Manuel Cerrada Zoya

(Sobrino de Casta Esteban Navarro)

por Carles de Escalada

Hace ya un tiempo que leí el impresionante artículo titulado ‘La verdad sobre Casta Nicolasa Esteban y Navarro’ realizado por José Gil Santander y Cristina Gil Perelétegui publicado en la página de la Asociación Cultural Barderas del Moncayo, trabajo que me impresionó de manera considerada por revisionar y corregir los grandes errores repetidos una y otra vez durante siglo y medio sobre el origen soriano de Casta en Torrubia (Torrubia de Soria desde el 2 de Julio de 1916).

Se me ha preguntado si podía colaborar con José Gil en la página de Barderas del Moncayo, lo que me ha producido una absoluta satisfacción personal, pues ambos, no solo compartimos un cariño total por todo lo que se refiere a Soria, pero también compartimos y llevamos a cabo una pequeña cruzada para recuperar con toda la dignidad que se merece recordar la figura injustamente ensuciada y desprestigiada de Casta Esteban y Navarro.  Cada día somos más los que vamos revisando la historia no contada por un lado y falseada por otro, no solo sobre Casta, pero también sobre su familia soriana.  Este año de la pandemia y los siguientes, saldrán nuevos artículos que darán luz y desafiarán el falso ‘dogma’ creado hacia con la figura de nuestra soriana y que esperemos cambie y ponga en un sitio prestigioso su reputación.  

El proyecto para la historia de Manuel Cerrada Zoya lo concebí en el 2012 y la hice pública en las estupendas páginas de la revista de Soria-Goig en el 2013 (siendo sin duda alguna Soria-Goig la mejor revista en el Internet sobre soriología y con la que colaboro desde hace ya casi 20 años).  Desde entonces don Manuel José Cerrada Bentura, que a mis sugerencias como investigador, me aportó una buena parte de los datos personales y privados sobre su familia, así como de las fotos que utilizaría para ilustrar el artículo (y que vuelvo a utilizar para este), fallecía en Vitoria-Gasteiz el 15 de febrero del 2015.  Dedico este artículo a su memoria. 

Don Lorenzo Cerrada Crespo era el médico-cirujano de la villa de Serón.   Había nacido en Ines, Soria en 1854 y su esposa, doña Margarita Zoya Sanz, natural de Pozalmuro en 1866. Residían ambos en Serón desde 1886.  Tras casarse en 1884, tendrían a su primer hijo en Trébago, en donde don Lorenzo ejercía su profesión, José (Pepe) en 1885.  Le seguiría ya una vez ya residiendo en Serón una niña que fallecía a los pocos minutos de nacer en febrero de 1887; Mª del Carmen en junio de 1888; Mª Patrocinio en febrero de 1890 y Mª Casilda en 1894 (también fallecida a los pocos meses). 

A las 10 de la mañana del 27 de diciembre de 1894 se presentaría don Lorenzo para declarar el nacimiento en el ayuntamiento de la villa, que se encontraba en la Plaza Mayor de la villa, junto a la alhóndiga (cuya parte superior funcionaría también como escuela de niños) para declarar el nacimiento de su hijo Manuel.  En el ayuntamiento le esperaban el Juez Municipal don Hipólito Martínez Hernández y el Secretario ‘accidental’ don Agapito Yubero Rubio. Lorenzo les dijo que Manuel había nacido en el domicilio familiar, una casa de la calle de Santa Ana a las 9 de la mañana del día anterior. El registro oficial tendría dos testigos que el ayuntamiento ponía a su disposición, Florencio Gascón Marco y Cipriano Martínez Muñoz, ambos casados y labradores de oficio.

El nombre que se le dio al niño es el de Manuel, muy probablemente haciendo honor al nombre de su abuelo paterno.

Los abuelos de Manuel fueron Manuel Cerrada Maqueda, natural de Zayas de Torre; hijo del cirujano de Morón (de Almazán) Gil Cerrada. Manuel consiguió ser médico-cirujano en la madrileña Universidad de San Carlos el 5 de marzo de 1842.  

Su madre María del Carmen Crespo, natural de Morcuera.  Estos, además de Manuel tuvieron tres hijos más.  Enrique Cerrada Crespo que también sería médico-cirujano en San Esteban de Gormaz y que casaría dos veces con las hermanas María y Domitila Peñalba. Las hermanas de Domitila, Dolores y Dionisia, casada esta con Eusebio Arciniega Díez, veterinario que fue de varias poblaciones sorianas (trágicamente fallecido a los 28 años de edad). Los padres de su esposa, Don Manuel Zoya, natural de Borobia y de Doña Casilda Sanz, de Pozalmuro y ya difunta y también ambos en la provincia de Soria.

Don Lorenzo Cerrada Crespo se licenciaría en Medicina y Cirugía en Madrid a los veinticuatro años de edad el año 1878.  Su primer empleo sería en su natal Ines, para seguir más tarde en Langa (1879-1881),  Trébago (1883 -1885), Serón (1886-1900) y Deza desde 1901 hasta su fallecimiento a los 63 años de edad en 1916.

Don Lorenzo abandonaría su natal Ines para pasar ejercer en Trébago, pues al parecer no podía aguantar la suciedad de su patrona y fue allí en donde, al parecer, conocería a su futura esposa Margarita.

Margarita Zoya acabó siendo la hermanastra de Casta Esteban y Navarro, la esposa de Gustavo A. Bécquer, cuando su padre, Manuel Zoya Marín, casaba con la madre viuda de Casta, Antonia Navarro en segundas nupcias en 1881.  Tenemos recogida la anécdota de que fue Casta quien le regaló un libro con la dedicatoria: “A mi hermana Margarita“.

Tras Manuel dos hijos más nacían en Serón, Francisco (1897) y Mª Josefa (1899) esta última falleciendo a menos de un año después.  Pasados unos años, Lorenzo, Margarita, Pepe, Mª del Carmen, Mª Patrocinio, Manuel y Francisco dejarían Serón para ir a vivir a Deza. Y sería en Deza en donde nacían los últimos hermanos, Teresa (1901) y Julio (1910).

Pepe (que al parecer vivió en Serón 18 años) estudió Farmacia en Madrid en donde se licenciaba en 1905 contando 20 años de edad. Primero regentaría la farmacia de la viuda del farmacéutico de Deza para después pasar a regentar la farmacia de Serón.  En 1909 viajaba junto a su hermana Patrocinio a Valencia en donde atiende la Exposición y desde aquel momento decidiría de establecerse en Sagunto (en 1910 vende la farmacia de Serón por 2500 pesetas) y compra una nueva en Sagunto. En 1920 será farmacéutico en Montán, Castellón; en donde conocería y casaría con Beatriz Pérez White. Seguiría con otra farmacia en 1923 en Montserrat d’Alcalà en donde nacía su primer hijo Pepe Luis en 1928 para acabar estableciéndose para siempre en la capital del Turia en 1932.  La farmacia estuvo en el número 18 de la calle Sorní. Pepe fallecería en Valencia el 24 de Julio de 1970.  Contaba 85 años de edad.

Farmácia de José Cerrada en Sagunto 1917

Una anécdota por ahora no publicada y que cuento aquí por primera vez, es que Pepe y su familia estarían en contacto durante muchos años con una amiga de Serón. Dionisia Hernández Martínez, ’la zoquetilla’. Aunque nacida en Serón, Dionisia había emigrado, como muchos otros, a Valencia.  Dionisia además de ser vegetariana era también herborista aficionada, pasatiempos o ‘hobbies’ o filosofía que llevaría toda su vida.  La relación de amistad se había estrechado mucho con el farmacéutico Pepe y su familia.  No sabemos exactamente cuándo ocurría, pero estos le dieron a Dionisia un número de negativos fotográficos de cristal (fotos que después descubriría Manuel había realizado nada menos que en el año 1909) y que ahora Dionisia no necesitaba tener en su casa. En 1984 (contaba yo con 17 años de edad) Dionisia me regalaba esos negativos.  Cuál fue mi sorpresa, cuando los llevé a Foto Rosel (el padre del fotógrafo-propietario había tenido su farmacia en su momento también en Serón) me dijo que ya nadie trabajaba con ese formato (eran los 35mm entonces) y que debería de llevarlos a un especialista de Madrid o Barcelona y probar allí mi suerte.  Desgraciadamente mi destino inminente me llevaba al poco tiempo a realizar el servicio militar, con lo que le devolví los negativos al ver muy difícil poder revelarlos a tiempo.  Por suerte, Dionisia se los pasaría a otro familiar residente en Madrid, que tiempo después sí se preocupó por hacer copias. Algunas de las fotos realizadas por Manuel Cerrada en 1909 aparecen en mis artículos sobre Serón en Soria Goig

Poco más de cinco años pasaría Manuel en Serón, ingresando en su escuela a muy temprana edad.  A partir de 1901 estudiaría en la escuela de Deza en donde sus padres, decía, habían decidido mudarse.  Sería en Soria capital en donde Manuel acabaría contando quince años de edad el Bachillerato. El periódico soriano ‘El Ideal Numantino’, publica el 4 de junio de 1909 la nota de los exámenes de Manuel recogida del Instituto General y Técnico con un sobresaliente en el 2º curso de Dibujo.  Otras asignaturas que cursaría fueron Francés, Gramática castellana, Geografía, Geografía general, Geografía de España, Historia de España, Latín, Psicología y Lógica;  Ética y Derecho;  Preceptiva y Composición; Historia Literaria, Nociones de Aritmética y Geometría; Algebra y Trigonometría; Física, Química, Fisiología é Higiene;  Historia natural, Agricultura y Técnica Agrícola y Religión y el 25 de Mayo de 1910 El Ideal Numantino  de nuevo publica también su nota de Sobresaliente en Química  Cabe notar que en ese mismo curso de 1909 estudiaría el erudito soriano Blas Taracena Aguirre.

Mientras tanto, en 1906 don Lorenzo sería llamado para testificar como perito médico en un juicio realizado por un homicidio cometido en Deza.  El resultado fatal de una pelea entre Pedro Ramos Vargas y Félix García Manrique.    

Pedro (22 años) originario de Mazaterón, pero residente en Deza, había ido a recoger muy temprano leña junto a su hermano menor Modesto (12 años).  Montando un borrico a horcajadas por un camino se le lanzó contra él Félix, pastor que estaba con su rebaño y que aprovechó para darle un palo en la cabeza que lo desmontó del animal.  Al parecer Pedro había tenido antaño una relación sentimental con la hermana de Félix, pero ahora se encontraba ya casado con otra persona.  Eso no le había gustado ni olvidado a la familia de Félix.  Tras la caída en el suelo de Pedro, Félix se avanzaría sobre él, hubo un forcejeo y apareció una navaja (al parecer de Félix) y con forcejeos se pelearon con ella y tras varios cortes Pedro se la asestó a Félix “… en el espacio intercostal derecho entre las segunda y tercera costillas, que seccionó el vértice del pulmón derecho y el corazón, cuya última lesión le produjo la muerte instantáneamente”.

En el juicio celebrado después, el fiscal Rafael Sainz de Robles preguntaría a Lorenzo Cerrada una serie de preguntas técnicas a las que este respondería:

– ¿Qué posición ocupaban muerto y acusado, deduciéndolo de la herida?

