les llena la boca con la despoblación y la repoblación. De momento, lo que yo veo, contante y sonante, es el dinero del IBI que pagan todos los que tienen casa en el pueblo. Así nos vamos apañando, mientras en los Parlamentos hablan del tema y yo no les entiendo.

A veces escucho que esos que compran la casa, invierten en arreglarla, consumen en el pueblo y tal, que sí, que está bien, pero que no están allí todos los días. Sí, claro, pero, ya aportan algo, ¿no? Nunca he visto yo que con palabrería se arregle algo.

Si el futuro de nuestros pueblos depende de crear empleos en el mundo rural, el que tenga algo serio que aportar, que diga qué, y el que no tenga nada que decir puede hacernos un favor, hablar poco. ¿Qué crea empleo? Para empezar, el que crea que los pueblos van a volver a ser como hace años, cuando estaban llenos y vivían de la agricultura y de la ganadería, puede hacer como esos que se pasaban la vida hablando de la mili, pero nos van a ayudar muy poco.

Crea empleo el que invierte en reparación de viviendas y demanda servicios para sus casas, desde fontaneros a antenistas. Crea empleo el que invierte en hostelería y atrae clientes de entre esos millones de habitantes de las ciudades que salen por millones cada fin de semana. Crea empleo la inversión en una residencia de ancianos en un pueblo, entre 30 y 50 ocupados según el tamaño, y que puede competir en buenas condiciones con las ciudades. Crean empleo los emprendedores que le sacan dinero al sector agroalimentario cuando saben competir en lo que da dinero, más allá de producir lo de siempre, eso en lo que ya no podemos competir. Crea empleo quien invierte con conocimiento profesional en energías limpias, como eólicas y fotovoltaicas, como está haciendo en esta provincia uno de los mejores empresarios del sector en España, de Cerecinos, para más señas.

¿Qué puede hacer un alcalde para salvar su pueblo, primero, y ayudar a que crezca? Hablaré desde mi experiencia con algún ejemplo que selecciono. Nunca me arrepentiré de haber sacrificado al ayuntamiento hace años para construir un piscina, porque he visto que decenas de familias con hijos y nietos que vienen en verano no vendrían sin ese servicio, y no habrían comprado casas, ni las habrían arreglado. Y lo primero para salvar un pueblo es que haya casas en pie, mejor con calefacción. Otro ejemplo: doscientas casas arregladas con esfuerzo de vecinos, del ayuntamiento, subvencionadas, que han cambiado el pueblo y ha aumentado la población que viene más y durante más tiempo.

Sí, ya sé que eso no es suficiente. ¿En qué andamos ahora en mi pueblo, Castroverde de Campos? Dos proyectos que crean empleo. Una gran planta fotovoltaica con una subestación para evacuar la energía y una residencia de mayores en estado muy avanzado de gestión. Empleo, empleo y empleo, así saldremos adelante. Ya sé que si eres de pueblo, lo que tienes que hacer es llorar. Pues no me da la gana.

Pero sí que voy a proponer una reflexión sobre un tema que ya veo que aquí no se toman en serio. ¿Crean empleo las macrogranjas de porcino? ¿Destruyen empleo? Compruebo que gente importante en esta provincia apoya concentraciones de porcino de más de 3.000 cerdas reproductoras, con sus correspondientes lechones, (no pequeñas explotaciones familiares), a menos de 2 kilómetros de las casas, pero no dan la cara, no se explican. Pues, tienen la obligación de explicarnos por qué apoyan estas granjas que nadie quiere en otros territorios, como Cataluña, con sus grandes piscinas con toneladas de purines, con los que no saben qué hacer.

¿Sabéis cuánto empleo crea una de estas macrogranjas? Como mucho, 2 empleos fijos. ¿Cuánto destruyen? Si a un emprendedor zamorano le da por invertir en un pueblo en hostelería y crea, por ejemplo, 10 empleos, pónganle a 2 kilómetros una de estas macrogranjas, con su piscina de mierda, remuevan eso cada tres meses para llevárselo a Soria como van a hacer con una ya aprobada en Valladolid. ¿A que mola?

O que un buen alcalde, preocupado por el futuro de su pueblo, haga todo lo posible por atraer a hijos del pueblo, y a otros, para que disfruten de buenas ofertas de ocio, para que contribuyan a la economía y el sostén del pueblo, pero que le pongan unas buenas macrogranjas en círculo cerca de su pueblo. ¿Qué, hacemos una campaña para que se le llene el pueblo de nuevos pobladores, de repobladores que dirían los que debaten en la Cortes?

¿Crean o destruyen empleo? A sumar y a restar, que hasta ahí llegamos. ¿Qué tal si, en la provincia con el mayor potencial de queso de oveja del mundo, llenamos el campo de balsas de purines para que los ganaderos, que tendrán que completar con pastoreo la alimentación del ganado para mejorar la calidad, se muevan entre esos perfumes?

En fin que se puede pelear, que la batalla no es fácil, pero algunos de nosotros no sabemos hacer otra cosa. Zamoranos, ustedes dirán. Soberanamente.

https://www.laopiniondezamora.es/opinion/2019/05/13/futuro-pueblos/1163699.html

 

JOSE MARÍA PALACIO GIRÓN (V)

El soriano que vino de Huesca, lucho y peleó con los medios a su alcance por Soria, estuvo en muchas de las organizaciones que suponían o podía suponer un avance para la Provincia, fue un hombre que sus artículos se publicaron en 58 revistas y periódicos nacionales y extranjeros, sus artículos defendían que hubiese inversiones para Soria para no perder el futuro.

Algunos artículos, que ya tendremos ocasión de leer claman por esa justicia y la desarrolla con esa pluma tan fértil y clara.

Fue como funcionario de Montes como llegó a Soria y ya vino con cierta fama de escritor columnista del periódico “El Heraldo de Aragón como nos lo recuerda el periódico ” Noticiero de Soria“, y pronto empezó a colaborar con la prensa local, su llegada avisada le día 25/12 y en el periódico del día 28/12 ya publican un artículo escrito por el día 26 cuyo título es muy significativo “Impresiones a la ligera” donde narra su llegada a Soria y ya siguió escribiendo y nombrándole corresponsal de prensa de ciudades como Madrid o Barcelona; nos sorprende la noticia de que ha sido repuesto como funcionario  de Montes, desconocíamos que antes lo hubiera dejado o hubieran retirado del servicio, (espero aclararlo cundo reciba la documentación solicitada), pero esta situación se le repite cuando lo cesan de profesor en la Normal en 1918 el director para colocar a un amigo, el revuelo fue muy grande y ya volveremos para contarlo pero lo repusieron en dos días.

Leamos este escrito publicado en su periódico donde era creador y director.

 

Esperanza primero, hambre después.

       La elegía de los campos

Sobre estos campos de Soria hoscos y graves, sencillos y bravos a un tiempo mismo, y más que nada pobres y de una rusticidad poética, ha caído de nuevo la desdicha de perder los frutos que hombres trabajadores, honrados y buenos, amasaron con el sudor y con la sangre en el yunque del terruño durante dos años muy largos porque fueron de fatiga y de esperanza. En este periódico hemos dado les nombres de muchos pueblos perjudicados. Cada uno de ellos representa en estos momentos la elegía de los campos, de estos campos que tan maravillosamente ha cantado hace bien poco Antonio Machado— éste gran poeta que en Soria vive —que cantaron antes, también a maravilla, Unamuno y Gabriel y Galán, y Azorín y Ricardo León.

Vieron unos mirando a las serrezuelas la poesía en la adustez del paisaje, !a sintieron otros entre sus valles o en las aldeas, o estudiaron como poetas y como sabios todo el problema hondo, transcendental que hay que estudiar sobre estas tierras de Castilla, soleadas, resecas, apacibles y eternamente amables.

