Resumen de Semana Santa 2019

Ha sido la séptima Semana Santa que hemos celebrado por nuestra asociación Barderas del Moncayo desde su constitución. El programa se ha celebrado completamente y su resultado se puede calificar de muy satisfactorio. La reunión de asociados en la celebración de la Junta ordinaria anual aprobó por unanimidad todos los puntos del orden del día con una asistencia total significativa. Se analizaron las actividades realizadas durante el año anterior, se aprobaron las cuentas, el presupuesto de 2019,  se aprobó la gestión de la Junta directiva y se debatieron otras cuestiones de interés referentes a la organización de los eventos del próximo verano así como asuntos varios.

Los actos religiosos alcanzaron un nivel extraordinario. La asistencia superó ampliamente la de años anteriores y agradecemos nuevamente a nuestro párroco José Antonio la atención de enviar a su ayudante Antonio Callejas.  Antonio estuvo perfecto sabiendo entender nuestros deseos, recuperando la tradición con el lavatorio de pies el día de jueves santo y adaptando los actos a la evolución climatológica. Deseamos que podamos seguir contando con él en el futuro ya que le consideramos y le apreciamos como un torrubiano más.

El resto de las actividades programadas fueron un éxito tanto en el desarrollo de las mismas como en el número de asistentes. La rosquillada y la torrijada acompañadas de la sabrosa limonada soriana fueron degustadas por todos los asistentes y en algunos casos hubo necesidad de una segunda elaboración. Damos las gracias a los numerosos colaboradores participantes porque se superan de año en año. En las dos comidas de hermandad del viernes y del sábado los comensales ocupamos más de la mitad del aforo y las tertulias y juegos diversos estuvieron animados las dos tardes. Juanjo nos elaboró un magnifico potaje de vigilia y con otros asociados dieron el toque de calidad a la barbacoa del sábado. También destacamos, como ya es habitual, el altísimo grado de colaboración por parte de todos. Gracias.

Como siempre al terminar estas fiestas, la Junta directiva ha comenzado ya a trabajar para la organización del programa de actos veraniegos que serán numerosos y que deseamos cumplan con los gustos de todos los que asistamos. En su momento informaremos de todo el programa con el deseo que os animéis a participar ya que todos somos absolutamente necesarios y bienvenidos.

Los Maitines I Parte

En las noches del Lunes, Martes y Miércoles Santo se celebraban, puertas adentro de la Iglesia, los maitines, a los que solía acudir mucha gente.
Más que por motivos religiosos, creo yo, por motivos profanos en los que se ponía prueba la fortaleza generacional que los viejos comparaban siempre. Costumbre ancestral está, y bárbara que bien podía perdonarse las pinceladas salvajes por lo que tenían de pintoresco.
Previamente, los mozos, en una clara manifestación de fuerza habían arrastrado las maderas. Maderas secas que golpea harían con porras de hierro y martillos de carpintero. Los chicos, encerrados en la sacristía, donde el sacristán a medio abrir la puerta, contestaba los latines que demandaba el señor cura, puesto de pie en un ángulo oscuro, entre mujeres y hombres. A la señal del último latinajo empezaba el espectáculo. Totalmente a oscuras, como cumple estar en las tinieblas, más que una casa de oración, aquello parecía la casa del demonio donde los muertos resurgieran para solicitar el perdón del Cielo, enloquecidos de dolor, trabajando en equipo. Aquella tarima, y aquellos cajones de la sacristía llenos de casullas, y motivos religiosos pendulaban sin pausa en nuestras manos, más que las carracas, a las que no hacíamos apenas caso.
El espectáculo llegaba a su fin al encenderse las luces. Las mujeres, arrugadas y como sobrecogidas de dolor. Los hombres, en especial los mayores, semejabanse a los fantasmas, conservando entera su sapiencia para medir los ruidos y compararlos. Recogían sus chaquetas los mozos y se limpiaban el sudor de la frente con el revés de sus manos encallecidas.  Camino de sus casas se comentaban las escenas:

-¿Visteis al Remigio, que por poco no aplasta la horma del señor cura?

Remigio era sordo y pobre, nunca fue a la escuela, y apuntábase siempre a disputar el primer puesto en eso que pudiéramos llamar a “hacer el burro”.