– Pudo ser que los dos estuvieran de pié.  Que uno estuviera echado ó medio echado, ó que los dos estuvieran echados.

– ¿Como debió herirlo?

  • La herida tuvo que ser ó con la mano izquierda ó con la derecha de rovés. (revés)
  • ¿Estaba el muerto en el mismo sitio que la sangre?
  • A unos seis metros, pero pudo llegar en los espasmos de la agonía.
  • ¿Tenía heridas en la mano el procesado?
  • Sí señor.
  • ¿Tenía heridas en la cabeza?
  • Sí señor.

– ¿Se puede suponer por la sangre que tenía el procesado que éste estaba debajo del muerto?

  • Sí señor.

– ¿La sangre del procesado era del muerto ó era de las heridas que el había recibido?

  • Con seguridad del muerto.

– ¿El golpe de la cabeza pudo hacerle caer del borrico?

  • Creo que no es suficiente para caer, pero no se puede asegurar nada porque eso depende de la impresión que le produjera verse agredido.

– ¿Aunque no le produjera atontamiento, pudo bastar para hacerle perder el equilibrio

  • Eso sí señor.

Tras los discursos efectuados tanto por la fiscalía, como del defensor, Mariano Granados, este consiguió del jurado el veredicto de no culpable, quedando así absuelto Pedro.

En 1908 don Lorenzo Cerrada interpuso un recurso en contra del ayuntamiento de La Alameda y sus agregados Carabantes y Peñalcázar por negarse a darle la plaza vacante de médico titular.  Al parecer tenía intenciones de dejar Deza, pero por esa razón de no poder conseguir la plaza en La Alameda, continuaría viviendo allí.

Aprovechando de que en Madrid vivía su tía paterna, la viuda Dionisia Cerrada y siguiendo los pasos que su hermano José (Pepe) había tomado pocos años antes; se decidió a estudiar Topografía y a los 17 años conseguiría por oposición, la plaza de topógrafo del Estado, siendo destinado en Zaragoza.  Sería allí en donde al mismo tiempo consiguió terminar la carrera de Ciencias Físicas incluso llegando a ser profesor auxiliar en la misma Universidad de Zaragoza.  

El 13 de marzo de 1912 El Noticiero de Soria publicaba: “El estimado joven Manuel Cerrada Zoya, de diecisiete años de edad, natural de Serón, ha obtenido el enumero uno en las oposiciones á plazas de Topógrafos, celebradas estos días en Madrid.  No estaba recomendado a nadie y fiaba en sus talentos que ya demostró siendo en Soria estudiante de Bachillerato…”.

Unos días mas tarde, la publicación madrileña ‘La Correspondencia de España’ del 21 de marzo de 1912 publica la lista de los nombres de los alumnos del Instituto Geográfico y Estadístico en las que Manuel aparece siendo el segundo mejor de una clase de 22, consiguiendo por ello la oposición del ingreso al Cuerpo de Topógrafos auxiliares de Geografía, ganando una de las diez plazas de topógrafo auxiliar de 3ª destinado en Zaragoza.

Zaragoza sería en donde conocería (y más tarde casaría) a Pilar Bentura Sariñena, (natural de Ejea de los Caballeros, Zaragoza) el 11 de marzo de 1925 y el primer hijo de la pareja, Manuel, nacía al poco tiempo en Zaragoza en enero de 1926.  

Gracias a sus títulos y experiencia como topógrafo y licenciado en Física, Manuel ganó por concurso-oposición el puesto de Ingeniero Jefe de la Brigada Topográfica de Soria, en donde se establecería junto a su familia en 1926 trabajando para el Instituto Geográfico y Catastral.  Sería una persona ejemplar y apreciada por sus colegas.

Tenemos de por fondo en 1921 el llamado ‘Desastre del Annual’, la derrota del ejército español en el Protectorado de Marruecos (el Rif).   Un holocausto cometido por parte de la barbarie rifeña en la que murieron miles de soldados españoles.  El impacto producido ‘sacudió’ a todos los estamentos sociales y políticos de aquel momento.  La situación creada por las noticias que se fueron filtrando fue tan tensa y comprometida de la élite y hegemonía política que el capitán general de Cataluña, Miguel Primo de Rivera decidió de dar un golpe de Estado.  Este fue consentido y admitido por el propio rey Alfonso XIII, en 1923, en parte para evitar que saliese a la luz la investigación parlamentaria que exponía las razones de la peor derrota de tropas españolas en la historia.  En 1927 ‘gracias’ a Francia y Primo de Rivera la guerra en el Protectorado acababa para siempre.  

El 18 de Julio de 1927 el Noticiario de Soria publicaba el artículo “Homenaje a un Ingeniero soriano.  Elementos de la Asociación General de Ayudantes y Auxiliares de la Ingeniería Española, con residencia en esta provincia , han organizado un banquete de honor de su compañero el Topógrafo D. Manuel Cerrada, para hacer patente la admiración y cariño hacia el hombre inteligente, estudioso y de voluntad inquebrantable, que gracias a su exclusivo esfuerzo supo escalar título tan preciado entre la Ingeniería Española, como el de Ingeniero Geógrafo, en cuyo cuerpo ha ingresado según Real Decreto de 14 de los corrientes.  El acto se celebrará, pese a la excesiva modestia del Sr Cerrada, que con gran insistencia se negaba a aceptar el homenaje, tan merecido y que con gran gusto le ofrecen sus amigos, el sábado día 23 a las dos de la tarde en el Hotel Comercio, lo que la Comisión se complace en comunicar, para que los amigos particulares que deseen puedan inscribirse en la conserjería del Casino de Numancia, hasta la noche del miércoles día 20”. 

Y el 28 de Julio de 1927 el Diario de Soria publicaba el artículo “Homenaje a un soriano.  Amigos y compañeros del tan bondadoso como inteligente D. Manuel Cerrada, Ingeniero Geógrafo, han rendido homenaje a los merecimientos, a la inteligencia y cultura que adornan a tan simpático como querido paisano.  No puede para nosotros ni para nadie que conozca a Cerrada Zoya, pasar por desapercibida su labor, sí, labor de verdadero encomio, y   labor digna de aplauso en sus brillantísimas carreras.  Joven estudioso e inquieto, trabajador incansable y de verdadero amor a los libros y a la ciencia le han hecho llegar a obtener un puesto de altura, cursando con brillantez sus carreras, pruébenlo el hecho de haber ingresado en el Cuerpo de Topógrafos de Instituto Geográfico y Estadístico y en pequeños ratos de ocio ha trabajado incesantemente hasta ver coronados sus ideales.  Hoy ocupa Cerrada Zoya, el puesto de Ingeniero Geógrafo, puesto que por sus dotes intelectuales y por haber estudiado con verdadero cariño la carrera le pertenece doblemente. Sus muchos amigos y compañeros han obsequiado al Sr. Cerrada con un espléndido banquete, como manifestación de afecto y simpatía.  Nosotros que le queremos y admiramos por conocer sus inmejorables dotes, que raya en el máximum de bondad y simpatía, le felicitamos con verdadero cariño deseándole a Cerrada Zoya, muchas más prosperidades en su carrera, uniendo la alegría que nos ha proporcionado su ascenso, a la que todos sus compañeros le han demostrado.”

El equipo de Cerrada en Soria lo componían en 1928 unas veintiuna personas.  Los administrativos Antonio Mira-Perceval Almiñana y Pablo Marcos de León y Gancedo, el delineante José María Montejo Rodríguez y los geómetras y auxiliares Félix del Río Benito, Miguel Hernández García, Reyes Martín Romo Velardez, Maximo V. Martínez Calonge, Miguel Merino Valenzuela, Dionisio Hidalgo Antonio, Mariano Vera Martín, José Martínez Prados, Ramón Pérez Hernández, Pedro Millán Benito, Pedro Fernández Navarro, Job Montoya Carazo, Ernesto Lliso Torres, Gregorio Bueno Muñoz, Juan Ardura Monfil, Antonio Cancellar Bona, Juan Sainz Heras y Juan Bautista Sendra Nadal.

En Soria nacía en diciembre de 1928 el segundo hijo de Manuel y, una niña que se llamaría María Pilar.  Manuel disfrutaba de la pesca en el río Duero en donde pasaría su tiempo de ocio.

En 1929 se uniría al equipo los topógrafos Facundo Zuazua de la Torre y Gabriel Torres Gost.  En Junio de 1929, siguen todos menos seis de ellos: Reyes Martín Romo Velardez, Dionisio Hidalgo Antonio, Mariano Vera Martín, Pedro Fernández Navarro, Job Montoya Carazo, Antonio Cancellar Bona; siendo sustituidos por otros siete: Ramón Ráez Peñalver, Rafael Martín Martín, Joaquín Crevillent, José M.ª Ruíz Morote, Jesús García Muñoz, Juan Sainz Heras y Enrique Sierra de Silva.

Nos encontramos en el cenit del caos ocurrido por los efectos económicos derivados de la caída de la Bolsa estadounidense ‘Crack del 1929’.  La economía mundial empieza a endurecerse afectando la vida en general en España.  La ideología de partidos tanto de Izquierda como de la Derecha comienza a ser cada vez más extrema, en parte influenciada por ideas extranjeras, principalmente de la Unión Soviética e Italia.

Nos encontramos en los últimos momentos influénciales del general Miguel Primo de Rivera, quien, tras dimitir y pasar al ostracismo, al poco tiempo fallece. La transición se produce primero con la presidencia del general Dámaso Berenguer en 1930, seguida por la del almirante Juan Bautista Aznar desde febrero de 1931.  Aznar convocaría elecciones y en abril de ese año los partidos republicanos tanto de izquierda como de derecha vencen.  El apoyo a la monarquía alfonsina, tan solo apoyado por los defensores latifundistas y sus esferas de influencia desaparece.  Se declara la 2ª República.  Desgraciadamente es muy tarde para Alfonso XIII, quien decide abandonar España a los pocos días.

La incertidumbre político-económico-social del momento serían un factor que Manuel posiblemente consideró y que le hizo decidir dejar su querida Soria para establecerse con su familia en Madrid y el 2 de junio de 1930 el Diario de Soria publicaba la noticia del cese de Manuel debido a su interés de trasladarse a Madrid:  

Jefe de la Brigada Topográfica.  Por haber cesado en el cargo citado nuestro distinguido y querido amigo D. Manuel Cerrada Zoya, quien a petición propia ha sido destinado a la Jefatura de la Brigada del tercer grupo topográfico en Madrid, ha tomado posesión el cargo D. José María Barbero.  Lamentamos mucho la ausencia de nuestro muy amigo Sr. Cerrada, competente y culto ingeniero, a quien le deseamos grandes éxitos en su carrera.  Felicitamos también al Sr. Barbero.