El problema que pintan los poetas y desentrañan los verdaderos pensadores «estaba antes» y volverá enseguida. Ahora ha proporcionado otro la nube negra, la nube fatal que envió desde el Cielo a donde hombres de «pelo en pecho» volvían la vista turbada por lágrimas, y las mujeres y los niños dirigían lamentaciones desesperantes — granizo y hielo con que talar, destruir, arrasar las cosechas, pan de estos labriegos, pobres y resignados, que antes lo miraban como sagrado porque era pan de sus hijos, porque era una bendición de Dios.

¿Por qué vino la pedrea? No busquéis sus causas en argumentos imaginarios, o en meras supercherías; la principal está en los mismos campos desolados, desiertos, sin árboles; y en que de su producción haya una preocupación verdadera, antes de que se pierda la que dan.

El hecho triste es que hay una inmensidad de familias sin pan. ¿Cómo pasar el año? Ya la usura llamará tal vez a la puerta de los desesperados ofreciéndoles «protección». Se perdió la cosecha pero quedan aún fincas por hipotecar. ¡Pobres labradores! Así será repetida esta exclamación unos cuantos días, quizá horas no más; luego, petición de unas pesetas del fondo de calamidades, un expedienteo largo y penoso, benevolencia en las contribuciones, tal vez condonación, y «después de todo eso» se habrá aliviado en muy poco la difícil situación de los pueblos damnificados. Estos por hoy, los demás por «mañana» necesitan pensar en algo más serio y fundamental que no se lo han de dar nunca los gobiernos, sino su propio esfuerzo y su acción vital colectiva. Los medios son: hacer producir á la tierra todo lo que es capaz de producir para contrarrestar la fatalidad con la «superproducción» donde ésta sea posible, y parejamente con ella, la acción colectiva de asociación, de socorro mutuo, de cajas de ahorros, de algo en fin. Las almas fuertes se templan en la desgracia, pero esta debe servir de experiencia para aminorarla en lo sucesivo.

Del espíritu de los labriegos, alma de la riqueza nacional, hay que apartar toda lisonja, y sobre los campos elegiacos testigos mudos de la catástrofe y de la ruina de estos días, hay que entonar la égida fuerte y bienhechora del porvenir.

                                                        José María PALACIO

                                                        18.07.1912

Y una poesía publicada el 14 de abril de 1918, en ” El Porvenir Castellano” de Juan Ramón Jiménez.

La soledad sonora

Quiso un collar Amarilis

de perlas; cogí la flauta

y tuvo un collar su cuello

con siete vueltas de lágrimas.

Blancas las lágrimas eran

como lágrimas de escarcha;

de su carne, se pusieron

las lágrimas aún más blancas.

Era como si en su cuello

despuntase la mañana:

frescura había en la carne

de valle y de madrugada la…….

Qué blandores! qué rocío!

oh, qué crudeza de plata!.

Al abrazarla, de estrellas

los brazos se me llenaban.

 

Olor  a luna esparcía,

olor a junquillos de agua

un olor dulce y celeste

 de pureza aljofarada…..

Como Amarilis reía,

fue amaneciendo en mi alma,

y con el sol de mis ojos

se deshacían las lágrimas…..

 

Juan Ramón Jiménez

José Gil Santander

Resumen de Semana Santa 2019

Ha sido la séptima Semana Santa que hemos celebrado por nuestra asociación Barderas del Moncayo desde su constitución. El programa se ha celebrado completamente y su resultado se puede calificar de muy satisfactorio. La reunión de asociados en la celebración de la Junta ordinaria anual aprobó por unanimidad todos los puntos del orden del día con una asistencia total significativa. Se analizaron las actividades realizadas durante el año anterior, se aprobaron las cuentas, el presupuesto de 2019,  se aprobó la gestión de la Junta directiva y se debatieron otras cuestiones de interés referentes a la organización de los eventos del próximo verano así como asuntos varios.

Los actos religiosos alcanzaron un nivel extraordinario. La asistencia superó ampliamente la de años anteriores y agradecemos nuevamente a nuestro párroco José Antonio la atención de enviar a su ayudante Antonio Callejas.  Antonio estuvo perfecto sabiendo entender nuestros deseos, recuperando la tradición con el lavatorio de pies el día de jueves santo y adaptando los actos a la evolución climatológica. Deseamos que podamos seguir contando con él en el futuro ya que le consideramos y le apreciamos como un torrubiano más.

El resto de las actividades programadas fueron un éxito tanto en el desarrollo de las mismas como en el número de asistentes. La rosquillada y la torrijada acompañadas de la sabrosa limonada soriana fueron degustadas por todos los asistentes y en algunos casos hubo necesidad de una segunda elaboración. Damos las gracias a los numerosos colaboradores participantes porque se superan de año en año. En las dos comidas de hermandad del viernes y del sábado los comensales ocupamos más de la mitad del aforo y las tertulias y juegos diversos estuvieron animados las dos tardes. Juanjo nos elaboró un magnifico potaje de vigilia y con otros asociados dieron el toque de calidad a la barbacoa del sábado. También destacamos, como ya es habitual, el altísimo grado de colaboración por parte de todos. Gracias.

Como siempre al terminar estas fiestas, la Junta directiva ha comenzado ya a trabajar para la organización del programa de actos veraniegos que serán numerosos y que deseamos cumplan con los gustos de todos los que asistamos. En su momento informaremos de todo el programa con el deseo que os animéis a participar ya que todos somos absolutamente necesarios y bienvenidos.

La primera pensión de Antonio Machado en Soria

Regina Cuevas Acebes, hermana de Isabel Cuevas y tía de Leonor. Dueña de la primera pensión donde se hospeda Antonio Machado, Collado 54, justo encima del conocido Bar Torcuato.
Antonio Machado, recomendado por su amigo Agustín Santodomingo, llega a Soria en Octubre de 1907 para impartir clases de lengua francesa en el instituto general y técnico y se aloja aquí. La pensión la regenta Isidoro Martínez, practicante de profesión y su mujer Regina Cuevas. Allí también hay otras personas, el doctor Iñiguez, Federico Zunón y un delineante de obras públicas. A finales del año 1907, corría ya el mes de Diciembre, los dueños de la pensión deciden cerrarla por un traslado laboral de Isidoro Martínez a San Pedro Manrique. Los huéspedes son trasladados muy cerca de allí. A la calle Estudios 7, esquina Teatinos donde los patronos son Ceferino Izquierdo, cinco años mayor que Machado, cabo de la guardia civil retirado, de un metro y sesenta centímetros de alto, hombre de cabellos castaños y ojos del mismo color, violento y con síntomas de alcoholismo y su mujer Isabel Cuevas. Tiene el matrimonio tres hijos. Leonor, de 13 años nacida el 12 de Julio de 1894 en Almenar, Sinforiano de 10 años y Antonia, de apenas dos años de edad.
Y será allí, en esta pensión, donde comienza el romance entre la niña y el poeta. La familia de Leonor espera a que esta alcance la mayoría de edad que en aquel tiempo estaba establecida en 15 años y al cumplirlos se celebra la boda el día 30 de Julio de 1909 en Santa María la Mayor de Soria. Tiene Antonio 34 años y Leonor próximos los 16.
Ceferino Izquierdo es el padrino y Ana Ruiz, madre de Machado la madrina. Oficia la ceremonia Isidro Martínez, cura párroco de la Mayor, quien tres años después también oficiaría la misa de honras fúnebres por el alma de Leonor Izquierdo, fallecida de tuberculosis el primero de Agosto de 1912.

En la fotografía Regina Cuevas, Concha Vinuesa e Isidoro Martínez patronos de la primera pensión en la que se hospedó Machado en Soria, en 1907.
Publicada por primera vez en la Revista IDIOMAS de Soria 2007, gracias a Carmelo Pérez Fernández de Velasco.
Cortesía de Jesús Bozal Alfaro director de la Escuela Oficial de Idiomas de Soria.