Seguramente golpeaba la injusticia. Su padre por venía de una casta ruin, y su madre, muerta ya, había estado marcada en los libros de la parroquia, y no precisamente con la cruz de santidad

Raimundo Lozano Vellosillo

“Imágenes para un retablo”

Ilustraciones de Víctor Moreno

Año Nuevo

Se va entre nosotros un año más. Se fue. Era inútil querer retenerlo, detener el calendario, incluso los relojes. Se irá, se fue de todos modos. Eran aquellas las fiestas navideñas, con el sorteo de la lotería que no nos proporcionó ni tan siquiera un reintegro, la llamita que nos ilusionaba cuanto menos con una pedrea. El tiempo tenía que cumplir su ciclo. Había nacido, o habían vuelto a nacer, el niño Jesús.

Había pasado la Nochebuena que nosotros gozábamos, chiquillos de pantalón corto y piernas con algunas moraduras, puesto que estábamos todo el día por la calle, ¿porque no decirlo?, siempre con piedras en los bolsillos y las manos para apedrear a un perro o a un gato, tan astutos ellos, que nos rehuían porque veían venir nuestras intenciones.

Paso también la Pascua de Navidad y el año viejo y llegó un nuevo año, ¡al que pedíamos tantas cosas…! Día este, primero de enero, con números gruesos y a tinta roja en los calendarios, cuando se hacía misa solemne cantada por mujeres y hombres, no siempre bien entonada y menos aún comprendida. Errónea costumbre aquella de celebrar la misa en latín, de espaldas además al público el sacerdote. Preguntas y respuestas en un idioma del que no entendíamos el significado, que decía en realidad el párroco y que contesta vamos nosotros. Aquellas palabras “Christum dominum nostrum secula seculorum…”o el “Dominus vobiscum…” Sonoras palabras a las que nosotros contestábamos como buenamente podíamos, sin saber en concreto de qué iba la cosa.

Más si sabíamos que empieza un nuevo año. Todos con ropa limpia y los hombres bien afeitados. Brillaba el negro de la sotana de don Aurelio, el párroco que para estos días permutaba la boina negra por el sombrero también negro, de vuelo ancho. De rigurosa fiesta también don Zoilo, hombre ya mayor, jubilado de maestro que fue durante muchos años. Vestía con su lujosa capa negra, rigurosa para estas fiestas.

En la puerta de la iglesia, ya de salida, es “Feliz Año Nuevo”, dándose unos a otros la mano. Muchas mujeres llevaban la clásica mantilla sobre la cabeza, bien guardadas en el armario durante todo el año para sacarla sólo estos días solemnes.

Eran abundantes y sustanciosas las comidas por estas fiestas. Nuestras madres se esforzaban en este afán de celebrar estas importantísimas fechas. Se creía firmemente en el nacimiento de un niño en un establo de Belén, de nombre Jesús y que su madre era la Virgen María, casada con un sencillo carpintero y que era virgen antes del parto, en el parto y después del parto.  Para qué meditar, para que estudiar ese simbólico caso. Concebido era como un milagro y aquello que decía repetía el párroco del púlpito había que respetarlo. “Que para eso era un sabio” decían.

Raimundo Lozano Vellosillo en  “Rueda de sucedidos”

Actos celebrados en honor de Santa Bárbara

20161204_13Los actos celebrados en honor de Santa Bárbara por parte de nuestra Asociación Barderas del Moncayo se llevaron a cabo los días 4 y 5 de diciembre pasado. En Torrubia de Soria nos dimos cita por tercer año consecutivo una treintena de socios que ratificaron una vez más su apoyo incondicional a todos los eventos que se organizan para recordar nuestras tradiciones populares. Es cierto que la climatología no fue favorable  con la aparición de un día lluvioso,  y a pesar de que impidió  la celebración de la tradicional hoguera, fue un acierto la modificación de la programación   para   la celebración de la merienda al aire libre por una exquisita comida en 20161204_09nuestra sede. La estufa generó un cálido recinto con la leña donada por los hijos de Delfín.

20161204_16Nuestro magnífico cocinero Juanjo merece un especial agradecimiento por su ya habitual colaboración en la preparación de las viandas necesarias y en el posterior cocinado. La participación  de los asistentes también hay que agradecerla, como va siendo habitual, ya que hace fácil todas las iniciativas que se toman.  Todas fueron  rápidamente secundadas y llevadas a buen puerto para disfrute de los asociados.