Pero en Agosto Manuel continuaría trabajando en Soria, pues su nombre aparece en una circular del Gobierno Civil, como ingeniero geógrafo y no como jefe.  La dirección la llevaban ahora los veteranos ingenieros, los jefes de 1ª clase don Jenaro Pérez Conesa y don Francisco Bellosillo.  El equipo geógrafo seguía formado por Alejandro Rojas, Miguel de la Colina, Enrique Barrios, José Mª de la Puente, Francisco Prats Bona y el propio Manuel.  Los topógrafos Fernando Sánchez Lozano, Ricardo Zabaleta, Antonio Gómez Martinho, Virgilio Isa, Gonzalo S. Larrivière, Ángel Fuentes, Ernesto Almodóvar, Rafael Castellano, Felipe González Bravo, Guillermo Lorda, Manuel Casas, Benedicto Mate, Gabriel Carrilero, Carlos Crespi, Luis Farriols, Augusto Gómez Amil, Daniel Blas, Francisco Javier Nestar, Antonio Manrique, Juan Francisco Martínez, Ernesto G. Barragán, Francisco Bernardo, Santiago Casero, Ricardo Regato, Victoriano Antolín, Vicente Vidania, Ricardo Picatoste, Manuel Hernández, Álvaro Deiaz Montes, Ángel Pano, Bartolomé Pons, Luis Camps, José Mª Lasa, Francisco Hornos y Domingo Martínez Barrios.   Tanto Pérez Conesa como Bellosillo ya habían trabajado juntos en un equipo que realizó trabajos de tipo geodésicos en la zona del Obispado de Astorga en 1922.  

El 26 de septiembre de 1930 Manuel y su familia dejarían Soria para siempre.  El Diario de Soria   también publicaría el día anterior la noticia ” Con verdadero sentimiento nos despedimos de nuestro muy querido amigo, culto e inteligente Ingeniero Jefe de la Brigada Topográfica de Parcelación, D Manuel Cerrada Zoya, persona que con tantas simpatías cuenta en Soria.  El Sr. Cerrada Zoya, ha desempeñado en esta localidad su importante puesto, con altura de miras, con verdadera inteligencia y asiduo trabajo.  Hoy el amigo Cerrada va a Madrid de Ingeniero Jefe de una Brigada de Mapa saliendo mañana a las tres de la tarde.  Mucho lamentamos la ausencia de tan querido amigo a quien le deseamos la suerte a que es acreedor.”

Mientras el hermano más joven de Manuel, Julio, fallecía en Zaragoza contando tan solo con 20 años en diciembre de 1930.  El Noticiero de Soria recogía el día de Navidad de 1930: ” Ecos y Noticias. Fallecimientos.  El día once del corriente falleció en Zaragoza nuestro distinguido amigo D Julio Cerrada Zoya a la joven edad de 20 años.  Mucho lamentamos la perdida de tan bondadoso e inteligente joven que con tantas simpatías contaba, y acompañamos en la pena que les aflige a is desconsolada madre Dª Margarita Zoya, hermanos del finado muy queridos amigos nuestros D. Jose y D Manuel Cerrada Zoya y demás familiares.”

La 2ª República fue una idea política fresca y renovadora especialmente en contradicción con una monarquía corrupta y caduca de ideas que afectó tanto a la población con algunas de sus decisiones.  Hubieron reformas de un obsoleto sistema militar que mantenía estructuras imperiales a pesar de que España había dejado de ser imperio treinta y tres años antes.  Nuevas leyes permitieron nuevas libertades, divorcio, reforma agraria, etc…  Pero la 2ª República fue secuestrada con ‘agendas de conspiración’ internacionales por grupos influenciados tanto por el anarquismo como por el socialismo soviético.   Desde mayo de ese mismo año ya empezaron los desórdenes y las tropelías especialmente dirigidos al clero.  Numerosos conventos, colegios, residencias fueron asaltados y quemados.  Hubieron numerosas quejas de republicanos intelectuales como Ortega y Gasset y políticos como Maura en contra de ello, pero ‘la agenda internacional ” tuvo más peso que el sentido común de ser una verdadera democracia.

En octubre de 1932, Carlos, el tercer hijo de la familia nace en Madrid.

Manuel junto a su familia residirán en la madrileña calle Galileo, del barrio de Chamberí.  Desde la terraza de su casa Manuel y sus hijos pudieron ver como un grupo de energúmenos armados intentaban vandalizar y quemar el colegio de San Rafael de La Salle a tan solo unas manzanas, pero los griteríos y quejas tanto de ellos como de muchos otros vecinos evitaron su quema.  Manuel Cerrada y su familia eran católicos practicantes y por naturaleza estaban en contra de cualquier tipo de fechorías.  

La segunda república se divide cada día más entre todo tipo de facciones políticas, que en varios casos comienzan a radicalizarse. Las huelgas, asesinatos e inestabilidades socio-económicas forman la tónica entre 1934 y 1936.  En febrero de 1936 el bloque de izquierda que presentaba el Frente Popular gana con un 47.1% del voto, seguido por la CEDA con un 45.6%.  Unos meses después un sector militar de la derecha, influenciados por una mezcla de ideas del Fascio de Mussolini se alza en contra del gobierno del Frente Popular y comienza lo que yo llamo la ‘Guerra Incivil’.  

La tragedia de la familia Cerrada ocurrió cinco meses después del comienzo de la guerra en la que ya habían ocurridos sinfín de atrocidades e injusticias en ambos lados. El 12 de diciembre de 1936 un grupo de seis milicianos anarquistas de la C.N.T. y de la F.A.I armados con fusiles van a la casa de Manuel y lo secuestran.  La familia no volvió a saber de su paradero.

Casi cinco meses del secuestro han pasado y la noticia de su desaparición no llegaría a Soria hasta el 1 de abril de 1937.  Un artículo escrito con todo detalle y describiendo parte de lo ocurrido; ” Una canallada mas.  El día 12 de diciembre por la noche, fue sacado de su casa y de su lecho de enfermo en Madrid, por las fieras rojas, sin que, hasta la fecha, y no obstante las gestiones hechas se sepa su paradero el perfecto caballero y cultísimo ingeniero Geógrafo paisano nuestro, persona que jamás se ocupó más que de sus estudios don Manuel Cerrada Zoya.  Fue delatado por la arpía de la criada que con la familia convivía.”

Desgraciadamente las acciones de la empleada doméstica Carmen Berrueta, natural de Estella (Navarra) fue quien denunció Manuel a los milicianos de la CNT-FAI costaron muy caras a la familia Cerrada.    Sabemos que después de la guerra se buscó a la falsa acusadora, que fue encontrada por las autoridades y explicó de que delató a Manuel por ignorancia y sin motivos.  Lo que contó y denunció a los milicianos fue que vio reunidos en la casa a tres personas que hablaban y comentaban sobre un mapa de las posiciones del frente de Madrid, entonces a tan solo 2 Km de allí. Un primo de la esposa de Manuel y su amigo el Dr. Bobillo conversaban por curiosidad sobre noticias que podrían escuchar en la radio o leer en periódicos como cualquier otro.  Manuel, debido a su trabajo, podía mantener una sirvienta que ayudara a la familia.  El hecho de pertenecer a una familia de clase acomodada y probablemente votante de la CEDA ayudó a que los secuestradores con prejuicios fueran acusadores, jueces y verdugos al mismo tiempo.  El Dr. Bobillo fue asesinado poco antes que Manuel y se supone que en ello intervino Carmen Berrueta. Manuel no llegó a cumplir los 42 años de edad el 26 de diciembre de 1936 por haber sido asesinado unos días antes. Dejaba viuda y tres hijos pequeños de 10, 8 y 4 años.

Nada le pasó a Carmen debido al hecho de que era madre de dos hijos pequeños y la viuda de Manuel quiso, como cristiano practicante, que no le ocurriera nada. Pilar Bentura dijo: “Que Dios la perdone como yo la perdono“. Tiempo después su viuda consiguió una foto de una persona, asesinada con un tiro en la cabeza. Su hija María Pilar reconoció a su padre en la foto por el abrigo que llevaba.

Manuel Cerrada Bentura explicaba sobre su padre:“Yo diría de mi padre que fue una persona inteligente, trabajador y ahorrador, como buen soriano, honrado y católico practicante, buen esposo y buen padre, no metido en política y deseando lo mejor para España”.

Margarita Zoya Sanz falleció en Valencia en 1936. Pilar Bentura vivió al final de su vida en casa de su hija María Pilar en Zaragoza, donde falleció a principios de Enero de1998, contando con 96 años de edad.  Su hija María Pilar falleció en Zaragoza el 18 de julio del 2013, a los 84 años de edad.   Mº del Carmen lo haría con 74 años en 1963 en Zaragoza; Mº Patrocinio con 73 años en 1963 en Burgos y Teresa con 87 años en Tarazona (1988).

Siguiendo la tradición familiar centenaria de ser cirujano, médico o farmacéutico, Paco decide estudiar para ser veterinario y lo consigue.  Decide ingresar en el ejército a los 21 años y cuando vivía en Zaragoza, aprueba las oposiciones militares ingresando en el cuerpo de Veterinaria Militar en marzo de 1919. Comienza como Veterinario Tercero y escalando hasta la graduación de comandante veterinario en 1944.  Estará destinado tanto en la Península como en el Protectorado de Marruecos.  En 1925 casará con Dª Concepción Robles Requena.  Pasará un buen tiempo en los departamentos de cría y doma de sementales en Jerez, la zona de Gómara-Xauén y Tetuán en el Protectorado.  Estaría destinado también en la brigada de Infantería nº10.  Fallece a los 48 años en el cuartel de Bétera, Valencia el 6 de diciembre de 1945.

En las páginas de Soria-Goig escribía: «Don Manuel Cerrada fue recordado una vez por el Ayuntamiento de Madrid.  Creo que Soria, casi un siglo después de sus servicios por la ciudad y la provincia, debería de interesarse y recordarle también ofreciendo una calle con su nombre en homenaje.  No dudo de que Serón y Deza podrían dar buen ejemplo también … Este es mi pequeño homenaje a Don Manuel Cerrada, no solo ahora un seronés de renombre, pero que fue además una excepción profesional, una persona con un gran coeficiente intelectual y por su personalidad un individuo muy estimado tanto en Soria capital como en su provincia.  

Desgraciadamente vivió en unos tiempos fatídicos para la historia de España, la primera mitad del siglo XX; una historia que podemos leer en libros de historia (en donde pertenece) y esperemos que jamás se vuelva a repetir causando tanto daño a tantas familias de una u otra índole social y política.  Esperemos que esta historia no se vuelva a repetir y por lo tanto ninguna familia tenga que sufrir innecesariamente».

Recomiendo la lectura de Historias Matritenses 

© Carles de Escalada, Londres, junio 2020

El Chupina

Llegó a ser muy famoso un tal Chupina, así como su banda, compuesta por diez o doce individuos bien armados, bien preparados.

Sus orígenes, decían, de Serón de Arriba, en el Campo de Gómara.

-Descendía de buena familia -explicaba mi abuelo-, de condes o vizcondes, y tuvo estudios, aunque no acabo la carrera de medicina, que era su vocación. Tenía las barbas rojizas y bien pobladas, largas, y ojos negros y profundos como un animal salvaje.

Era caritativo y generoso, sin embargo. Solía ir a misa los días festivos, confesaba y comulgaba una vez al año, cuando Pascua, y repartía parte de lo robado entre familias necesitadas. Y, en algún caso, entre familias pobres que por equivocación él mismo, o alguno de sus compañeros, habían robado.

De él se contaban auténticas barbaridades: Que había matado a su suegra para robarle; que había ingresado a Claudia, su mujer, en el sanatorio de locos de Palencia; y que se había acostado con una de sus hijas, de la que vino al mundo un bebe “fenómeno”, con dos cabezas y tres piernas…

De nombre Francisco; o don Francisco, que es como él quería que le llamasen, merced a su título de bachillerato.