Jose Javier Romera Molina

 

El Alcalde y Margarita

Por cortesia de la WEB MONDELOPRESS.COM del autor Desiderio Mondelo Valencia

Nunca tuvo don Quijote cuando salía a sus aventuras tanta expectación como la que acaparó el pasado 28 de marzo Raimundo Martínez saliendo hacia Calatayud. Aunque bastante de quijotesco tiene el empeño de este alcalde de 67 años que, en exigencia de soluciones para la despoblación rural, hizo a pie el camino desde su pueblo, Torrubia de Soria, hasta la estación de tren bilbilitana. Una distancia en kilómetros -unos sesenta- que casi, casi es la misma que habitantes quedan en Torrubia; y que, si nadie le pone remedio, en breve la superará.

A “Manzanillo”, apodo con que le conocen en el pueblo que rige desde hace nueve años, la despoblación le duele más que la cornada que recibió en una de las dos ocasiones en que se vistió de luces. Aunque reconoce que la fama que no le dieron los toros se la ha brindado una burra, Margarita. Porque con ella partió para tomar el ferrocarril a Madrid y participar en la Revuelta de la España Vaciada, manifestación convocada por Soria Ya y Teruel Existe que este 31 de marzo a congregó a 50.000 personas, según la Delegación del Gobierno. Clamaban contra el abandono del interior de España, que pierde cinco habitantes por hora, calcula el Instituto Nacional de Estadística, que advierte de que casi 5.000 de los poco más de 8.000 municipios del país están en peligro de extinción. Cifras de hace dos años, que han ido sin duda a peor.

Raimundo sabe que para ilustrar un problema, nada como una imagen que lo simbolice. Por eso pidió a un amigo que le prestara a Margarita. El asno encarna a la vez el esfuerzo en el trabajo, la prudencia en el andar y la injusticia de ser despreciado sin motivo. También es paradigma del abandono en las comunicaciones que padece el mundo agrario, despojado de vías férreas en beneficio del AVE y de autobuses que transiten por esas carreteras secundarias ajenas al mantenimiento de las grandes autovías. El burro ejemplifica hasta tal punto lo rural que, al igual que los humanos que habitan ese medio, también él desaparece, sin que en el estrépito ensordecedor de las ciudades parezca importar a nadie que se acaben los rebuznos y callen los campanarios.

El reclamo de la burra funcionó y una multitud de periodistas acudió a Torrubia de Soria, lo nunca visto en un pueblo sin bares, farmacia, niños ni matrimonios en edad de tenerlos, y cuyos habitantes no pueden darse el lujo de ir al médico más que un día a la semana, que es cuando tienen consulta. Peor que en el siglo XIX, cuando residía allí el doctor Francisco Esteban en una casa convertida en museo porque en ella nació en 1841 su hija Casta, que con el tiempo se acabaría casando con uno de sus pacientes, un poeta con mala salud llamado Gustavo Adolfo Bécquer.

Cámaras de televisión y fotos despiden a la salida del municipio a Raimundo y Margarita camino de Calatayud. Le acompañan dos viejos amigos –Antonio Maestro, de 73 años, y Hermenegildo Hernando, de 69- y uno nuevo, el fotógrafo Mondelo, reportero y coautor del libro Hermano asno.

Su primera parada llega a los pocos kilómetros, en un paraje que ejemplifica a la perfección la desolación rural. Tordesalas, en la época en que anduvo Bécquer por Soria, era un municipio con centenar y medio de pobladores. Ahora se cuentan con los dedos de una mano y dependen del Ayuntamiento de Torrubia, cuyo titular elige para almorzar el arcén de la antigua estación ferroviaria. El edificio está en ruinas, después de que en 1982 dejara de pasar el tren entre Santander y Sagunto. Allí acudía Raimundo con sus animales -siempre ha sido ganadero y tiene ochocientas ovejas- a recoger pellejos de vino que cargaban los vagones.

 

Está en proyecto que el antiguo trazado férreo vuelva a traer beneficios, ahora como Vía Verde que atraiga turistas en bici. Ya se han acondicionado diez kilómetros de ruta hacia Calatayud, hacia donde prosiguen Raimundo, Margarita y compañía tras dar cuenta del almuerzo.

La primera etapa del trayecto termina en Malanquilla, ya en jurisdicción zaragozana, que recibe con su famoso molino  del siglo XVI a los quijotescos caminantes y su rucia. Aunque para recibimiento de veras, el de los hospitalarios dueños de un hostal de nombre también cervantino, La Venta, abierto ex profeso para Raimundo y sus acompañantes de dos y de cuatro patas, a quienes brindan el cariño del centenar de vecinos malanquillanos.

Al día siguiente temprano se marcha la comitiva en ruta hacia Villarroya de la Sierra, donde la acogida no es menos entrañable. Rosa, directora de la residencia geriátrica Virgen de la Sierra, sale a la carretera junto a varios empleados y paisanos para invitar a comer a los caminantes junto a los ancianos alojados en el centro. Serán ellos quien les regalen otro recuerdo imborrable: una sesión de jotas como es debido, de esas que salen del alma y llegan hasta la propia.

Pero hay que decir adiós porque la etapa prosigue. Termina en otro lugar, Cervera de la Cañada, cuya inigualable iglesia fortificada de Santa Tecla,  Patrimonio Mundial de la Unesco, es el mayor orgullo de los trescientos lugareños. Medio centenar de ellos aguardan a los viajeros con pancartas y jotas de bienvenida. Y niños entre ellos; niños, tan escasos en todo el camino que llama la atención verlos. Pequeños interesados en las peripecias de los caminantes, al igual que José Manuel Aranda, alcalde de Calatayud, que comparte con Raimundo militancia en el PP y apoyo a la Revuelta de la España Vaciada.

De hacer memorable el paso por tierra cervereña terminan de ocuparse el restaurante El Ciervo y su  inmejorable trato a los viajeros, que se van a dormir al albergue llevándose como obsequio unas cajas de vino de la cooperativa local, la bodega San Gregorio, una de las que están dando fama a la denominación Calatayud.

Todo viaje tiene fin, por grato que nos resulte. Este acaba al tercer día, tras recorrer un paisaje muy distinto al precedente. Se nota la cercanía de Calatayud, con 20.000 habitantes cuya laboriosidad queda patente en la extensión de almendros y frutales que circundan la ciudad. Ya cerca de ella, el dueño de una de esas fincas, Ventura Marco, expresa a los caminantes su apoyo de la mejor manera que sabe: con frutos de sus cosechas.

En los últimos kilómetros se les sumará de nuevo el alcalde Aranda, para dar máximo rango a la entrada a Calatayud. Allí se sentirán en casa hasta que llegue el adiós.

Raimundo coge el domingo el AVE para marchar a Madrid y Margarita se vuelve a Torrubia con su dueño. Los burros son el polo opuesto de la alta velocidad y no acaban de encajar dentro de las  grandes urbes. Después de la histórica manifestación del 31 de marzo, cuyo manifiesto hace referencia al esfuerzo del alcalde y Margarita, habrá que ver si las cosas siguen siendo así también para la España rural o si las ciudades vuelven por fin la mirada al creciente despoblado que las rodea y dejan de vivir de espaldas al mundo del que se nutren.

Desiderio Mondelo Valencia

Actividades para Semana Santa de 2019

Queridos socios, la Asociación Cultural y Gastronómica “Club Barderas del Moncayo” se pone de nuevo en contacto con sus socios para comunicarles las actividades que tiene previsto realizar la próxima Semana Santa. Por motivos de organización necesitamos conocer el número de personas que piensan asistir, por lo tanto, es recomendable avisar antes de día 7 de Abril, comunicándolo a algún miembro de la Junta Directiva, por teléfono, correo electrónico …

Esperamos que estas actividades sean de vuestro agrado.

