Entrevista a José Javier Romera Molina

Hoy publicamos la entrevista integra que le hicieron en “El Día de Soria” a José Javier Romera Molina, colaborador habitual de nuestra web y una de las personas que más conocimiento tiene de la vida y obra de Antonio Machado.

José Javier Romera Molina

Administrativo y Coleccionista de recuerdos

José Javier Romera (Soria, 1963) pasó su infancia en casa de sus abuelos, José Molina, guardia civil, y Petronila Hernández, que compraron, el mismo año de su nacimiento, el primero izquierda de la calle Estudios 6.

Una casa de ladrillo rojo, mandada construir en 1914 por el comerciante Pedro Beltrán, sobre un proyecto de Félix Hernández. De estilo modernista, influencia gaudiniana, fue fábrica de chocolate, primero, secadero de jamones, más tarde, y, finalmente, bloque de viviendas. Valentín, su padre, era veterinario y había nacido en Almenar, el pueblo de Leonor Izquierdo. Su madre, Mª Luz, hija de guardia civil, disfruta de su jubilación de maestra. El nació en la clínica 18 de julio, siendo su comadrona, así nos lo recuerda, la señora Mª del Carmen Longares. Las Anejas, los Escolapios, hasta 8º de EGB, y el Instituto Machado fueron sus tres centros de enseñanza, antes de comenzar la carrera de Derecho en Zaragoza, que terminaría en Alcalá. Su vida laboral se inició con un negocio de máquinas expendedoras. Regentó después una tienda de ropa de niños, trabajando finalmente como administrativo en Dragados y actualmente en Yoigo. Su experiencia más enriquecedora, nos confiesa, fue la tienda, por ese contacto permanente con la clientela, que, traducido en diálogo directo, forma parte de uno de sus mayores disfrutes personales. Casado, separado, tiene dos hijos: Diego, licenciado en Derecho, y Jesús, de 15 años. Su hermano Pablo era protésico-dental. Al margen de su actividad laboral, Soria sigue siendo para él su cuna, sus raíces, su memoria y sus recuerdos. De niño, recuerda, el paseo por el Collado, al pasar, endulzaba su mirada en pastelerías y confiterías (mazapanes, costradas,…): Herrero, La Azucena, La Delicia, La Bollera, La Exquisita y Mateo. Recuerdos y vivencias que comparte en “Eresdesoria, sí…” y en el blog del Club Barderas del Moncayo, dirigido por José Carlos Martínez desde Torrubia de Soria. De pequeño, sus tías le leían poemas de Machado y capítulos de Platero y yo, de Juan Ramón Jiménez. Así surgió su absoluta devoción por el poeta sevillano y su búsqueda sin descanso de cuantos documentos hablen de él. De talante abierto y componedor, Nicolás Rabal y Miguel Moreno son para él dos personajes destacados. El Casino, Santo Domingo y la tumba de Leonor, tres lugares emblemáticos de la ciudad. El Salón Antonio Machado del Círculo Amistad-Numancia, en el que compartimos todas estas confidencias, escucha cómo este soriano culto repite de memoria las cartas de Machado a Rubén Darío y a Juan Ramón Jiménez. Devoto de Camilo Sesto hasta su último adiós, compraba todos sus vinilos, nos cuenta, casi doscientos, en Casa Zapata. Coleccionista de antigüedades, posee entre otras pequeñas joyas varias tallas de vírgenes, relojes (un Morez, ojo de buey, de 1880), juguetes (Payá, Rico), belenes antiguos (Olot, Lladró). Nos enseña su última adquisición: una muñeca de Carl Bergner de tres caras. El cine antiguo, en blanco y negro, le entusiasma. También el histórico (“La túnica sagrada”, “Ben-Hur”, “Juana la Loca”), y películas como La Colmena, de Vicente Erice o Los Santos Inocentes, de Berlanga. De sus lecturas destaca Los reglones torcidos de Dios, de Torcuato Luca de Tena. En pintura se inclina por la clásica: Velázquez, Goya, Murillo. José Javier es un hombre correcto y modesto, entusiasta y educado, soñador y Quijote, como él mismo se define. Cuando se jubile, su camino será Soria.
https://www.eldiasoria.es/

JOSE MARÍA PALACIO GIRÓN (VI)

Sexta entrega de la biografía de José María Palacio Girón un oscense enamorado de Soria.