Había estado varios años por Argentina y Perú, especializándose en pegar tiros y dirigir bandoleros. De aquí paso a Rio Grande y California, donde había participado en las minas de oro y cobre con piratas de aquellas tierras, en parte inexploradas.

De estas hazañas su sobrenombre Chupina, derivado de Chupiltas, indígenas errantes por aquellos países. Salteadores de caminos.

Alto y enjuto, de mirada negra, profunda, desafiante, y grandes arrugas en la frente, montaba un caballo bayo y en invierno llevaba una especie de poncho que trajera robado a los incas. Que es lo que el decía. Y presumía.

Allí había cortado muchas cabezas, a decir de mi abuelo, participo en grandes atracos a diligencias y, sin embargo, había regresado a España, a su tierra, con los bolsillos vacíos. No era ambicioso de dinero, si de mando. Nadie como el para mandar, para organizar. De ello presumía siempre. De mal talante, cuando se enfadaba, algo frecuente en él, era capaz de vaciar su revólver contra su mejor amigo.

Tal era la fama que llevaba, que había llevado, que a los niños nos asustaban diciendo: Que viene el Chupina…; y, asustados, corríamos a nuestras casas, si la noche ya estaba encima, muertos de miedo. . Como alma que lleva el diablo. Como perseguidos por el Hombre del Saco, ese invisible y extraño personaje que nos hacía correr a la desesperada, como solo se corre en sueños.

Su fama aquí era debido, sobre todo, a raíz de un atraco muy sonado en la comarca, el atraco de Beratón, pueblo de labradores y ganaderos tirando a pobres, aunque con algunas excepciones.

Fue a eso del mediodía, de un domingo de fiesta grande. Todos a misa, excepto los viejos o enfermos. La ley es la ley, y había que cumplir con parroquia, única forma de salvar el alma. Lo repetían con insistencia los curas, amenazadores, a veces levantando los brazos en el púlpito.

Empezada apenas la misa, diez o doce hombres, encapuchados y armados, callados, pero con indiferencia, paseando dentro de la iglesia, cerrada y vigilada la puerta. Solo, de vez en cuando, se oían algunas órdenes, y el murmullo de algún hombre asustado: Cuidado, el jefe tiene malas pulgas.

El peso de los revólveres era mucho, y el chasquido de las botas sobre la tarima también.

Se oyó muy bajo el suspiro de una mujer; “Santo Dios, ¿Qué es esto?”

El que hacía de jefe, el Chupina, puso mala cara, miro de reojo, la mano sobre el revólver, mirando a un lado y a otro.

Sorprendidos todos, dejaron de rezar. Sorprendido también don Julián, el sacerdote, vuelta la vista para atrás, temeroso, sin duda para saber que pasaba.

Sonó clara la voz del que dirigía el grupo:

-Siga usted, señor cura, que todos somos cristianos.

Todos. Hombres y mujeres, muertos de miedo. Excepto los niños, sonrientes, creyendo que aquello era simplemente un juego, una broma, que las pistolas eran de juguete, y los hombres vestidos de carnaval.

-Señor Tomás y señora Petra, salgan un momento con nosotros a la calle. Mi compañero les explicara para qué.

Llevados a sus respectivas casas, de uno en uno, o de dos en dos, una vez robados, de vuelta para la iglesia. Sin rechistar.

El Chupina, con cara de mala uva, de arriba para abajo dentro del recinto, esperando, vigilando, de un lado para otro, diciéndole a señor cura que siguiese, que todos somos cristianos.

Así, uno a uno, aquellos labradores y ganaderos supuestamente ricos, fueron saqueados. Por la calle iban y venían deprisa. Solo el ladrido de un pero, sospechoso, con su especial forma de protestar, o de llorar.

Pasaron por delante de la casa del cura, y llamaron en el aldabón de la puerta. Varias veces.

Alquien gritaba desde dentro:

-¿Quién va?

-Vamos, señora Josefa. Haga el favor de abrir la puerta. Venimos de parte del cura, su hermano.

La pobre señora, anciana y afectada de artrosis, a rastras como pudo, tiro las llaves. Casi murió del susto. Las manos en alto, intentó gritar.

Uno de ellos, con el revólver en una mano, dijo:

-No se asuste. Díganos donde guarda su hermano las monedas de oro y plata. No queremos otra cosa.

-¡Santo Dios! ¡Los ladrones en casa! ¿Pero qué es esto? Dios, Dios… Esta casa está bendecida, ¿saben ustedes? Es la casa de Dios.

A la mirada, dura, inexpresiva, siguió el revólver junto a la cara de ella. Con fuerte olor a pólvora, molesto.

Asustada, la señora Josefa dejo de gritar. Y de hablar.

Ella misma levanto las baldosas donde su hermano, en un agujero, guardaba algunas monedas de Saboya.

Mientras, el Chupina, de arriba para abajo, cubierta su cabeza, una mano sobre el revólver, sonriente. Sus compañeros entraban y salían sin ningún contratiempo. El atraco marchaba.

Seguía la misa. Una misa que duraba ya hora y media, porque ellos querían que fuese así.

Dicho el ite missa est, pregunto el sacerdote:

-Que hacemos ahora, señor.

Sonó clara la voz del bandido

-Empiece con el rosario, por favor…

Sin duda el párroco intuía que algo estaba sucediendo dentro y fuera de la iglesia, pero se mantenía en silencio. La invitación del bandido de continuar con los rezos la aceptaba, no por cobardía, sino para evitar males mayores. En cierta forma, aun con diferentes modos, ambos procuraban dejar a salvo el cuerpo y alma de los feligreses.

Concluidos la misa y el rosario, y concluida la “función”, aquel espectacular y bien cuidado saqueo, no sin cierto respeto y arrogancia, como cumplía a un buen director de bandoleros., don Francisco se despedía del cura y de la feligresía. Fanfarrón y con algo de chulería:

-No ha pasado nada, señoras y señores. Demos gracias a Dios. No quiero oír gritos ni llantos. Que nadie avise a los guardias, no sea que se encuentren con dos tiros en la cabeza. Dentro de dos horas y media, sobre las cinco, podrán salir libremente a la calle.

Dicho esto, echo mano a la cerradura, dejándolos encerrados bajo llave, Y desapareció, sin decir ya ni hola ni nada.

Soló el casco de los caballos sobre las piedras, y el fuerte y continuado ladrido de un perro rompían el silencio.

Pasado un buen rato, hablaron los de dentro:

-A mí me han robado todo, todo…

-A mí también.

-Y a mí…

-Y a mí…

El sacerdote permanecía callado. Después dijo:

-No nos desesperemos, por favor. No ha habido tiros. No ha habido sangre… Después de todo estamos vivos. Seguro estoy de que serán detenidos y, con un poco de suerte, recuperaremos el dinero que nos han robado.

-Cuando usted lo dice –contestó Prudencio, el alcalde-, sus razones tendrá. Y si sucediese así, ¿Qué so parece si prometemos una salve a nuestra Patrona?

Se oyó como una letanía a media voz:

-¡Eso! Tú lo has dicho. Prometido.

Sobre una era, debajo de un árbol, libres ya de revólveres y cartucheras, el Chupina repartía el botín con sus muchachos. El peso de la plata y el oro era mucho.

Finalizado el reparto, mientras se limpiaban el sudor, satisfechos, apareció la guardia civil disparando tiros al aire.

-¡Alto! No os mováis, estáis cercados.

Y era verdad, pues al otro lado del camino aparecieron labradores sobre mulos con escopetas de caza y perros desafiadores.

Fue cuando el Chupina disparó su primera ráfaga. La réplica no se hizo esperar. La era se llenó de humo y de un fuerte olor a pólvora. Cundió el pánico.

Hubo muertos y heridos entre los bandoleros. Desesperado, se oyó fuerte la voz del Chupina. Soltando el arma dijo:

-No disparéis más, por favor. Ahí dejamos el botín. Mañana nos entregaremos a la justicia. No quiero más sangre.

Tuvo suerte el Chupina, o don Francisco. Desprendido del revólver, y de las monedas, sin ninguna herida en su cuerpo, monto como pudo, a toda prisa, en su caballo bayo, y se dio a la fuga. No paró de correr hacia Soria, entregándose al día siguiente a la justicia.

Ocurrió –decía mi abuelo-, que vigilaron la iglesia, sí, pero no el campanario, por donde los mozos, valiéndose de la soga de las campanas, saltaron a la calle, y pidieron refuerzos a la Guardia Civil, que tenía el cuartelillo en otro pueblo Sumándose, además varios labradores prácticos en el manejo de la escopeta.

Fue recuperado el dinero y, al día siguiente, el señor cura y los feligreses volvieron a reunirse dentro de la parroquia, entonando gozosos la Salve prometida.

Sin esperar más preguntas, abuelo dijo:

-Don Francisco sufrió veinte años de cárcel. Cuando salió, ya anciano achacoso, se dedicó a pedir limosna por los pueblos. Y a vender pelotas de cuero por los pueblos que había aprendido a fabricar entre los muros de aquel “palacio”. Pero, don Francisco, que antes era elegante, fuerte, ahora estaba triste, como derrotado. No más de tres años gozó con esta nueva libertad. ¡Pobre! Sucias y descuidadas las barbas, desarrapado, con un gran bulto en la cabeza debido a un gigantesco golpe contra el suelo. Del que le sobrevino la muerte, según certificado médico.

 

 

La carta y otros cuentos

Raimundo Lozano Vellosillo

Las imágenes son de la página web “soria-goig.com”

 

 

 

 

 

 

 

 

 

JOSÉ MARÍA PALACIO GIRÓN (IX)

Comenzamos el año 1911 y aparece la noticia en el Avisador Numantino de que es nombrado corresponsal de “La Correspondencia de Madrid”, con posterioridad lo será de La, monarquía de Madrid según el periódico Tierra Soriana, este año por desavenencias con la dirección del periódico Tierra Soriana, cesa voluntariamente; .es nombrado corresponsal de distintos periódicos, El diario de Zaragoza, En esos mundos, La prensa de Buenos Aires, y colaborador de la Nación de Buenos Aires. Además, le nombran secretario de Caridad de Soria.

Es un año muy fructífero de trabajo y así dejamos el año 1911 y hoy me parece maravilloso un artículo publicado y dedicado a Antonio Machado.

El Porvenir Castellano 26/06/1913

Para D. Antonio Machado

Poeta insigne y entrañable amigo: queda cumplida la promesa que le hice en una de mis últimas cartas. Hoy hace un año que llevé a su inolvidable Leonor (q.e.p.d.) un ramo de rosas cortado en el jardín de nuestro amigo Aparicio. Y se las entregué en la plazoleta de El Mirón, a donde le llevaba Ud. y una madre amante, para que la malograda esposa encontrase alivio a su mal, respirando aire puro bajo un olmo secular. Cuando yo llevé las rosas estaba sola Leonor. ¡Y cuánto la alegraron nuestras flores! Ellas despertaban nuevas esperanzas en nuestra pobre enferma, sin duda, porque su espíritu era tan delicado como las rosas.

También hoy la he dedicado otro ramo, pero, ¡ay! se lo he llevado a su tumba.