Jueves 18/04/2019

  1. Acto religioso
  2. Taller de Roscos y degustación de limonada soriana
  3. Tertulia, juegos.
  4. Sorteo para velar al Cristo yacente

Viernes 19/04/2019

  1. Asamblea General Ordinaria de Socios a las 11:00 horas
  2. Degustación de limonada soriana
  3. Taller de Torrijas.
  4. Tertulia, juegos.

Sábado 20/04/2019

  1. Degustación de limonada soriana
  2. Comida de hermandad a escote.
  3. Tertulia, juegos.

Domingo 21/04/2019

  1. Procesión y Misa. Horario por determinar
  2. Aperitivo de despedida

El Presidente

———————————————————————————————————————————————————–

CONVOCATORIA DE ASAMBLEA GENERAL ORDINARIA “ASOCIACION CLUB BARDERAS DEL MOCAYO”

En cumplimiento del capítulo III, artículos 17, 18, 19, 20 y 21 de los Estatutos de la Asociación, el 19 de Abril  se convoca a los señores socios a la Asamblea General Ordinaria que se celebrará en el local de la asociación de Torrubia de Soria, en primera convocatoria a las 10:30 horas o, en su caso, en segunda convocatoria, a las 11:00 horas en el mismo lugar, con el siguiente:

ORDEN DEL DIA

  1. Aprobar, en su caso, de la gestión de la Junta Directiva.
  2. Examinar y aprobar las cuentas, en su caso, del ejercicio 2018 y presupuesto para 2019.

En virtud de lo dispuesto, se informa a los asociados sobre los derechos que le asisten según los estatutos y especialmente de lo previsto en el artículo 20 de los mismos.

(TODA LA DOCUMENTACION ESTÁ A DISPOSICION DE LOS SOCIOS PARA SU CONSULTA)

Torrubia de Soria, 25 de Marzo de 2019.

.

P.P. El Presidente.

———————————————————————————————————————————————————————

Sr. Presidente de la Asociación Club Barderas del Moncayo

Muy Sr. Mío: Ante la imposibilidad de asistir a la asamblea convocada por Vd. para el próximo 19 de Abril de 2019, le participo haber otorgado mi representación al acto y a todos los efectos, al socio portador/a de la presente

D/Dª _________________________________________________________

Atentamente:

Firmado: ______________________________

El alcalde de Torrubia irá andando a Calatayud

El alcalde de Torrubia irá andando a Calatayud para coger el AVE que le lleve a la manifestación de Madrid

Noticia de la Cadena SER por Loli Escribano
Lleva seis años reivindicando la línea de autobús Soria Calatayud

Hace seis años que el alcalde de Torrubia, Raimundo Martínez, empezó a promover la puesta en servicio de la línea de autobús Soria Calatayud. Hace un año y medio, el Gobierno de España desistió del procedimiento de adjudicación porque el Tribunal Administrativo Central de Recursos Contractuales (TACR) estimó parcialmente los recursos interpuestos por la representación de la ASOCIACIÓN NACIONAL DE EMPRESARIOS DE TRANSPORTES EN AUTOCARES contra los Pliegos. Un año y medio después, los informes nuevos de los pliegos se encuentran en la Abogacía del Estado y posteriormente se sacarán a licitación, aunque aún no hay fecha. El alcalde de Torrubia lamenta que pasa el tiempo y no se resuelve “porque llevo seis años y han pasado muchas cosas, pero el autobús no llega”.

A la vista de este panorama, el alcalde de Torrubia ha decidido apoyar la manifestación convocada por Soria Ya y Teruel Existe el 31 de marzo en Madrid para lo que sumará su granito de arena reivindicando en su caso la línea de autobús Soria Calatayud. Para ello recorrerá andando los 45 kilómetros que separan Torrubia de Calatayud donde cogerá el AVE para ir a la capital de España, evidenciando que no hay ningún transporte público para desplazarse desde su pueblo. “Al no tener medios de transporte para ir a Calatayud, la idea es bajar andando”, ha explicado. Está proponiendo a los alcaldes de la comarca que le acompañen y parece que alguno podría aceptar la propuesta.

Noticia de la Cadena SER

JOSE MARÍA PALACIO GIRÓN (IV)

Nuestro hombre  fue un luchador nato y desde el año 1901 en el mes de diciembre que llega a Soria para comenzar como funcionario del Ministerio de Montes con la categoría de escribiente de 3ª clase va subiendo los escalones, pasando desde oficial de 5ª hasta jefe de Negociado de 2ª.

 

Propiedad de Rocío Hierro
Propiedad de Rocío Hierro

En Soria como funcionario tiene varias vicisitudes, lo cesan en el 1905 y le vuelven a reponer en el puesto  por una revocación de la orden. En 1918 siendo profesor de la Normal de la sección de Ciencia, también le cesan por otra cacicada del Director para colocar a un amigo, es tal el revuelo que toda la prensa de Soria y parte de la de Madrid se levanta contra la injusticia, y el diputado de Soria le envía una carta al ministro de educación pidiendo explicaciones, a los dos días es repuesto pero a la sección de Letras ya que su puesto en Ciencias lo había ocupado el enchufado.

Comienza a escribir con tres artículos en el Noticiero de Soria en diciembre de 1901 y comienzos de 1902, para posteriormente escribir fijo en el Avisador Numantino hasta 1906, mientras tanto escribe en El Heraldo de Aragón y la Tribuna de Barcelona.

El artículo que hoy voy a reproducir se lo dedica a su amigo.

Se trata de un artículo que José María Palacio le dedica a Antonio Machado en la prensa soriana de EL Porvenir Castellano, donde Palacio era su Director y ha pasado casi un año desde que falleció Leonor esposa de Machado, en esta página del periódico, además tenemos una poesía de Machado que casi seguro hemos leído varias veces, “Campos de Soria”.

Palacio cumple la petición de Machado de llevarle flores a la tumba de su mujer Leonor al Espino, dado que Machado se marcho en Agosto pasado de Soria  hacia Madrid y solo volvió a recoger el nombramiento de hijo predilecto de Soria posteriormente.

Palacio recuerda el fallecimiento de su hija Carmen en setiembre de 1909 a los dos días de nacer y también recuerda a su padre fallecido en diciembre del mismo año.

Creo que es un artículo espléndido y con una galanura de expresión que te hace penetrar en su alma y conocer con intensidad lo que sentía en esos momentos que esta narrando, me parece que merece la pena, sentir lo que el autor intenta trasmitir y os sentiréis plenos.

José Gil Santander

 

 CRÓNICA

Para D. Antonio Machado

El Porvenir Castellano, 26 de Junio de 1913

 

Poeta insigne y entrañable amigo: queda cumplida la promesa que le hice en una de mis últimas cartas. Hoy hace un año que llevé a su inolvidable Leonor (q.e.p.d.) un ramo de rosas cortado en el jardín de nuestro amigo Aparicio. Y se las entregué en la plazoleta de El Mirón, adonde la llevaba usted y una madre amante, para que la malograda esposa encontrase alivio a su mal, respirando aire puro bajo un olmo secular.

Cuando yo llevé las rosas estaba sola Leonor. ¡Y cuánto la alegraron nuestras flores! Ellas despertaban nuevas esperanzas en nuestra pobre enferma, sin duda, porque su espíritu era tan delicado como las rosas.

También hoy la he dedicado otro ramo pero, ¡ay! se lo he llevado a su tumba.

Era un día como aquél, sereno y caliginoso, y en vez de ir a encontrar a la esposa del poeta y del amigo bajo la sombra del olmo secular y frondoso, he dirigido mis pasos al cementerio. Los cerrillos contiguos a El Espino tenían ese claro oscuro de las primeras horas de la mañana.