En el año 1905 escribe como corresponsal en “El Heraldo de Madrid” y en “La Gaceta Secretarial” de Zaragoza. Aparece como Director de Gestoría Ultramar en Soria y compartiendo con su empleo de funcionario de Montes.

Se casa el 21 de octubre de 1907 en la Iglesia del Salvador de Soria con Heliodora Acebes natural de Berlanga de Duero, y prima carnal de la que será esposa de Antonio Machado, Leonor Izquierdo.

Durante 1905 y 1907 obtiene licencia de Montes para presentarse a oposiciones de sobrestantes.

Como articulista fijo deja el “Avisador Numantino” comenzando en el periódico “Tierra Soriana.”

El artículo que hoy publicamos es para conocer cómo se trataba a Soria por parte  del Gobierno en la década de 1910. No mejor que ahora. Fue publicado en Madrid de donde era corresponsal, en el periódico “La Correspondencia de España”

Heliodora (propiedad de Carmen Sanz Palacio)
Heliodora (propiedad de Carmen Sanz Palacio)

LA PROTESTA DE SORIA

Anteayer, el gobernador civil de esta provincia, Sr. Lueje, convocó a una reunión en su despacho oficial a los señores diputados provinciales, al señor alcalde de la capital y a diferentes representaciones de entidades activas sorianas.

Exigió el Sr. Lueje los proyectos financieros del Sr. Alba, la labor del Sr. Gasset la obra de conjunto del actual Gobierno a cuya obra debieran sumarse cuantos sintieran anhelos de engrandecimiento y de prosperidad para la Patria. Y de seguida, el propio Sr. Lueje excitó a los presentes  para que enviasen su felicitación a los señores conde de Romanones, Alba y Gasset, al mismo tiempo que concretaban ante el Gobierno aquellas aspiraciones de mayor trascendencia en obras públicas  para esta provincia, a fin de que pudieran ser tenidas en cuenta en el presupuesto ordinario o en el de reconstitución nacional.

Entre los reunidos cristalizó muy pronto un pensamiento contrario al que se pretendía; se recordó que no hace mucho, cuando más de cincuenta pueblos de las comarcas sorianas quedaron con sus cosechas destruidas y con daños que fueron calculados en más de dos millones de pesetas, una Comisión que fue a Madrid en representación de las fuerzas vivas que también celebraron por entonces otra reunión en el Gobierno Civil, oyó de labios autorizados promesas solemnes que no han tenido cumplimiento. La misma Comisión partió para Madrid a decir la cuantía de los daños y á exponer los remedios pertinentes  merced a indicaciones oficiales que en ningún caso podían merecer una descortesía.

Fuimos, pues, una vez más corteses los sorianos y con cortesía, con razón y con justicia expusieron los delegados autorizados una situación angustiosa que yo reflejé con verdad en telegramas publicados en estas columnas e hicieron patente el apremio , la perentoriedad de atender a la demanda de socorro de los que habían quedado en la miseria y solicitaban una mano generosa, la del Estado en tales ocasiones, que les remidiera en algo de su infortunio.

Los representantes del Poder público oyeron con mucha atención y bien explicita solicitud las demandas de los sorianos; pero en cuanto estos dijeron los que estimaban remedios adecuados, salieron pronto al paso las formas legales, el no haber créditos autorizados, todo el embarullado fárrago de nuestra administración.

De momento no se puede hacer nada; tendremos en cuenta las peticiones de Soria, para el plan general de obras públicas; las revisaremos allá en octubre y veremos lo que podemos hacer.” Esto se dijo, poco más o menos, por personalidades autorizadas.

Los pobres labradores arruinados pedían entretanto no más que simientes para sembrar y facilidades para utilizar debidamente su crédito en establecimientos bancarios. Se inició una concesión extraordinaria de Pósitos, y yo no sé si dificultades legales ó por qué, es lo cierto que dio resultados nulos.