Era un día como aquel sereno y caliginoso, y en vez decir a encontrar a la esposa del poeta y del amigo bajo la sombra del olmo secular y frondoso, he dirigido mis pasos al cementerio. Los cerrillos contiguos a El Espino tenían ese claro oscuro de las primeras horas de la mañana.

[…]La tierra parda de las labrantías, las serrezuelas plomizas y los prados angostos, han adquirido la tonalidad luminosa propia de un día de junio a las nueve de la mañana. En el cementerio había un silencio inalterable. Junto a una tumba, una mujer enlutada, como figura de un cuadro de Zuloaga, debía rezar una oración.

Y en esa hora solemne, he tomado mis rosas y las he extendido sobre la tumba de la que fue digna y amantísima esposa de usted. Las he extendido sobre la superficie para cubrirla de un color delicado, y de un aroma ideal. He querido tejer una corona y he fracasado en el intento. Yo debo sentir el arte en el alma, pero no lo llevo en las manos.

Y es que he venido al cementerio a eso, a rendir un tributo del alma.

Y sobre esta tumba que he reverenciado muy de corazón por los dos, amigo Machado, sé que ha tejido usted una larga corona de dolor, de un gran dolor, para el cual su lira sublime conquistará laureles y tendrá emblemas consagrados por el cariño y acrisolados por el Ideal.

            Usted que es hombre de gran corazón y de gran espíritu, ha comprendido que hay en el mismo Dolor fuerzas para nuestra vida espiritual.

Si la Humanidad toda comprendiera sus dolores, no podría evitar la desdicha de sentirlos, pero en ella misma habría algo grande consolador.

De la tumba de Leonor, su malograda esposa, he ido a la de Carmen, mi malograda hija. Allí he dejado nuevas rosas, todas muy fragantes. ¡Pobre hija mía! Y de esta última tumba he ido a la de mi madre política, y sobre ella he hecho otra burda corona de flores.

No podía rendir hoy este tributo a todos mis muertos queridos. Lejos de aquí están las huesas deme padre y de su hermana Vicenta. Para ellos he enviado más allá del horizonte un ramillete de pensamientos.

Esta santa obra de rendir tributo a nuestros muertos produce en el alma una sensación triste y dichosa a la vez.

¡Tal vez no haya en la vida nada más apacible ni más grato que ir a depositar flores sobre la tumba de nuestros muertos amados! Parece que sale de la tierra un vaho, de bendición. Y del Cielo baja un himno de Amor.

A ese Amor he entonado hoy una oda que mi pobre prosa no ha sabido expresar, pero la siento muy honda dentro del corazón.

José María Palacios

 

Publicado en el mismo día en El Porvenir Castellano de A. Machado.

                                    LOS GRANDES POETAS.

CAMPOS DE SORIA

Las tierras labrantías,

como retazos de estameñas pardas,

el huertecillo, el abejar, los trozos

 de verde oscuro en que el merino pasta,

entre plomizos peñascales, siembran

el sueño alegre de infantil arcadia.

En los chopos lejanos del camino,

parecen humear las yertas ramas,

como un glauco vapor- las nuevas hojas-

y en las quiebras de valles y barrancos

blanquean los zarzales florecidos

y brotan las violas perfumadas.

 

En el campo undulado, y los caminos

ya ocultan los viajeros que cabalgan

en pardos borriquillos,

ya al fondo de la tarde arrebolada

elevan las plebeyas figurillas

que el lienzo de oro del ocaso marchan.

Mas si trepáis a un cerro y veis el campo

desde los picos donde habita el águila,

son tornasoles de jazmín y acero,

llanos plomizos, lomas plateadas,

circuidos por montes de violeta

 con las cumbres de nieve sonrosada.

 

Antonio Machado

 

 

Una maravilla

José Gil Santander

Adíos querida Mari

Hoy es un día muy triste para mí y no me apetece escribir. Pero quiero poner unas líneas porque me fluyen muchas vivencias y recuerdos de ti, de mi hermano Julio, de tu hijo Pablo, de Susana, de tus cinco nietos, de lo fuerte que has sido en tu lucha por la vida, de tus padres, hermanos y de muchas otras experiencias de las que has sido protagonista y hemos convivido juntos.
Desde que tengo consciencia has estado presente en mi vida. Te recuerdo en la escuela de Torrubia de Soria, cuando cumpliste los 14 años y terminaste ese ciclo de formación y a mí y a tus hermanos nos parecías entonces muy mayor. Te recuerdo ayudando a tu padre y hermanos en las tareas típicas de la agricultura en verano siendo una adolescente, cuando paseabas con las amigas por la carretera pasando por la casilla esperando la hora del baile, cuando cantabais de casa en casa por la Semana Santa con el pequeño altar que llevabais pidiendo unas monedas para la iglesia, cuando empezaste a festejar con Julio, y yo esperaba a mi hermano  para ir a casa con él, cuando estábamos en tu casa al amor del brasero y de la chimenea en esas tardes de invierno, cuando te casaste en la Mayor de Soria, cuando yo vivía en vuestra casa hasta que terminé los estudios, cuando nos reuníamos todos en Nochebuena a cenar, cuando tuviste graves problemas de salud y superamos todas las pruebas, cuando pasabais los veranos en el pueblo y a vuestra manera participabais, y muchos más que se quedarán para nosotros. Hemos sufrido y disfrutado mucho. Ahora hacemos un paréntesis para más adelante continuar allá en el cielo con todos los nuestros. Mientras tanto seguiremos teniéndote presente y rezaremos también por todos los ausentes.
La asociación Barderas del Moncayo también se une a nuestra tristeza, te echará mucho en falta y sabe que allí, con seguridad, haréis una delegación Barderas del Cielo con varios integrantes de la familia: Julio, Delfín, Serafín………. ¡Hasta siempre cuñada!

Avelino Gaya Domínguez

Cómo fue la inauguración de la línea de ferrocarril S.M. el 21 de octubre de 1929 en Torrelapaja

Por Carlos Rubio Sancho

Torrelapaja, lunes 21 de octubre de 1929

“Hoy es un día grande para nuestro pueblo. Hoy llega a él la prosperidad y el desarrollo.
Estoy un poco nervioso porque importantes personalidades nos visitan. Todo ha de salir bien. Es la imagen de Torrelapaja la que está en juego. Es aquí donde va a tener lugar la ceremonia inaugural del tren entre Calatayud y Soria y han elegido Torrelapaja por estar en medio.
¡Ay, cómo me gustaría poder ver qué ha sido de mi pueblo y de su estación dentro un siglo! ¡Cómo me gustaría tener entre mis manos El Noticiero o La voz de Aragón y leer acerca de los festejos que tendrán lugar como conmemoración de este día grande dentro de 50-90-100 años! ¿Cómo será la vida? ¿Habrán cambiado muchas cosas?
El día ha amanecido con lluvia, pero en estos momentos ha parado y aunque hay nubes, parece que el tiempo va a respetar todos los actos que hay preparados”.

Inauguración de la estación de Torrelapaja (21/10/1929). Personalidades
Inauguración de la estación de Torrelapaja (21/10/1929). Personalidades

Este podría ser perfectamente el testimonio de Víctor Martínez García, alcalde de Torrelapaja, aquel 21 de octubre de 1929. Podría ser una breve reseña en su diario, bastante ajustada a la realidad y, tal y como comentaba en mi anterior artículo “Un practicante de principios del siglo XX. ¿Quieres conocer sus secretos?” aquí está el relato de la inauguración del Ferrocarril Santander- Mediterráneo (S.M.)
¿Quieres saber que pasó después en Torrelapaja? Sigue leyendo y descúbrelo.

 

¿Cómo se gestó este proyecto ferroviario?

El proyecto del ferrocarril S.M. nació en 1908 como consecuencia de la modificación de un proyecto anterior y con la finalidad de unir Santander con Valencia, pero no llegó a concluirse.
Existió un objetivo militar, además del de dar salida al mar a las mercancías de las provincias interiores. Para poder llegar al Mediterráneo, la línea enlazaría con el Ferrocarril Central de Aragón (Calatayud-Sagunto).

Construcción de la línea S.M.

Las obras comenzaron en 1925, a cargo de la sociedad The Anglo – Spanish G. Lid, de capital y dirección británica y predecesora de la Compañía de Ferrocarril Santander – Mediterráneo. La intención fue instalar doble vía de ancho ibérico en el futuro.

Locomotora “Maite” (1925). Utilizada en el construcción del ferrocarril S.M. Foto cedida por Jesús Arnal
Locomotora “Maite” (1925). Utilizada en el construcción del ferrocarril S.M. Foto cedida por Jesús Arnal

Los 366 km de la primera fase entre Calatayud y Cidad-Dosante (Burgos) fueron acometidos en 6 tramos y aunque se realizaron parte de los trabajos de explanación y obra civil de la segunda fase entre Cidad-Dosante y Santander, nunca se instalaron los 63 km de vía férrea existentes entra ambas estaciones. La orografía del terreno hizo que se discutieran varios proyectos y el trazado definitivo fue aprobado en 1941, pero la llegada del automóvil y su cada vez mayor utilización descartaron el tren como medio de transporte prioritario.
En la línea de ferrocarril S.M. no se escatimaron medios para su construcción, tanto en tecnología de señalización, comunicaciones y organización, como humanos. Las estaciones fueron equipadas con instalaciones de calidad para los viajeros y muy funcionales para los trabajadores.
Fue el mejor ferrocarril en calidad de vía de RENFE de la época y la implantación de las vías de transición y otras mejoras en la vía fueron adoptadas posteriormente en toda la red ferroviaria española.
Para la construcción del tramo Calatayud-Soria utilizaron piedra de la cantera de la estación de Torrelapaja y del paraje de la Huesera, que probablemente fue un cerro de piedra. La piedra extraída para hacer las alcantarillas, pasos subterráneos y túneles, como el de las Hoyas y la Tejera, fue labrada para usarse en edificios, andenes, etc y la sobrante o más pequeña, utilizada por el tío Juan “Carpintero” y su hijo Félix para construir el nuevo cementerio, inaugurado en 1928. Los trabajadores se hospedaron en el pueblo, lo que hizo que tuviera más vida y aumentara su población.

Inauguración del tramo Calatayud-Soria en Torrelapaja

Entre vítores y aplausos uno de los trenes inaugurales salió de Calatayud a las 15 horas del día 21 de octubre de 1929 y era recibido con gran alegría por todas las localidades por donde pasaba.
A su llegada a Torrelapaja, el andén se llenó de autoridades locales, provinciales, jefes de la compañía, invitados ilustres y gente sencilla del pueblo que acudieron a participar en tan gran acontecimiento. El tren con las personalidades sorianas y burgalesas había llegado unos instantes antes.

Inauguración de la estación de Torrelapaja (21/10/1929). Andén
Inauguración de la estación de Torrelapaja (21/10/1929). Andén

En el libro “Historia del ferrocarril en Aragón” de D. Daniel Felipe Alonso Blas, exjefe regional de gestión del transporte de RENFE en Zaragoza, aparece una relación detallada de las personalidades que viajaron en ambos trenes, lo que demuestra la importancia y relevancia del acontecimiento. Un extracto de dicho libro puede encontrarse también en la web de Torrelapaja.
El Hotel Muro de Calatayud sirvió un ágape para todos los asistentes, seguido de un improvisado baile amenizado por la banda de música de Soria y una visita, con detalle incluido, a la fábrica de harinas “La Esperanza” por invitación de sus propietarios, la familia Miguel-Sauca.
El día terminó con un brindis de los gobernadores de Soria y Zaragoza y los alcaldes de Calatayud y Soria. El alcalde de Zaragoza excusó su presencia con un telegrama enviado al alcalde de Calatayud.
Después de las despedidas, los viajeros ocuparon el tren opuesto al que habían venido y partieron hacia sus respectivas poblaciones de residencia, tras la autorización del jefe de estación de Torrelapaja, D. Rafael Gutiérrez.