Allá abajo, en las praderas, contiguas al Duero descritas por V. con suprema poesía en Campos de Castilla, grupos de jóvenes alegres, esperaban la salida del sol.

El pueblo da una virtud a las flores cogidas al amanecer en el día de San Juan. Esta virtud podía ser una esperanza para nosotros en el año pasado. En este, yacía sepulta bajo la tierra triste y sagrada donde crecen yerbas y cipreses. Dos guardadores del cementerio cortaban las hierbas con unas hoces que “mirando al Cielo” eran un símbolo. Los cipreses evocaban a Núñez de Arce, y a los poetas sentimentales.

******

La tierra parda de las heredades labrantías, las serrezuelas plomizas y los prados angostos, han adquirido la tonalidad luminosa propia de un día de junio a las nueve de la mañana. En el cementerio había un silencio inalterable. Junto a una tumba, una mujer enlutada, como figura de un cuadro de Zuloaga, debía rezar una oración.

Y en esta hora solemne, he tomado mis rosas y las he extendido sobre la tumba de la que fue digna y amantísima esposa de usted. Las he extendido sobre la superficie para cubrirla de un color delicado y de un aroma ideal. He querido tejer una corona y he fracasado en el intento. Yo debo sentir el arte en el alma, pero no lo llevo en las manos. Y es que he venido al cementerio a eso, a rendir un tributo del alma.

Y sobre esta tumba que he reverenciado muy de corazón por los dos, amigo Machado, se que ha tejido usted una larga corona de dolor, de un gran dolor, para el cual su lira sublime conquistará laureles y tendrá emblemas consagrados por el cariño y acrisolados por el Ideal.

Usted que es hombre de gran corazón y de gran espíritu, ha comprendido que hay en el mismo Dolor fuerzas para nuestra vida espiritual.

Si la Humanidad toda comprendiera sus dolores, no podría evitar la desdicha de sentirlos pero en ella misma habría algo grande y consolador.

De la tumba de Leonor, su malograda esposa, he ido a la de Carmen, mi malograda hija. Allí he dejado nuevas rosas, todas muy fragantes. ¡Pobre hija mía! Y de esta última tumba he ido a la de mi madre política, y sobre ella he hecho otra burda corona de flores.

No podía rendir hoy este tributo a todos mis muertos queridos. Lejos de aquí están los huesos de mi padre y de su hermana Vicenta. Para ellos he enviado más allá del horizonte un ramillete de pensamientos.

Esta santa obra de rendir tributo a nuestros muertos produce en el alma una sensación triste y dichosa a la vez.

¡Tal vez no haya en la vida nada más apacible ni más grato que el ir a depositar flores sobre la tumba de nuestros muertos amados! Parece que sale de la tierra un vaho, de bendición. Y del Cielo baja un himno de Amor.

A ese Amor he entonado hoy una oda que mi pobre prosa no ha sabido expresar, pero la siento muy honda dentro del corazón.

José María Palacio.

 

CAMPOS DE SORIA.

II

Las tierras labrantías,

como retazos de estameñas pardas,

el huertecillo, el abejar, los trozos

de verde oscuro en que el merino pasta,

entre plomizos peñascales, siembran

el sueño alegre de infantil arcadia.

En los chopos lejanos del camino,

parecen humear las yertas ramas,

como un glauco vapor–las nuevas hojas–

y en las quiebras de valles y barrancos

blanquean los zarzales florecidos

y brotan las violas perfumadas.

III

Es el campo undulado, y los caminos

ya ocultan los viajeros que cabalgan

en pardos borriquillos,

ya al fondo de la tarde arrebolada

elevan las plebeyas figurillas

que el lienzo de oro del ocaso marchan.

Más si trepáis á un cerro y veis el campo

desde los picos que habita el águila,

son tornasoles de carmín y acero,

llanos plomizos lomas plateadas,

circuidos por montes de violeta

con las cumbres de nieve sonrosada.

                  ANTONIO MACHADO

   “El Porvenir Castellano” 26/06/1913

Sobre la España vacía

Un artículo de Jose Pastor en su blog librosyaguardientes

La España vacía no está vacía. Está olvidada, abandonada, envejecida, incomunicada, silenciada, ignorada, despoblada… pero no está vacía. En ella viven hombres y mujeres (y algunos niños, pocos) que día tras día sobreviven al abandono, al olvido, al silencio.
Una España agrícola y ganadera, que vive del trabajo en el campo, de la tierra. Una España que no tiene futuro pero que existe y resiste. Una España  rural, de pueblos, pedanías, cortijadas, masadas, aldeas…

De pueblos pequeños a los que les cerraron las escuelas pero que lucha para que se mantengan abiertas las escuelas rurales que todavía no han cerrado.

De pueblos con malas carreteras, parcheadas solo cuando viene algún político de segunda fila en épocas electorales, pero que las recorren casi todos los días, el panadero, el cartero, el de la fruta, el pescaero, el médico o la ambulancia (cuando la hay).

De pueblos de 26 habitantes donde un bar es más servicio público que negocio.

De pueblos donde se rehabilitada “a huebra” la antigua casa del maestro, o se arregla los lavaderos de la fuente baja o se reteja el molino del tío Domingo.

De pueblos sin muchas oportunidades donde algún “loco” abre una tienda, o una ferretería, o una zapatería o una librería.

De pueblos que necesitan un centro de salud y que sí lo tiene necesita que tenga calefacción en invierno.

De pueblos que lo intentan con los tomates, el pistacho, la aceituna, el queso de cabra o la miel.

Unos pueblos que no son bucólicos, que son duros, de fríos inviernos, de trabajos de sol a sol, de soledad, sin conexiones a internet, sin políticas públicas que cuenten con ellos…

Una España que no veis o no queréis ver, ni escuchar, ni preguntar. Una España que miráis desde la ventanilla del coche, una España a la que se le da más importancia a su paisaje que a su paisanaje, que a su gente, a sus hombres y mujeres, a sus  habitantes.

Una España, unos pueblos, que van desapareciendo pero que resisten y que son memoria y que algunos (pocos) que seguimos viviendo aquí (y que no queremos irnos) luchamos y soñamos que no sea olvido

Pincha aqui para ver el artículo en el Blog del autor.

Nos ha dejado Quique

Jesús, Alex, Quique, Pablo y Alberto en el callejón de Antonio 12-08-1982

Esta mañana me ha llegado la noticia del fallecimiento de Quique Pérez. ¿Qué decir? Me vienen recuerdos de cuando Alex y yo pasábamos los meses de agosto en Torrubia de Soria con la tienda de campaña y montábamos el campamento en la arboleda, nos juntábamos la juventud que entonces veraneaba en el pueblo;  Viky, Gloria, Marcelo Félix, Pablo, Enrique, Pedro, Chato, Jesús, Amparo, Alberto, Javi, Alex, Jordi, Juanito, Saturio y otros que me dejo por falta de memoria. Pasábamos esas noches de verano jugando a “La Abuela” en el juego pelota o a las cartas en el teleclub, tardes en el callejón de Antonio, con la casa en obras y fumando Dunhill o lo que cayera, que no eran tiempos para despreciar nada.

Era principio de los años ochenta del siglo pasado, desde entonces nos vimos algunos veranos en Torrubia, faltaste el último año y los que sabíamos de tu enfermedad nos temíamos lo peor.

Descasa en paz y espéranos mucho tiempo allá donde estés.

Jose Carlos Martínez Gil

Enfermedad y muerte de Leonor Izquierdo

Por Jose Javier Romera Molina

14 de Julio de 1911.