El tiempo avanzaba, y hasta retraso las operaciones de la sementera una pertinaz sequía. Cada labrador, cuyas cosechas había destruido el pedrisco, tuvo que renunciar a todo apoyo ajeno y valérselas como Dios le diera a entender.

Solo los periódicos locales trataban de cuando en cuando de sus penurias.

Y en estas condiciones vino la reunión de anteayer en el Gobierno Civil. Las felicitaciones interesadas por el Sr. Lueje pasaron enseguida a segundo término y se impuso un nuevo espíritu de demanda justiciera, y en esta ocasión hasta de protesta por los vejamentes sucesivos y las expoliaciones repetidas inferidas a esta provincia  por los Poderes públicos.

Parece que la táctica de pagar, sufrir y callar, va a tener una fulminante transformación.

Se pedían felicitaciones por lo mismo que era motivo de enojo general aquí. En los planes de Fomento, en la aplicación del presupuesto de reconstitución no figuran ni la inmediata construcción del ferrocarril Soria Castejón, ni la del estratégico Burgos- Soria- Calatayud, ambos de un anhelo antiguo y fervoroso en la provincia.

Solo en muy secundario término se habla de esos planes de construcción  del pantano  denominado de la Cuerda del Pozo, que interesa  a varia provincias, proyectado para regular el curso del Duero.

Para su ejecución tendrán que aportar esas provincias cuanto el Estado determine.

“El Porvenir Castellano” pide que el presupuesto de reconstitución sea aplicado en proporción al volumen contributivo de cada provincia, y teniendo en cuenta  el caudal de mercedes que hasta la fecha le hayan correspondido.

En esas condiciones Soria podría tener una legítima participación en los mil y pico de millones.

Porque esta provincia, generosa hasta en pedir, no quiere su prosperidad a costa de otras, sino que sea España entera la que gradualmente prospere.

 Pero no puede conformarse  con la negación absoluta  y a fe  de que no se conforma, ha hecho una vez más, patentes sus aspiraciones a su representación en Cortes, y ha solicitado por conducto del insigne D. Miguel Moya, el apoyo de la Prensa madrileña.

Esta carta demuestra que “La Correspondencia de España” no desatiende los legítimos deseos de los sorianos, y que en apoyarlos debidamente ha tenido y tiene singular complacencia.

Lo que se pide de los representantes en Cortes por la provincia, lo que se ruega  a la Prensa madrileña, es la defensa para que el Gobierno patrocine la pronta construcción de los ferrocarriles Burgos-Soria-Calatayud y Soria- Castejón, del pantano de la Cuerda del Pozo, y la repoblación de los montes.

El ferrocarril estratégico B-S-C tiene ya una historia larga, no sé si la he referido alguna vez, y, en caso contrario no es el momento de contarla.

Esa historia se refiere al deseo vehemente de cuatro provincias por verlo construido. Se trata de una línea de gran importancia estratégica, que pondría en comunicación el Mediterráneo con el Cantábrico.

 ¿Habrá alguna, entre las llamadas secundarias más importante?.

Cuanto a la prolongación del Soria-Castejón, es un proyecto ultimado desde 1882, en que el valimiento y el esfuerzo del senador soriano D. Ramón B. Aceña consiguió la construcción Torralba- Soria, en un trazado general  titulado de Baides a Castejón.

Se consiguió también, con el apoyo del llorado y eminente Canalejas, que recordaba con cariño su primera representación parlamentaria por esta provincia, el que fuese aumentada la subvención, por kilómetro de 40.000 a 60.000 pesetas.

No sé qué leyes podrán afectar ahora ese ferrocarril, aquí donde tanto se legisla. Lo que sé es que por su ejecución trabajan en vano, desde hace mucho tiempo, Soria y Navarra.

A juzgar por las actitudes determinadas, Soria no está dispuesta a sufrir más postergaciones. La conminación es terminante: si ahora no se estiman sus solicitudes, la provincia adoptará actitudes extremas.

¿Cuáles serán esas actitudes? Ya la iremos viendo.