Por la tarde, después de una interesante sobremesa, hubo un asado de castañas con un sabroso moscatel, como alternativa a las patatas asadas, típicas de la hoguera en el atardecer.  La convivencia estuvo en línea con las de años anteriores y ya para finalizar se produjo el sorteo entre los asistentes de 20161205_3120161205_38todos los productos de Löreal  rifados en verano que no fueron retirados por ningún afortunado a los que se unieron los del segundo premio que también fueron donados.

El lunes día 5 se organizó otra comida entre los asistentes y por la tarde hubo elaboración de rosquillas por Luisa de las que se dio buena cuenta con café o chocolate, al gusto. Para terminar se organizó una mini cena y copas para todos con preponderancia del gin tonic.

Agradecemos a todos los asistentes su presencia y os animamos a participar en los próximos encuentros, de los que en su momento os mantendremos informados. Aprovechamos ésta ocasión para felicitaros las fiestas navideñas y desear que la suerte nos visite en el próximo sorteo del día 22 con un montón de alegría materializada en premios.

La Junta Directiva

Bendecir los campos

Costumbre ancestral ésta de bendecir los campos1, en el mes de mayo, cuando los cereales empiezan a dar señales de vida. Se madrugaba, debido a que era tiempo de mucho trabajo, para preparar la tierra para el sembrado de otoño. Que entonces se explotaba la tierra, se cultivaba año y vez, no como ahora, que los labradores la siembran todos los años, debido principalmente a los buenos abonos y a los insecticidas. Y a la mecanización, dejados de lado aquellos rudimentarios arados y vertederas.

Había que trabajar duro y había que asistir a la rogativa tres días de una semana, no valía en festivo. Y se madrugaba para no perder tiempo. Misa y procesión un día por el norte, otro día por el sur, y otro día por el oeste. Con pendones, banderas, todos en derredor del sacerdote, ora rezando, ora cantando. Aun con el cierzo muy frio no pocas veces, no había que reblar2, pues para eso el pregonero pasaba lista para que no se dejase de asistir, cuando menos, uno de la familia. Si alguien faltaba, sin justificación admisible, la correspondiente multita.

LBendecir los camposa procesión no era muy larga, pero si aquellos cuatrocientos o quinientos metros por camino de tierra, con el frio del Moncayo o del Toranzo3, que producía toses, carraspeos y más de uno al regreso a casa tenía que volver a la cama. En cierto promontorio determinado, donde solía haber una cruz de madera permanente, el cura tiraba de hisopo y de incensario, mirando todos hacia el campo, aquellos trigos, cebadas o centenos por los que sobrevolaban, asustados, los primeros pájaros grises. Y, ya de regreso, todos tan contentos, dándoles a aquellas plegarias en forma de sonsonete. En general, se rezaba de memoria, de rutina, pasando por Santa Águeda y el “Ora pro nobis”. La iglesia, también fría, pero ya era otra cosa. Con tanto aliento y tanto cirio encendido, se entraba en calor. Cuando menos se desperezaba uno.

De cualquier forma, era ésta una costumbre muy arraigada, bendecir los campos. Nadie sabía desde cuándo. Reflexionando un poco, no estaba mal este proceso, estas costumbres que adquirían fuerza de ley. Una de tantas formas para reunirse el vecindario, sin distinción de clases, orando todos por el bien común. Lo rustico se fundamenta, se fundamentaba en la tradición, y por eso podríamos considerarlo ahora, lamentablemente, como una causa perdida. Una verdadera pena. Entonces el labrador estaba en continuo contacto con la naturaleza, no como ahora, que suele residir en la capital y, como las labores están sumamente mecanizadas, el hombre suele estar, no dentro, sino fuera de la naturaleza. De ahí que el labrador, más comúnmente llamado ahora agricultor, no sienta apenas apego a la tierra. La considera más bien como una mercancía en bruto, a la que hay que saber explotar. Por eso cada vez el campo está más vacío, más solitario. Hasta los pájaros han dejado de alegrarnos con sus trinos. Se han venido a la ciudad.

Raimundo Lozano

“Rueda de sucedidos”

1 Esta ceremonia tenía lugar el 3 de mayo Día de la Cruz

2 Acobardarse

3 Sierra situada al Noroeste de Borobia

Actividades de S. Santa de 2015

20140417_0032p

Estas son las actividades que tiene prevista la Asociación para la Semana Santa 2015. Pedimos a quien quiera participar en las mismas, se lo comunique a algún miembro de la Junta Directiva, por teléfono o correo electrónico, a ser posible antes del día 30 de Marzo, para poder llevar una buena organización de los talleres. Esperamos que estas actividades sean del agrado de los socios.