Mientras París celebra en una espiral de locura y alegría su fiesta nacional, Leonor tiene los primeros vómitos de sangre. Desesperado, Antonio corre en busca de un médico que no encuentra. No sabemos los contactos que le fueron facilitados, pero si sabemos que al día siguiente, 15 de Julio, Leonor queda ingresada en el hospital de San Lázaro y atendida de todos los cuidados necesarios. La estancia de la enferma durará 55 días, al cabo de los cuales el matrimonio regresa a Soria. Corren los primeros días de Septiembre de 1911. Pero ¿Cómo empezó todo? En una mañana de los primeros días de Julio, días en los que el matrimonio se complacía en planear sus vacaciones, don Antonio marchó a sus quehaceres y Leonor quedó terminándose de arreglar para salir a sus compras. Quedaron en encontrarse en el lugar habitual. Salió, fue a hacer sus provisiones a los establecimientos conocidos. Le quedaba sobrado tiempo hasta reunirse con su marido y lo aprovechó para ir a los grandes almacenes “La Samaritana”, en la orilla derecha frente al puente nuevo. Era un placer que sólo podía lograr estando sola donde Antonio sólo entró una vez y quedó mareado y cansado. Leonor recordaba que hizo alguna compra. Se distrajo. Cuando se dio cuenta de la hora salió precipitadamente. Llovía. Cruzó el puente. Se disponía a tomar un coche para que don Antonio no se impacientara, cuando advirtió que había perdido el bolso. Se sobresaltó. Sin pensar más, volvió a cruzar el puente, entró en La Samaritana, y preguntó en las secciones en las que se había detenido. Nada. El bolso se había perdido, o se lo habían quitado. Quedó anonadada. Era muy tarde. Llovía con fuerza. Y se dio la caminata angustiada, chorreándole el agua; sudando del sofoco. Cuando don Antonio la vio en tan deplorable estado quedó anonadado. Hubiera necesitado gritar y la estampa angustiada de su mujer se lo impedía. Le pidió que se serenara, que no hablara. Tomaron un coche y regresaron al hotel. La hizo cambiar de ropa, entre sollozos y estremecimientos. Mientras tanto, él hizo café, que ella bebió a pequeños sorbos. Mientras don Antonio trataba de secar aquella amada cabeza. Dijo con ternura: “Dime hija mía ¿Que te ha ocurrido?”. Cuando se enteró no pudo contener su indignación: ¡Y todo por un maldito bolso! – Antonio era el que tú me regalaste…la indignación se canalizó en risa – y contemos que Machado en muy contadas ocasiones rio, pero la risa quedó cortada. Leonor, no reaccionaba. Don Antonio la tomó en sus brazos. Quería darle el calor de su cuerpo. Durante unos días Leonor no se encuentra bien. Don Antonio redobla sus cuidados y ternuras. Ha encarecido a su mujer que olvide la pequeña peripecia. En cuanto cobre fuerzas, saldrán juntos a comprar otro bolso. Pero ya no tendrán ocasión de hacerlo porque el 14 de julio de 1911 – precisamente en esa fecha en que París parece perder la razón entre músicas y bailes populares -, Leonor sufre la primera hemoptisis. Don Antonio recorre su más doloroso vía crucis en busca de un médico. Nunca en su vida se sentirá más solo que hoy entre la multitud. Alguien sin embargo, ha debido tenderle la mano, y realizar unas gestiones oportunas. Sentimos no poder conocer su nombre. Pero sabemos que al día siguiente “15 de julio”, fue trasladada a la Maison Municipale de Santé, rue du Faubourg, St Denis, 200, donde quedó debidamente instalada y atendida. Precisamente, dos días después Machado escribe a Rubén Darío: “Querido y admirado maestro: Una enfermedad de mi mujer, que me ha tenido muy preocupado y convertido en enfermero, ha sido la causa de que no haya ido a visitarle como le prometí. Afortunadamente, hoy, más tranquilo, puedo anunciarle mi visita para dentro de unos cuantos días, a fin de semana. Le quiere y admira”. Antonio Machado.

Partida de Bautismo cedida por Jose Gil Santander

En vano resultaron los esfuerzos del poeta sevillano. Al regreso del matrimonio de Paris, Leonor venia enferma de hemoptisis. El 14 de Julio de 1911, comienzan los primeros vómitos de sangre. De vuelta a Soria, Antonio, empuja la silla de una inválida por la cuesta del Mirón, tratando de airear los pulmones de una joven que con 17 años, se moría a chorros. La primavera, no quiso hacer el milagro y el Jueves, primero de Agosto de 1912, mientras Soria entera está engalanada por la visita de la infanta Isabel, mientras la ciudad se llena de banderas y estandartes, Antonio, sale de la pensión y se dirige hacia la calle Zapatería, en busca de Don Isidro Martínez, párroco de La Mayor, para que asista espiritualmente a la enferma y le pueda ser administrado el Santo Viatico en su agonía. Testimonios de la época, aseguran que al poeta, daba pena verlo. Andaba con pasos torpes y vacilantes y tenía lágrimas en los ojos, lágrimas de tristeza y desconsuelo. Unas horas después, a las diez de la noche de ese mismo día, Leonor, entra en un colapso. El cuadro médico presenta vómitos, bradicardia, insuficiencia respiratoria y pérdida del conocimiento. Así se apaga una vida con 18 años recién cumplidos. La muerte no perdona… mi mujer, dice en una carta a Rubén Darío, era una criatura angelical, segada por la muerte cruelmente… yo hubiera preferido mil veces morirme a verla morir… El tres de Agosto, tras oficiarse misa de honras fúnebres en Santa María La Mayor, Leonor, es conducida en una caja blanca a la sepultura número 432 del cementerio católico, siendo trasladados sus restos en Mayo de 1938, al lugar que ocupa actualmente. El poeta, se marcha de Soria, con su madre Ana Ruiz, en un tren que partía hacia Madrid unos días después. Ya no puede soportar el dolor de una Soria sin Leonor y Doña Isabel Cuevas, pierde a su niña del alma, a su Leonorina, como gustaba llamarla. Poca, muy poca suerte tuvo Doña Isabel con sus tres hijos, porque a los tres los vio morir. Tras Leonor, vendría la muerte de Antoñita con 38 años y luego la de Sinforiano. Era Doña Isabel, mujer de hondas raíces religiosas, muy trabajadora. La vida, no la trato bien. Ya de viejecita, tuvo que irse a la calle de San Juan. Allí pasaría los últimos años de su vida, levantándose todas las mañanas a las cinco, para ir a rezar a las Siervas de Jesús y luego a las labores del hogar. Tenía en el recibidor de su casa, un retrato de su Leonorina y un ejemplar de Campos de Castilla, con la dedicatoria del poeta… A mi Leonorina de mi alma, Antonio. Todos los días, Doña Isabel, cuando ya casi había perdido la vista, besaba el libro y recordaba a Don Antonio, que tanto quiso a su niña. Tampoco tuvo fortuna con su matrimonio. Era Ceferino Izquierdo, cabo retirado de la guardia civil, con un carácter muy disciplinario y violento, que abusaba del alcohol frecuentemente. Fue por ello, que a Ceferino, se le sanciono militarmente con un expediente, por su mala conducta en el cuerpo. Aquí os dejo todos los detalles del expediente. En 1900, había cumplido los 12 años comprometidos desde día de su nombramiento con guardia 2º (1888), por lo que se le concedió el 1º galón de distinción por llevar 12 años de servicios. Figura en la ficha que el año 1900 lo finalizó en el puesto de Monteagudo como comandante de puesto del mismo, debe referirse al castillo de Monteagudo de la Vicaría (Soria), que debió ser, supongo, casa cuartel como también lo fue el castillo de Almenar. En 1902, vuelve a firmar otro compromiso de cuatro años y nuevo reconocimiento facultativo, se le pagan 125 pesetas de la primera cuota y la 475 al finalizar el compromiso. El año 1902, lo finalizó en el puesto de Monteagudo. El 31 de mayo de 1903, pasó al puesto de Ciria. Se le autoriza a usar la Medalla de Alfonso VIII. El 29 de diciembre de 1903, pasa al puesto de la capital de Soria para cumplir seguramente en los calabozos un arresto de dos meses, donde finalizó el año, por causas que se desconocen. La familia no lo debió pasar muy bien, porque un arresto, indirectamente también lo paga la familia. Cumplido el arresto de los dos meses el 29 de febrero de 1904 pasó destinado al puesto de Gómara. En 1906 volvió a pedir un reenganche por de otros cuatro años más. Hallándose en el puesto de Gómara, cansado de tantos destinos y de la dura y sacrificada vida militar de aquellos años, y mala paga, y viendo poco porvenir para sus tres hijos: Leonor de 13 años, Sinforiano, de 10 años (observar que llevaba él con el mismo nombre del abuelo paterno) y Antonia de pocos años, pide la licencia absoluta y se la conceden el 31 de agosto de 1907 (día de San Ramón Nonato). Figura anotada en su ficha y firmada por el 2º Jefe Accidental, Narciso Hernández Hernández. Llevaba casi 22 años de servicio, le contaba los años del Colegio. Tenía 37 años de edad. Después de licenciado, la familia Izquierdo Cuevas se trasladan desde Gómara a Soria y cuando el matrimonio Isidoro Martínez Ruiz y su esposa Regina Cuevas Acebes, hermana de Isabel Cuevas, deciden cerrar la pensión de la calle Collado 54, los Izquierdo abren otra pensión en c/. Estudios, 7, esquina Teatinos a donde también se cambiará Antonio Machado, que se hospedaba en la pensión de Isidoro, y además acababa de llegar en octubre al Instituto de Soria con su cátedra de francés. No sabemos a qué se dedicó Ceferino Izquierdo, le debió quedar un ridícula pensión, posiblemente se quedará como conserje y recepcionista de su propio negocio; tampoco sabemos en qué fecha falleció. Esto queda para algún investigador audaz que tenga ganas de trabajarse el Registro Civil de Soria. A Ceferino no le consta en su ficha un ascenso a sargento como se le suele atribuir en los libros consultados, se quedó en cabo, la posibilidad de un ascenso honorífico no es muy probable, teniendo en cuenta que la licencia fue voluntaria. Sirva este articulo como homenaje a Doña Isabel Cuevas y sirva también para dar luz a lo que la naturaleza se empeñó en eclipsar, ordenando a la inmisericorde tuberculosis cobrarse una nueva víctima y privando de la vida a una niña con tan solo 18 años.