¿Más información?

Si quieres conocer más detalles sobre la construcción de esta línea de ferrocarril, puedes acudir a la web Ferrocarril Santander-Mediterráneo y la revista del ferrocarril Vía Libre. Son algunas de las principales fuentes de información que he utilizado para la elaboración de este artículo. Lamento no haber encontrado a nadie que recuerde aquel 21 de octubre de 1929. Si conoces a alguien que todavía sea capaz de contarnos detalles al respecto, estaré encantado de modificar este artículo para incluirlos.

Blog de Carlos Rubio Sancho

 

Torrubia de Soria en RTCYL en “El Arcón”

Hace unos días nos visitó Javier Pérez Andrés, para hacer el programa semanal de “El Arcón” para rtvcyl,  esta semana el programa iba sobre “La Soria romántica”. En dicho reportaje entrevistan a nuestro presidente Avelino Gaya acompañado de Mª Ángeles Delso, hacen un recorrido por la Casa Museo de Casta Esteban en Torrubia de Soria.

A continuación dejo el enlace para que podáis ver el video.

AVISO IMPORTANTE DEL AYUNTAMIENTO DE TORRUBIA DE SORIA

El Señor alcalde del ayuntamiento Don Raimundo Martinez, se ha puesto en contacto con el presidente de nuestra Asociación para solicitarnos que demos difusión a través de nuestra página web del siguiente mensaje:

“Por razones de seguridad sanitaria y de planificación, es importante conocer el número de visitantes a nuestro pueblo en fechas próximas incluyendo los días de Semana Santa. Por ello, el ayuntamiento considera conveniente y necesario que todos los que vengan a Torrubia de Soria para pasar unos días, avisen al señor alcalde para que informe a los servicios médicos habituales y lo tengan en cuenta en su programa de trabajo.”

La Junta Directiva

13 de marzo 2020

La 8 en Torrubia de Soria

Hace unos días nos visitaron los reporteros de “Un paseo por la Provincia” de la 8 de Soria, estaban haciendo el programa sobre LA HUELLA DE GUSTAVO A. BÉCQUER EN LA PROVINCIA DE SORIA. En dicho reportaje entrevistan a nuestro presidente Avelino acompañado de Mª Ángeles Delso, hacen un recorrido por la Casa Museo de Casta Esteban en Torrubia de Soria.

A continuación dejo el enlace para que podáis ver el video.

 

JOSÉ MARÍA PALACIO GIRÓN (VIII)

Siguiendo con este hombre polifacético, en el año 1910 le suceden una serie de eventos que hacen rica su biografía.

Comienza el año apareciendo en el “Anuario Llorente”, de 1910 en donde recogía todas las direcciones y personas que pululaban por Soria y que podían ser útiles al ciudadano, es nombrado Vicesecretario de la Cruz Roja; publica en el Mundo de Madrid  un artículo sobre las fiestas de San Juan en Soria, de las que era un amante y defensor llegando a ser representante de su Cuadrilla. Celebra el nacimiento de su  hija Rosario y comienza como redactor en Tierra Soriana; como funcionario consigue un ascenso y es trasladado a Pontevedra, dado que no desea cambiar de ciudad se marcha a Madrid y en el Ministerio consigue que le dejen pero renunciando al ascenso y se queda como supernumerario, pero logra al poco tiempo ascender a Escribiente de primera, aunque el mayor ascenso lo conseguirá al final de Octubre al ser nombrado Oficial de 5º nivel.

Celebra el nacimiento de su hija Rosario que fallecerá unos años después y que escribió en El Porvenir Castellano un artículo memorable que ya hemos publicado.

Le nombran corresponsal oficial del Mundo de Madrid, no sin antes tener una polémica con un compañero que consideraba que el único corresponsal en Soria del periódico era él y no José María.

Fallece su cuñada en un convento de Barcelona, Sor María Magdalena hermana de Heliodora.

He tenido la oportunidad de leer el libro que está preparando Jesús Rubio y es una maravilla la biografía rica en datos y los artículos que le acompañan con una soltura y limpieza como nos tiene acostumbrados. Esperemos que se publique pronto.

Ahora que tan traída y llevada llevan los pliegos de condiciones para poder una concesión y tener una línea de Autobús que una Soria con Calatayud, viene bien recordar este artículo del 3 de Junio de 1929 cuyo  título era:

EL SANTANDER – MEDITERRANEO

SORIA -CALATAYUD

” En el momento en que escribimos estas líneas se está verificando el empalme del tendido de vía férrea que ya nos une con la importante ciudad bilbilitana.

Dicho empalme se efectúa en el kilometro 42, pocos metros antes de la estación de Ciria.

 Las estaciones, a partir de Soria hasta Calatayud, son las siguientes:

Valcorba, Martialay, Candilichera, Cabrejas del Campo, Almenar-Gómara, Portillo, Ventas de Ciria, Torrelapaja, Malanquilla, Clarés, Villarroya, Cervera y Calatayud.

Se nos dice que la estación Almenar-Gómara cambiará de nombre y en lo sucesivo se llamará estación de Albocabe, ya que en término de este agregado está emplazada y al parecer así lo tiene acordado el Gobierno.

La distancia de Soria a Calatayud son 95,700 kilómetros.

Desde el momento de realizarse este empalme  queda encargado de toda la línea  nuestro buen amigo el inteligente empleado de Vías y Construcciones S.A. de Madrid, don Juan Barreiro.

Esta importante sociedad, como todos sabemos es la constructora de la vía.

Dicho señor Barreiro tiene gran empeño en terminar la nivelación y perfilado de la línea para el 8 de Septiembre en que la importante villa bilbilitana celebra su fiesta mayor pueda inaugurarse el trozo de referencia.

De forma que es casi seguro que uno de los festejos de dicha villa en aquellas fiestas, el más importante para la vida de Calatayud, será la inauguración de su nuevo ferrocarril que en lo sucesivo unirá más estrechamente los lazos de la amistad que con nuestra Soria tenía.

Como buenos sorianos, la noticia nos congratula francamente y como Calatayud, Soria está de enhorabuena.

                                                 Sin firma, pero es de la dirección del periódico

Apellido Soria

Datos obtenidos de la página Web Blasonari.net

Apellido de origen toponímico, bastante frecuente y repartido por toda España como consecuencia de la intensa actividad repobladora que los naturales de Soria realizaron durante la época de la Reconquista. Procede del nombre de Soria, histórica ciudad castellana y capital de la provincia del mismo nombre. Soria era llamada Oria u Uria por los celtíberos, siendo su significado desconocido. Sostienen algunos cronistas que los más antiguos de este apellido proceden de Fortún López, que reconquistó la ciudad de Soria del poder de los moros. Y algunos añaden que como la encontraron desierta y arruinada, fue encomendado por el Rey de Aragón Alfonso I para que le reedificara y poblase, obteniendo el privilegio de tomar por apellido, para sí y sus descendientes, el nombre de la ciudad.

Sus ramas pasaron a Navarra, Extremadura, Valencia, Aragón, ambas Castillas, Andalucía y América.

Una de ellas moró y fundó casa solar en el lugar de Esteras, de tierra de Soria. Así consta en una ejecutoria familiar del año 1565, pero no puntualiza cuál fue ese lugar de los dos que existen en aquella provincia; uno llamado Esteras de Medina, del partido judicial de Medinaceli, y otro Esteras de Lubia, del partido judicial de Ágreda. Según esa misma ejecutoria, de dicha casa procedió Bautista de Soria, que pasó a Navarra, se avecindó en Pamplona y solicitó y obtuvo de aquellos Tribunales confirmación de su nobleza por ser “originario y descendiente de la casa solar del Cavallero sita en el lugar de Esteras, tierra de Soria en Castilla, y que por esa razón le correspondía gozar de los honores de aquélla, lo que se mandó así”.

A otra línea de este apellido, establecida en Navarra, perteneció Lope de Soria, Conservador del Estado de Milán y Embajador en Venecia del Emperador Carlos V, quien le concedió el águila exployada para su escudo.

En la Rioja ya radicaban miembros de este linaje en mediados del siglo XV. Los Soria que pasaron a Extremadura hicieron su asiento en la ciudad de Trujillo (Cáceres). Descendiente legítimo del solar de este linaje en la ciudad de Soria fue el progenitor de la rama que residió en la ciudad andaluza de Moguer (Huelva). De la que se derivó la establecida después en la ciudad de La Laguna (Tenerife).

Entre los repobladores de Valencia los hubo apellidados Soria, con casas en Cocentaina (1269), su dueño Gomiz de Soria; Oriola (1300-1314), su dueño G. de Soria; Onda (1310-1322), su dueño Aznar de Soria; Valencia (1354-1373), su dueño Domingo de Soria; Gandía (1373), su dueño Guillem de Soria, saig (originario del Bages); Catí (1396), su dueño Martí Soria (originario del Bages); Forcall (1396), su dueño Antoni de Soria; Portell (1396), su dueño Domingo Soria; Morvedre (1421), su dueño Johan de Soria (originario del Bages).

En Aragón, según consta en el censo de hogares de 1495, eran veintiséis las casas de familias Soria, radicadas sobre todo en las merindades de Zaragoza, Calatayud, Montalbán, Tarazona y Daroca.

Este apellido probó su hidalguía y nobleza de sangre: Alonso de Soria, en 1608; Francisco de Soria, en 1679; Ana, Antonia y Manuel de Soria, en 1791 fueron admitidos en el Estado Noble de la villa de Madrid. Francisco de Soria y Moya y Leonardo de Soria Camargo ingresaron en la Orden de Calatrava. Francisco de Soria y Soria, perteneció a la Real Orden de Carlos III.

El rey D. Felipe V otorgó el Marquesado de Villahermosa de Alfaro a Jerónimo de Soria y Velázquez, Oidor Decano de la Audiencia de México.

 

Armas

Las primitivas del linaje, o sea las que, en opinión de algunos heraldistas, concedió el Rey D. Alfonso I de Aragón al citado caudillo Fortún López que reconquistó y pobló la ciudad de Soria: En campo de gules, un puente de plata puesto sobre ondas de azur y plata y sumado, en su centro, de una torre de plata. En el jefe, una corona de oro.

Otros consideran como las primitivas y propias de una rama que se apellidó Sánchez de Soria, descendiente directa del repetido Fortún Sánchez: Escudo partido: 1º, de oro, con tres fajas de gules, y 2º, de sinople, con un castillo, de oro, aclarado de azur. Testimonios tan opuestos nos dejan sin saber cuál de los dos blasones anteriormente descritos fue el primitivo de los Soria.

Unos Soria, con casas en Cariñena, Longares, Codos y La Almunia de Doña Godina, según Bizén d´O Río, llevaron: En campo de azur, un sol de oro de dieciocho rayos.