                               JOSE MARÍA PALACIO

                               Soria 19 noviembre 1916

 

 

En “El Porvenir Castellano” del 07/11/1912 se publica esta poesía

 La tarde llora en sus dolientes transparencias

nostalgias reales. Mecen los cipreses un brillo

verde oro, preñado de agonías y ausencias

este olor de arrayan! este sol amarillo!

El palacio es de oro; es aurea la fragancia;

dorados sean los montes…. y el corazón de oro

arrastra por las piedras de la imparcial estancia

la dulce pompa lírica de su otoñal tesoros.

Sueños con alas son las aves del paisaje

y en troncos abrazados con rosas hacen hilo

mientras en un ocaso de armonía y de encaje

arden ciudades viejas de ilusión y de olvido.

                               Juan R. JIMENEZ

La primera pensión de Antonio Machado en Soria

Regina Cuevas Acebes, hermana de Isabel Cuevas y tía de Leonor. Dueña de la primera pensión donde se hospeda Antonio Machado, Collado 54, justo encima del conocido Bar Torcuato.
Antonio Machado, recomendado por su amigo Agustín Santodomingo, llega a Soria en Octubre de 1907 para impartir clases de lengua francesa en el instituto general y técnico y se aloja aquí. La pensión la regenta Isidoro Martínez, practicante de profesión y su mujer Regina Cuevas. Allí también hay otras personas, el doctor Iñiguez, Federico Zunón y un delineante de obras públicas. A finales del año 1907, corría ya el mes de Diciembre, los dueños de la pensión deciden cerrarla por un traslado laboral de Isidoro Martínez a San Pedro Manrique. Los huéspedes son trasladados muy cerca de allí. A la calle Estudios 7, esquina Teatinos donde los patronos son Ceferino Izquierdo, cinco años mayor que Machado, cabo de la guardia civil retirado, de un metro y sesenta centímetros de alto, hombre de cabellos castaños y ojos del mismo color, violento y con síntomas de alcoholismo y su mujer Isabel Cuevas. Tiene el matrimonio tres hijos. Leonor, de 13 años nacida el 12 de Julio de 1894 en Almenar, Sinforiano de 10 años y Antonia, de apenas dos años de edad.
Y será allí, en esta pensión, donde comienza el romance entre la niña y el poeta. La familia de Leonor espera a que esta alcance la mayoría de edad que en aquel tiempo estaba establecida en 15 años y al cumplirlos se celebra la boda el día 30 de Julio de 1909 en Santa María la Mayor de Soria. Tiene Antonio 34 años y Leonor próximos los 16.
Ceferino Izquierdo es el padrino y Ana Ruiz, madre de Machado la madrina. Oficia la ceremonia Isidro Martínez, cura párroco de la Mayor, quien tres años después también oficiaría la misa de honras fúnebres por el alma de Leonor Izquierdo, fallecida de tuberculosis el primero de Agosto de 1912.

En la fotografía Regina Cuevas, Concha Vinuesa e Isidoro Martínez patronos de la primera pensión en la que se hospedó Machado en Soria, en 1907.
Publicada por primera vez en la Revista IDIOMAS de Soria 2007, gracias a Carmelo Pérez Fernández de Velasco.
Cortesía de Jesús Bozal Alfaro director de la Escuela Oficial de Idiomas de Soria.

Jose Javier Romera Molina

 

Almenar de Soria y Leonor Izquierdo Cuevas

Por Jose Javier Romera Molina

El 12 de Junio de 1894, nace Leonor Izquierdo, esposa breve y musa permanente de Antonio Machado, como reza esta placa, en las dependencias acuarteladas de la guardia civil dentro del castillo de la villa de Almenar, siendo bautizada a los pocos días en la Iglesia de San Pedro apóstol. Su padre, Ceferino Izquierdo Caballero, natural de Cubo de la Solana, cabo, que no sargento de la guardia civil como erróneamente se escribe en algunas biografías, estaba allí destinado. Posteriormente, el 29 de diciembre de 1903, pasa al puesto de la capital de Soria para cumplir seguramente en los calabozos un arresto de dos meses, donde finalizó el año, por causas que se desconocen. La familia no lo debió pasar muy bien, porque un arresto, indirectamente también lo pagan los miembros de dicha familia. Cumplido el arresto de los dos meses el 29 de febrero de 1904 pasó destinado al puesto de Gómara.