Entrevista a Antonio Callejas

Reproducción de la entrevista que el pasado lunes publicó el Heraldo-Diario de Soria a nuestro buen amigo Antonio, gracias a él, en Torrubia de Soria podemos seguir celebrando la Semana Santa, también hemos podido disfrutar en verano de la música y letras de las canciones del grupo “Fanegas y Celemines”.

 

Heraldo-Diario de Soria

QUINTA ESQUINA

Antonio Callejas Hernando: «Del marrano me enternece la fraternidad que crea en la mesa»

Representa a San Pedro de Osma en un grupo de recreación histórica. Es profesor y le van los retos, la sustancia soriana y la antropología, ésa que acerca el hombre al cerdo, del que es mantenedor.

P.PEREZ SOLER

  1. 10/02/2019
Antonio Callejas – MARIO TEJEDO

Pregunta.– ¿Contra qué proclama la desobediencia?

Respuesta.– Contra muchas cosas y más en esta provincia. Principalmente contra el abandono, para reivindicar nuestra Soria. Al final es lo que dice Gandi, desobediencia civil en contra de lo que nos están oprimiendo.

P.– ¿Por qué es couching del cerdo?

R.– (Ríe). Un mantenedor es primero un honor, porque significa seguir en el cargo a personas como Miguel Moreno, que dedicó toda su vida a la historia de la matanza, tan ligada a su tierra. Para mí es hablar de mi familia y de la historia de mi casa. De mi abuela Sofía en Bayubas de abajo, y de mi tía Andresa, de mi tía Presen, todos. Era un día de fiesta. Y la posibilidad que me ofreció la familia del Virrey era un honor. Es mi cuarto año.

P.– ¿Cuál es la misión de un mantenedor?

R.– Principalmente es la didáctica. Tiene que exponer a la gente que viene a conocer el rito qué es la matanza. Hay que explicarlo de forma que todo el mundo entienda en su contexto, que es el rural, el medio de supervivencia que se tenía para sobrevivir en invierno.

P.– Si matar un cerdo es tan fácil…

R.– Relativamente. Lleva su complicación. Hay que hacerlo bien y hacerlo con respeto como cualquier otro animal. El paso de la vida a la muerte hay que hacerlo con delicadeza. Ese animal da la vida, después de haber formado parte de tu familia.

P.– ¿Qué no hay que mantener de la cultura del cerdo?

R.– Todos esos estereotipos agresivos que están desvinculados de lo que es el cerdo. Un urbanita que dice que no se debe hacer eso, que es una salvajada, para mí no tiene razón de ser. Hay que entenderlo desde el medio rural, desde la realidad que eso significa de un día de compartir y solidaridad.

P.– ¿En qué nos parecemos usted y yo al lindo animal?

R.– En muchas cosas. Es compatible con el ser humano. Sabemos que sus órganos pueden ser trasplantados a la persona humana y evidentemente el cerdo es un animal cariñoso y entrañable. Es un ser doméstico.

P.– Si los cerdos votaran…

R.– Uffffff…. Creo que defenderían un partido que defendiera su modo racional de ser.

P.– ¿Por qué si o no se atrevería a matar a un cochino?

R.– Nunca he tenido el momento de hacerlo. Sólo explico el rito. Para eso hay una persona cualificada.

P.– Mire que tienen mala prensa ahora.

R.– Sí, es el animal de los mil nombres, cerdo, marrano… Podría seguir con los chorizos… Al cochino hay que pedirle perdón porque mal usamos su nombre. Ya lo decía el Mester de Juglaría… «A ti querido cochino, que eres guarro…». (La canta entera).

P.– ¿También canta?

R.– Pertenezco al grupo Fanegas y Celemines. Me gusta la música tradicional y la cultura folklórica. Y lo que tenga que ver con esta tierra. Soy profesor de Religión y trabajo en el Calasancio de Almazán. Es una forma de aglutinarlo todo. Soy profesor y profesor de otra manera como mantenedor. De la tradición oral, cantada, folklórica cuando estoy en mi grupo… o de gastronomía cuando estoy en la Asociación de Gastronomía…

P.– ¿Qué dicen las matanzas de nosotros?

R.– Manifiestan mucho de cómo somos las personas. Hay quien en la más absoluta tristeza y en un mal momento se junta con sus amigos y sale de su miseria y hay quien no sabe vivir esta fiesta de invierno.

P.– Una miscelánea…

R.– De lo tradicional, de lo esencial de nuestra tierra.

P.– ¿Qué le enternece de un marrano?

R.– (Silencio). Me llega a enternecer la fraternidad que crea… Cuando está en la mesa, el hecho de compartir. El cochinillo es muy de aquí y significa celebración y fiesta.

P.– ¿Por qué insultamos con su nombre?

R.– Porque no somos conscientes de la importancia que tiene en nuestra vida diaria. Carne blanca, sana y uno de los primeros abanderados de Soria en cuanto a gastronomía. Y quizá su mal olor nos haga despreciarlo. Luego cuando nos une y nos sienta a la mesa cambia la percepción.

P.– Dígame lo más perfecto del cerdo.

R.– Para mí, el secreto.

P.– La revolución más cerda por venir.