Otros Soria, con casa en Zaragoza: En oro tres peras de sinople puestas en triángulo. Jefe de oro, con una cruz de gules que lo atraviesa y llena. Bordura de plata con ocho armiños de sable.

Originario de Soria y extendido a Madrid: En gules, un cabrío, de oro, acompañado de tres lises, de plata.

Otros: Escudo cuartelado: 1º y 4º, en gules, un castillo, de oro, 2º y 3º, en azur, una flor de lis, de plata.

Otros: Escudo partido: 1º, en oro, un águila exployada de sable, 2º, en azur, una faja de plata, acompañada de dos flores de lis de oro en lo alto y de dos lazos en lo bajo, también de plata.

Otros: En oro, dos lobos escorchados.

Otros: En campo de oro, un león rampante, de gules. Bordura de gules con ocho aspas, de oro.

Otros: En azur, una barra de oro en forma de N engolada en cabezas de dragones del mismo metal y acompañada de cuatro estrellas, también de oro, una en cada espacio que la barra deja en el campo.

Otros: ”El escudo es una cruz y una banda Real con tres aspas a la parte de arriba y dos abajo” (sic).

Datos obtenidos de la página Web Blasonari.net

https://www.blasonari.net/apellido.php?id=1980

 

 

Constituida la red de municipios becquerianos

La Diputación provincial ha constituido en Noviercas la red de municipios que guardan en el Moncayo soriano-aragonés la huella de Gustavo Adolfo Bécquer, con el objetivo de comenzar este año, cuando se cumple el 150 aniversario de la muerte del poeta romántico, un calendario de actividades.

Noviercas ha aglutinado ayer a todos los municipios que guardan la huella de Gustavo Adolfo Bécquer, des los sorianos Pozalmuro, Gómara, Borobia, La Cueva, Beratón, Torrubia de Soria, Noviercas y Soria capital hasta los aragonés Vera del Moncayo y Trazmoz y el navarro Fitero.
La Diputación provincial ha informado en un comunicado que a la reunión también asistió el experto y autor del libro “Nuevas rimas de Gustavo Adolfo Bécquer”, Agustín Porras, y la responsable y directora de la editorial Olifante, ubicada en Tarazona, Trinidad Ruiz, con el objetivo de contar con todas aquellas personas y organismos que se quieran sumar y aporten ideas al proyecto de celebrar y divulgar la obra de Bécquer.
El diputado de Cultura de la Diputación provincial, Enrique Rubio, ha destacado a EFE que la institución provincial quiere seguir apostando por la figura relevante de Bécquer y su hermano Valeriano con el objetivo de poder aunar las fuerzas de todos los pueblos implicados, ya que es la base para que este proyecto sea exitoso y dure en el tiempo.
En este sentido ha comentado que la reunión celebrada ayer en Noviercas ha servido para poner de manifiesto la importancia de hacer viable la figura de Bécquer en los pueblos de la zona y que además se pueda convertir en un atractivo turístico y en un revulsivo económico.
Además ha señalado que será la propia Diputación soriana la encargada de coordinar el calendario de actividades previsto y de realizar la señalética que emplearán los municipios relacionados con Bécquer.
El ayuntamiento de Noviercas pondrá a disposición del proyecto un community manager para que realice la difusión de los eventos que se vayan programando.
Rubio ha subrayado que también se ha visto la necesidad de unir fuerzas y tratar de implicar en este proyecto tanto a la Diputación de Zaragoza como al Gobierno de Navarra.
La próxima reunión de la red se celebrará en febrero para avanzar en la coordinación de las diferentes actividades.

https://elmirondesoria.es/provincia/comarca-del-moncayo/constituida-una-red-de-municipios-becquerianos#.XjAy1b7ISAo.facebook

http://sorianoticias.com/noticia/2020-01-28-la-diputacion-coordinara-calendario-actividades-bequerianas-64698

 

Calendario Soriano de 2020

Como ya va siendo una costumbre, publicamos el calendario soriano, por gentileza de ABD Fisioterapia, así tanto los que están en Soria como los que no, podamos estar al día de los festejos sorianos y de paso podamos asistir a cualquier acto previo a las fiestas de San Juan del 2020.

Benito Moreno nos ha dejado

Nuestra asociación Barderas del Moncayo comunica el fallecimiento del padre de la esposa de Raimundo Martínez, alcalde de Torrubia de Soria. Desde esta página y en nombre de todos sus asociados trasmitimos a todos sus familiares nuestro más sentido pesar y deseamos que nos espere a todos muchos años en el cielo.

La Junta Directiva

Actos de Santa Bárbara 2019

Queridos socios, la Junta de la Asociación “Barderas del Moncayo” os propone volver a realizar la comida de hermandad de Santa Bárbara.

Para llevar a buen fin dicho evento, necesitamos conocer el número de personas que van a poder asistir a dicho acto.

La comida está previsto hacerla el sábado día 7 de Diciembre a las 14:30 horas y será un servicio de catering realizada por una empresa de la zona, y los precios  serán aproximadamente como en la comida del Pilar.

En caso de no llegar al mínimo de personas que nos pide la empresa, la  comida la haremos nosotros.

Para poder asistir es necesario estar al corriente de pago de la cuota de socio del año 2019 y hay que confirmar la asistencia a cualquier miembro de la Junta (Avelino, Cari, Olga o José Carlos) lo antes posible, después del día 1 de Diciembre no se aceptaran reservas, ya que es la fecha que nos viene dada por la empresa.

 Asaremos patatas como es tradición en honor a Santa Bárbara.

Telf. 622331589

 

Email: barderasdelmoncayo@gmail.com

 

Teatro en Torrubia de Soria en el año 1936

Buscando a veces una cosa encuentras otra, no ha sido este el caso, pero me parece interesante para conocer mejor la historia del pueblo.

Le escuche a mi madre que habían hecho teatro con Don Julio y que fue muy buena la actuación que tuvieron, yo siempre con una sonrisa pensaba “¿como se sobrevaloran?”. Siento ahora que al encontrar este reseña del periódico, no esté mi madre para decirle: “mira, lee tenías razón y yo nunca te quise creer”, pensando en forma un poco despectiva en unos aficionados de pueblo que se estrenaban con dos obras por primera vez.

La reseña nos dirá como fue aquello y nos puede sorprender.

En la revista Labor del 25 de Mayo de 1936, en el apartado dedicado a Vida Provincial, aparece un título:

Torrubia de Soria”.

   Elogios al “Cuadro Artístico”

¿Cuál será la descripción del entusiasmo tomado en este pueblecillo por la promulgación de las funciones teatrales?

Persona capacitada y digna al mismo tiempo de todo elogio, logró inculcar entre la juventud del mismo la idea de que, una manera divertida  y al mismo tiempo sirviera de enseñanza, lograran habituarse a los diferentes tonos y fórmulas de expresión que tan necesarios son para la vida social.

Hemos asistido a una velada, que solamente el anuncio de las obras a representar nos inclino a recoger con todo detalle los diversos rasgos que en sí demostrarán la idea a todos los asistentes, de unos artistas verdaderamente profesionales. Ensalcemos primeramente el trabajo minucioso que en la formación del escenario demostró el notable ebanista de la localidad Alfonso Almajano y acto seguido hagamos mención a los componentes del “Cuadro Artístico” que dirigidos  por nuestro particular amigo don Julio Martínez Maestro Nacional de la localidad, pusieron en escena el drama en tres actos ” Juan José”  de Joaquín Dicenta y el juguete cómico ” El corto de genio” de Paradas y Giménez.

Actores que intervinieron en el drama:

Caballeros: Julio Martínez, Lorenzo Delso, Francisco y Felipe Pérez, Maximino Uriel, Francisco Enciso, Severiano Delso, Bruno Barrera, Felipe Gaya, Alfonso Almajano, y Francisco Vellosillo.

 Señoritas: Florencia Santander, Encarnación Roncal, Pilar Sanz, Aurea Roncal y Victoria Pérez.

Actores que tomaron parte en el juguete cómico:

Caballeros: Francisco y Felipe Pérez, Cayetano Gil, Severiano Delso, Alfonso Almajano, Bruno Barrera, Maximino Uriel, Lorenzo Delso.

Señoritas: Victoria Pérez, Aurea Roncal, Eusebia Vellosillo y Florencia Santander.

La parte musical estuvo a cargo del entusiasta guitarrista Ignacio Lozano. Aplaudimos sinceramente el entusiasmo demostrado por los mencionados jóvenes,

Y los felicitamos desde estas columnas por su buen comportamiento. (Corresponsal).

 

José Gil Santander

Actos del Pilar 2019

Queridos socios, la Junta de la Asociación “Barderas del Moncayo” os propone realizar una comida de hermandad para celebrar el día del Pilar.

Para llevar a buen fin, dicho evento, necesitamos conocer el número de personas que asistirán a dicho acto. La comida será el domingo 13 de Octubre a las 14:00 horas y el menú es un servicio de catering, según se detalla a continuación:

Entremés

Jamón serrano, queso, chorizo, salchichón, ensaladilla rusa

Ensalada mixta (4 pax)

Fideuá Mixta

Costrada de postre

Café e infusiones

Agua + Vino Ribera + Gaseosa + Pan

Precio: 10 € para los socios y 16 € para los no socios

 

Para poder asistir es necesario estar al corriente de pago de la cuota de socio del año 2019 y hay que confirmar la asistencia a cualquier miembro de la Junta (Avelino, Cari, Olga o José Carlos) lo antes posible, después del día 7 de Octubre  no se aceptaran reservas, ya que es la fecha que nos viene dada por la empresa.

 Telf. 622331589  

 Email: barderasdelmoncayo@gmail.com

Después de la comida habrá la presentación de los árboles genealógicos de los apellidos de Torrubia de Soria, que hemos investigado hasta ahora; también del libro de 110 años de noticias de nuestro pueblo en la prensa provincial y nacional, la presentación correrá a cargo de Jose Gil Santander.

Tordesalas

Esto que aquí contempláis fue un castillo. De construcción manual a base de cal y canto, tal la muestra de esa esquina que aún sigue en pie desafiando al tiempo, la nieve y el paso de los años. Delgado, cuadrangular, muy estirado hacia arriba, como mirando el cielo. Seguramente habría ventanas por las que un centinela recibiría o daría contraseñas a esos castillos de Noviercas y Peñalcazar, que el enemigo africano era numeroso y sanguinario, especialmente dirigido por un tal Almanzor,  del que dicen que arrasaba todo cuanto encontraba a su paso.

Tordesalas era entonces un grupo de casas con labradores, ganaderos y pastores, que la tierra es llana, donde además de buen trigo se dan bien las sabinas, los tomillos y las aliagas. Y un poco más allá la sierra del Costanazo, las encinas, las liebres y perdices, la buena caza.

Casi nada ha quedado de esto, es cierto. Las gentes emigraron, las casas vacías se hunden, y del colosal castillo sólo queda en pie una esquina, como salvada de las cenizas, de los perseguidores, rastros de la demolición, con la iglesia y la torre medio derruidas. ¡Cuántas aventuras y desventuras por estas calles, por estos carasoles y estas sombras!

La tierra con los cereales y los montículos con tomillos y aliagas existen. El Moncayo es una mole de montaña enviándonos vientecillo que acaricia, medio año nevado. El Costanazo devolviéndonos ecos de pisadas y graznidos de cuervos y urracas, y un suave olor a monte y espliego que reconforta.