En 1906 volvió a pedir un reenganche de otros cuatro años más. Hallándose en el puesto de Gómara, cansado de tantos destinos y de la dura y sacrificada vida militar de aquellos años, y mala paga, y viendo poco porvenir para sus tres hijos: Leonor de 13 años, Sinforiano, de 10 años y Antonia de pocos años, pide la licencia absoluta y se la conceden el 31 de agosto de 1907. Queda seguramente Ceferino jubilado con 37 años y con una ridícula pensión y a partir de entonces con casi toda posibilidad su tarea se reduce a conserje de la pensión que regenta en 1907 su mujer Isabel Cuevas Acebes. Será en Soria donde Machado llega aquel mismo año a tomar posesión de la cátedra de lengua francesa del Instituto general y técnico y será también allí, a principios de 1908 en la calle Estudios número 7 esquina Teatinos donde surge el romance entre la niña y el poeta. Tiene Leonor 13 años y Antonio 32. Romance que dos años después termina en boda en la Iglesia de Santa María la Mayor el 30 de Julio de 1909. Tres años después, a la vuelta de París del matrimonio, Leonor fallece de tuberculosis el primero de Agosto de 1912. Tenía solo 18 años. Descanse en la paz del Señor. La muerte de Leonor, hunde al poeta en una inmensa tristeza y deja profundas heridas sin cicatrizar en su alma y en su pluma. Machado, acompañado de su madre, abandona Soria una semana después. Su próximo destino, Baeza. Fue inhumada doña Leonor Izquierdo Cuevas en el cementerio católico municipal el día 3 de Agosto de 1912 y en la sepultura nº 432 grado 2º, 1º Norte. El día 13 de Mayo de 1938 exhumados estos restos, se trasladaron a la sepultura nº 810 grado 1º, 2º Norte de este mismo cementerio, con su lápida primitiva, donde actualmente permanecen.

JOSE MARÍA PALACIO GIRÓN (II)

Como continuación de su biografía decir que nació a las 5 de la mañana del 18/01/1880, le bautizo el mismo día su párroco D. Carlos Monreal y fueron sus padrinos Luis Casamayor y Vicenta Palacio de profesión sastres del pueblo sus abuelos paternos Francisco Palacio y María Fenero y los maternos Emilio Girón y Severina Estallo.

Foto Propiedad de su nieta María del Carmen Sanz Palacio
Foto Propiedad de su nieta María del Carmen Sanz Palacio

En 1912 nos deja escrito J.M. Palacio ” Antonio Machado”:

De Soria se va Machado contra su voluntad, dejando aquí trozos de su alma y de su corazón que recordará siempre como poeta y como hombre en el que caben todos los afectos hondos y sanos.

Machado quiere a Soria mucho, y se va de ella, porque se tiene que ir fatalmente.

Sus sentimientos nobles, delicados y tiernos, como los de un niño grande, capaz de sentir los dolores con una fuerza tan solo reservada a los espíritus escogidos, sufrirían demasiado en esta tierra de sus amores, y cree que no podría resistir a ese sufrimiento que no será menor desde lejos, pero ya estará sometido a otro ambiente menos torturador. Por eso se va a Baeza.

(José  María Palacio, “Antonio Machado”)

Publicado por Jesús Rubio en “Palacio, Buen Amigo, Ed. La fuente de los Incrédulos, Zaragoza 2018.”

Recordamos que Leonor la esposa de Machado había nacido en Almenar en 1894 en el castillo que en aquel momento era casa cuartel de la Guardia Civil, su padre era suboficial.

Se casó en 1909 con Antonio Machado siendo una adolescente de 15 años y falleció el 1 de Agosto de 1912 con 18 años. Después del fallecimiento A. Machado se marcha de Soria a Baeza donde imparte clases de francés en el Instituto.

Propiedad de Fundación Española Antonio Machado
Propiedad de Fundación Española Antonio Machado

Palacio le recuerda a su amigo con este escrito, que nos parece muy interesante, como expresa el sentimiento de Antonio Machado.

 

José Gil Santander