R.– Es un producto que está todavía por innovar. Ahí está el concurso del torrezno innovación. Chefs de primera línea se están dando cuenta de su interés culinario para dar un perfil espectacular

 

http://www.heraldodiariodesoria.es/noticias/provincia/antonio-callejas-hernando-del-marrano-enternece-fraternidad-crea-mesa_126410.html

 

JOSE MARÍA PALACIO GIRÓN (III)

Tercera entrega de la biografia de Jose Maria Palacio

Es un hombre escritor de artículos, tanto es así que siendo adolescente escribe en El Diario de Huesca y en Heraldo de Aragón.

Escribirá en Tierra Soriana y en Tierra. Ya en Valladolid escribe en El Diario Regional, también en El Adelanto de Salamanca además de seguir enviando trabajos al El Porvenir Castellano.

El Matrimonio con sus tres hijas Mª Pilar, Mª Antonieta y Mª Ángeles (1917-16) Foto Propiedad Mª Carmen Sanz Palacio

En el año 1922 se le concede mediante una Resolución de Traslados profesores marcha a Valladolid y no en 1918 como dicen los biógrafos, desde la Escuela de Magisterio De Soria a la de Valladolid (la Gaceta de Madrid del 16 de noviembre de 1922 h 622.) y en el Acta nº 117 del 17/XI/1922 de la Escuela Normal de Soria se refleja su cese, y en Valladolid como en Soria ocupa distintos puestos tanto en Letras como en Ciencias, (algunos biógrafos indican que nunca ejerció la docencia). Allí vive en distintos lugares, en primer lugar en la plaza de La Universidad en el nº 15, según el Padrón de 1925, cambiando después a la calle Correos nº 3 según el Padrón de 1928 figurando como profesor en ambos, y el último sitio en la calle Sánchez Román nº 1, pero ya figura como empleado en el Padrón de 1930 hasta que fallece en 1936.

El año 1923 con la Salida nº 161 solicita en la Universidad se le permita compatibilizar sus clases con su trabajo en Fomento (D.H.D.) , alega que no tiene incompatibilidad de horario.

Cumpliendo lo que dice en la presentación los mejores intelectuales  escribieron en el periódico de Soria, es un mérito importantísimo de este hombre, primero por la existencia de dos periódicos más, en aquel momento en Soria con muchos años de existencia y para solo 7.000 habitantes en la ciudad. En los ocho primeros números escribieron . Miguel de Unamuno, Núñez de Arce, Azorín, Rubén Darío, Pío Baroja y su amigo Machado.

Articulo correspondiente al primer número del “El Porvenir Castellano”

(01/07/1912)

(Al existir deterioro de la hoja, se ha intentado completar palabras que no se pueden apreciar, con letra inclinada y subrayado, donde no ha sido posible  hay puntos……)

Hace pocos días encontróme en el gabinete de periódicos de cierto Circulo Marcelo Reglero, y me dijo:¿Por qué no hacemos usted y yo un periódico? Mire usted le conteste; yo no tengo…to el deseo de un periódico local, que ni me hace gran falta ni creo que pueda resolverme grandes problemas. Pero todo tiene sus excepciones, y, desde luego, para prestar mi ayuda modesta a una empresa de esta índole había que hacerlo en condiciones especiales, esto, tenía que ser cosa de amigos, más pretensiones ni más ambiciones que las de trabajar  mancomunadamente en una labor fraternal y de cultura.

Tiene usted, desde luego -le añadí– …os de simpatía para mí. Lucha usted modestamente, esforzadamente y es bueno y es noble ayudar a los que emprendemos. Por lo pronto ha conseguido usted de mi una aprobación de la que raramente me había apartado hace.…. Espere usted lo pensaremos.

Lo hemos pensado con relativa rapidez y luego de pensarlo, aquí está “El Porvenir Castellano”.

    es, lector el origen de esta hoja, …do sencillamente. No dirás que en esta historieta falta un adarme de sinceridad ni un quilate de franqueza.

Pero ya ves también, cuan chiquitito; somos para incorporarnos al gran mundo de las letras. Y, ¡quién sabe! tenemos esperanza, como los infantes….y…iernos, de que, mañana creceremos….

Si se nos mira por nuestra representación actual,-desde luego siempre muy discreta.-quizá haya quien sonría  socarronamente; tal vez no falte quien diga sabemos adonde vamos con este equipaje tan reducido materialmente, o quien crea que nuestra empresa es descabellada.

Pero podemos  tranquilizar  a unos y a otros diciéndoles, que sí sabemos adonde vamos, que hemos calculado bien cual y que en….ha de ser nuestro camino y que en ……no hemos puesto el ciego empeño de una aventura desconocida.

Por lo demás, hemos de hacer que por el periódico tan chiquitín desfilen firmas del mayor prestigio, y en el hemos puesto de antemano una voluntad firme….. y un afán tenaz y decidido de ……y de trabajo. Y ello tiene. por lo menos un fundamento de respeto, para nos miren con simpatía.

No venimos a entorpecer la obra de nadie. Respetuosos con todo y con todos, en nuestras relaciones con el público venimos a cumplir un deseo ferviente de cultura  y a poner a contribución todas las voluntades que, como las nuestras, sientan comezón por toda obra progresiva, educadora y moral.

Miraremos de frente al porvenir, pero no desdeñamos lo bueno del pasado, pues de bueno y de malo ha habido en él.

Por encima de toda apreciación particular, colocaremos en todo momento las ideas de amor y de Justicia seca al mismo tiempo, que seca debe ser en muchas ocasiones para merecer tan augusto.

Juzgaremos los actos y los hechos de los hombres con alto espíritu de crítica, bien lejos de toda contienda de carácter personal, porque en esto han sido para nosotros, pasadas intervenciones activas en la Prensa local, escuela de desengaños.

Haremos labor política en un alto y amplio sentido, con un criterio  de tolerancia cortés dentro de los límites de una ética sana, que no está en partido determinado aunque en más de uno de uno se halla bastante desquiciada. Pasaremos con el mismo rasero todas las agrupaciones políticas, y para calificar la actuación pública de sus magnates, expurgaremos el juicio en la criba sutil de la serenidad .

No venimos a sentar plaza de definidores ni de hombres pagados de si mismos, y en la iniciación de esta nueva fase de nuestra vida, sentimos que se acrecientan nuestros grandes amores España y Castilla, y entre estos dos, uno que es crisol de ambos Soria.

Todo eso representa para nosotros esta modestísima hoja que hoy inauguramos.

Por su vida hemos almacenado una gran cantidad del único capital que poseemos entusiasmo, fe y un esfuerzo para el trabajo, que es, si bien se mira, un capital grande.

Tenemos la aspiración licita de prosperar, de que este periódico pequeñito crezca rápidamente. El público decidirá lo demás.

Y si nos equivocamos, tendremos también la honrada sinceridad de confesarlo así, después de haber agotado nuestros recursos, y nos quedaremos tan tranquilos porque nada se habrá perdido, ni el tiempo, que nunca se pierde cuando se trabaja y al trabajo impulsa un leal y desinteresado propósito.

José María PALACIO

En el periódico de “El Porvenir Castellano, uno de los muchos intelectuales que escribió aquí, es Manuel Machado pero en este caso con una poesía.

En un rincón de la Catedral (Para El Porvenir Castellano 10/10/1915)

Con cabezas de ángeles y patas de vestiglo,

este confesionario, tallado en fuerte roble,

escuchó la terrible prédica, austera y noble,

de los hombres de Dios, a los hombres del siglo.

Salió de aquí, descalza, la penitencia a Roma,

y un reguero de sangre hasta el sepulcro santo.

Y, alguna vez, bañada en Jordanes de llanto,

voló divina un alma, cual célica paloma.

En tu talla soberbia admiran los discretos

el arte ingenuo y  y fuerte  de la remota era

que grabó en esta silla  los misterios cristianos

adorables….. Yo solo medito en los secretos

que hace siglos carcomen esta vieja madera,

impregnada de todos los dolores humanos.

MANUEL MACHADO