En esta soledad, esa fina esquina del castillo eficazmente construido por profesionales albañiles, como un halcón desafiando al tiempo, espejo y guía de visitadores con cámaras fotográficas. Nadie olvidará su estructura cuando sea observado aunque sea por una vez. No hay indicios de que Almanzor se acercare por aquí.

No recuerdo cuando visité por primera vez este pueblo, este castillo, ni tampoco sé quién fue el alquimista que pergeñó este singular castillo. Probablemente un amante de la construcción bien hecha, con elementos naturales, y una sensibilidad curiosa e inagotable. Sin hierros ni cemento, coleccionista de volúmenes, siempre mirando al cielo.

 

Raimundo Lozano Vellosillo

“Soria en la Retina”

JOSE MARÍA PALACIO GIRÓN (V)

El soriano que vino de Huesca, lucho y peleó con los medios a su alcance por Soria, estuvo en muchas de las organizaciones que suponían o podía suponer un avance para la Provincia, fue un hombre que sus artículos se publicaron en 58 revistas y periódicos nacionales y extranjeros, sus artículos defendían que hubiese inversiones para Soria para no perder el futuro.

Algunos artículos, que ya tendremos ocasión de leer claman por esa justicia y la desarrolla con esa pluma tan fértil y clara.

Fue como funcionario de Montes como llegó a Soria y ya vino con cierta fama de escritor columnista del periódico “El Heraldo de Aragón como nos lo recuerda el periódico ” Noticiero de Soria“, y pronto empezó a colaborar con la prensa local, su llegada avisada le día 25/12 y en el periódico del día 28/12 ya publican un artículo escrito por el día 26 cuyo título es muy significativo “Impresiones a la ligera” donde narra su llegada a Soria y ya siguió escribiendo y nombrándole corresponsal de prensa de ciudades como Madrid o Barcelona; nos sorprende la noticia de que ha sido repuesto como funcionario  de Montes, desconocíamos que antes lo hubiera dejado o hubieran retirado del servicio, (espero aclararlo cundo reciba la documentación solicitada), pero esta situación se le repite cuando lo cesan de profesor en la Normal en 1918 el director para colocar a un amigo, el revuelo fue muy grande y ya volveremos para contarlo pero lo repusieron en dos días.

Leamos este escrito publicado en su periódico donde era creador y director.

 

Esperanza primero, hambre después.

       La elegía de los campos

Sobre estos campos de Soria hoscos y graves, sencillos y bravos a un tiempo mismo, y más que nada pobres y de una rusticidad poética, ha caído de nuevo la desdicha de perder los frutos que hombres trabajadores, honrados y buenos, amasaron con el sudor y con la sangre en el yunque del terruño durante dos años muy largos porque fueron de fatiga y de esperanza. En este periódico hemos dado les nombres de muchos pueblos perjudicados. Cada uno de ellos representa en estos momentos la elegía de los campos, de estos campos que tan maravillosamente ha cantado hace bien poco Antonio Machado— éste gran poeta que en Soria vive —que cantaron antes, también a maravilla, Unamuno y Gabriel y Galán, y Azorín y Ricardo León.

Vieron unos mirando a las serrezuelas la poesía en la adustez del paisaje, !a sintieron otros entre sus valles o en las aldeas, o estudiaron como poetas y como sabios todo el problema hondo, transcendental que hay que estudiar sobre estas tierras de Castilla, soleadas, resecas, apacibles y eternamente amables.

El problema que pintan los poetas y desentrañan los verdaderos pensadores «estaba antes» y volverá enseguida. Ahora ha proporcionado otro la nube negra, la nube fatal que envió desde el Cielo a donde hombres de «pelo en pecho» volvían la vista turbada por lágrimas, y las mujeres y los niños dirigían lamentaciones desesperantes — granizo y hielo con que talar, destruir, arrasar las cosechas, pan de estos labriegos, pobres y resignados, que antes lo miraban como sagrado porque era pan de sus hijos, porque era una bendición de Dios.

¿Por qué vino la pedrea? No busquéis sus causas en argumentos imaginarios, o en meras supercherías; la principal está en los mismos campos desolados, desiertos, sin árboles; y en que de su producción haya una preocupación verdadera, antes de que se pierda la que dan.

El hecho triste es que hay una inmensidad de familias sin pan. ¿Cómo pasar el año? Ya la usura llamará tal vez a la puerta de los desesperados ofreciéndoles «protección». Se perdió la cosecha pero quedan aún fincas por hipotecar. ¡Pobres labradores! Así será repetida esta exclamación unos cuantos días, quizá horas no más; luego, petición de unas pesetas del fondo de calamidades, un expedienteo largo y penoso, benevolencia en las contribuciones, tal vez condonación, y «después de todo eso» se habrá aliviado en muy poco la difícil situación de los pueblos damnificados. Estos por hoy, los demás por «mañana» necesitan pensar en algo más serio y fundamental que no se lo han de dar nunca los gobiernos, sino su propio esfuerzo y su acción vital colectiva. Los medios son: hacer producir á la tierra todo lo que es capaz de producir para contrarrestar la fatalidad con la «superproducción» donde ésta sea posible, y parejamente con ella, la acción colectiva de asociación, de socorro mutuo, de cajas de ahorros, de algo en fin. Las almas fuertes se templan en la desgracia, pero esta debe servir de experiencia para aminorarla en lo sucesivo.

Del espíritu de los labriegos, alma de la riqueza nacional, hay que apartar toda lisonja, y sobre los campos elegiacos testigos mudos de la catástrofe y de la ruina de estos días, hay que entonar la égida fuerte y bienhechora del porvenir.

                                                        José María PALACIO

                                                        18.07.1912

Y una poesía publicada el 14 de abril de 1918, en ” El Porvenir Castellano” de Juan Ramón Jiménez.

La soledad sonora

Quiso un collar Amarilis

de perlas; cogí la flauta

y tuvo un collar su cuello

con siete vueltas de lágrimas.

Blancas las lágrimas eran

como lágrimas de escarcha;

de su carne, se pusieron

las lágrimas aún más blancas.

Era como si en su cuello

despuntase la mañana:

frescura había en la carne

de valle y de madrugada la…….

Qué blandores! qué rocío!

oh, qué crudeza de plata!.

Al abrazarla, de estrellas

los brazos se me llenaban.

 

Olor  a luna esparcía,

olor a junquillos de agua

un olor dulce y celeste

 de pureza aljofarada…..

Como Amarilis reía,

fue amaneciendo en mi alma,

y con el sol de mis ojos

se deshacían las lágrimas…..

 

Juan Ramón Jiménez

José Gil Santander

Resumen de Semana Santa 2019

Ha sido la séptima Semana Santa que hemos celebrado por nuestra asociación Barderas del Moncayo desde su constitución. El programa se ha celebrado completamente y su resultado se puede calificar de muy satisfactorio. La reunión de asociados en la celebración de la Junta ordinaria anual aprobó por unanimidad todos los puntos del orden del día con una asistencia total significativa. Se analizaron las actividades realizadas durante el año anterior, se aprobaron las cuentas, el presupuesto de 2019,  se aprobó la gestión de la Junta directiva y se debatieron otras cuestiones de interés referentes a la organización de los eventos del próximo verano así como asuntos varios.

Los actos religiosos alcanzaron un nivel extraordinario. La asistencia superó ampliamente la de años anteriores y agradecemos nuevamente a nuestro párroco José Antonio la atención de enviar a su ayudante Antonio Callejas.  Antonio estuvo perfecto sabiendo entender nuestros deseos, recuperando la tradición con el lavatorio de pies el día de jueves santo y adaptando los actos a la evolución climatológica. Deseamos que podamos seguir contando con él en el futuro ya que le consideramos y le apreciamos como un torrubiano más.

El resto de las actividades programadas fueron un éxito tanto en el desarrollo de las mismas como en el número de asistentes. La rosquillada y la torrijada acompañadas de la sabrosa limonada soriana fueron degustadas por todos los asistentes y en algunos casos hubo necesidad de una segunda elaboración. Damos las gracias a los numerosos colaboradores participantes porque se superan de año en año. En las dos comidas de hermandad del viernes y del sábado los comensales ocupamos más de la mitad del aforo y las tertulias y juegos diversos estuvieron animados las dos tardes. Juanjo nos elaboró un magnifico potaje de vigilia y con otros asociados dieron el toque de calidad a la barbacoa del sábado. También destacamos, como ya es habitual, el altísimo grado de colaboración por parte de todos. Gracias.

Como siempre al terminar estas fiestas, la Junta directiva ha comenzado ya a trabajar para la organización del programa de actos veraniegos que serán numerosos y que deseamos cumplan con los gustos de todos los que asistamos. En su momento informaremos de todo el programa con el deseo que os animéis a participar ya que todos somos absolutamente necesarios y bienvenidos.

La primera pensión de Antonio Machado en Soria

Regina Cuevas Acebes, hermana de Isabel Cuevas y tía de Leonor. Dueña de la primera pensión donde se hospeda Antonio Machado, Collado 54, justo encima del conocido Bar Torcuato.
Antonio Machado, recomendado por su amigo Agustín Santodomingo, llega a Soria en Octubre de 1907 para impartir clases de lengua francesa en el instituto general y técnico y se aloja aquí. La pensión la regenta Isidoro Martínez, practicante de profesión y su mujer Regina Cuevas. Allí también hay otras personas, el doctor Iñiguez, Federico Zunón y un delineante de obras públicas. A finales del año 1907, corría ya el mes de Diciembre, los dueños de la pensión deciden cerrarla por un traslado laboral de Isidoro Martínez a San Pedro Manrique. Los huéspedes son trasladados muy cerca de allí. A la calle Estudios 7, esquina Teatinos donde los patronos son Ceferino Izquierdo, cinco años mayor que Machado, cabo de la guardia civil retirado, de un metro y sesenta centímetros de alto, hombre de cabellos castaños y ojos del mismo color, violento y con síntomas de alcoholismo y su mujer Isabel Cuevas. Tiene el matrimonio tres hijos. Leonor, de 13 años nacida el 12 de Julio de 1894 en Almenar, Sinforiano de 10 años y Antonia, de apenas dos años de edad.
Y será allí, en esta pensión, donde comienza el romance entre la niña y el poeta. La familia de Leonor espera a que esta alcance la mayoría de edad que en aquel tiempo estaba establecida en 15 años y al cumplirlos se celebra la boda el día 30 de Julio de 1909 en Santa María la Mayor de Soria. Tiene Antonio 34 años y Leonor próximos los 16.
Ceferino Izquierdo es el padrino y Ana Ruiz, madre de Machado la madrina. Oficia la ceremonia Isidro Martínez, cura párroco de la Mayor, quien tres años después también oficiaría la misa de honras fúnebres por el alma de Leonor Izquierdo, fallecida de tuberculosis el primero de Agosto de 1912.

En la fotografía Regina Cuevas, Concha Vinuesa e Isidoro Martínez patronos de la primera pensión en la que se hospedó Machado en Soria, en 1907.
Publicada por primera vez en la Revista IDIOMAS de Soria 2007, gracias a Carmelo Pérez Fernández de Velasco.
Cortesía de Jesús Bozal Alfaro director de la Escuela Oficial de Idiomas de Soria.

Jose Javier Romera Molina