Miércoles 01/04/2015 a) Pase de película
Jueves 02/04/2015 a) Degustación de limonada soriana
b) Taller de Roscos
c) Tertulia, juegos, pase de película.
d) Sorteo para velar al Cristo yacente
 Viernes  03/04/2015  Asamblea General Ordinaria de Socios a las 11:00 horas
a) Lectura de la Pasión según San Juan y Vía Crucis a las 17 Horas
b) Degustación de limonada soriana
c) Taller de Torrijas
d) Tertulia, juegos, pase de película.
 Sábado  04/04/2015 a) Degustación de limonada soriana
b) Merienda de patatas asadas
c) Tertulia, juegos, pase de película.
 Domingo  05/04/2015 a) Procesión y Misa a las 10 Horas
b) Aperitivo de despedida

2015-03-15 - Convocatoria de Asamblea General Ordinaria

Agradecimiento de la Comisión de la Iglesia de Torrubia de Soria

¡Muchas, muchísimas gracias por tu ayuda para mantener la Iglesia de Torrubia!

Hace unos meses nos poníamos en contacto con vosotros para pedir vuestra colaboración.

Urgía empezar con los arreglos del tejado de nuestra Iglesia pero no teníamos dinero. Planteamos empezar con lo más, más urgente y para ello os necesitábamos.

Fue decirlo y vuestra respuesta llegó inmediatamente en forma de donativos.

Gracias a ello hemos dado el primer paso: arreglar una parte del tejado que tenía riesgo de hundirse.

Se ha recogido más de lo necesario para esta urgencia que os comunicábamos y eso nos anima a continuar en el camino de mantener nuestra querida Iglesia en condiciones.

Gracias a vosotros se ha podido llevar a cabo este arreglo y os lo agradecemos de corazón.

Aprovechamos para agradecer a la Junta Directiva de la Asociación Barderas del Moncayo que desde el minuto uno ha colaborado activamente en la difusión de esta necesidad y nos sigue brindando su ayuda. Y, por supuesto, gracias a todos sus miembros.

Gracias por tu respuesta, gracias por tu generosidad, gracias por querer a Torrubia y por implicarte en su, en tu Iglesia.

Hemos dado un paso importante… poco a poco iremos caminando. ¡Estamos en contacto! ¡Te iremos informando!

 

La Comisión de la Iglesia de Torrubia

Te lo aseguro, Pascual

Escuhar en YouTube
Escuhar en YouTube

Te lo aseguro Pascual,
no hay más que resignarse,
el que pudiendo casarse,
no se casa, hace muy mal.

Ya ves tú qué situación la tuya,
que desengaño,
llegar a sesenta años
achacoso y solterón.

Sentado en esa poltrona
sin más cariño
que el de una ama de llaves gruñona,
y cuando enfermes de veras,
aquí a cuidarte vendrán, tus sobrinos,
que estarán deseando que te mueras.

Pero así estás bien, corriente.
Es tu gusto y se acabo,
pero en este asunto
yo opino distintamente,
viva solito el que quiera,
yo sin familia,
me hubiera muerto hace tiempo,
Pascual.

Miro mis goces completos,
cuando en mi casa sentado,
me contemplo rodeado
de mis hijos y mis nietos.

Orgullo de mi vejez,
diez nietos, un batallón,
tu no los conoces,
son encantadores los diez,
rubios como querubines,
sanos con unas mejillas
y unas pantorrillas que
tienen los chiquitines

¿Estar ellos malos?
Quía, tan majos los habrá,
pero mas no puede ser,
solamente hay uno de ellos,
Pepe, que el pobrecito es,
chato, cojo y bizco de un ojo,
pero sabe más que Lepe,
cuando con su pata viene acá,
y me mima el maldito,
consigue de su abuelito,
todo lo que se le antoja.

Por su puesto, la verdad,
todos están tan mimados,
son niños muy aplicados,
saben una atrocidad,

Tu, ¿que entiendes de eso?
¿Qué has de saber?
Es la dicha apetecida,
es la esencia del amor,
es la caricia mejor,
es algo que da la vida.
Es ver a al mundo un Cielo.

Yo, a Dios con ferviente anhelo,
solo una cosa le pido,
que para morir en calma,
para cuando me llame a su lado
me contemple rodeado
de mis hijos y mis nietos.

Marcelo Cabero

Torrubia de Soria 21 de agosto de 2014

Nuestros datos en 2014

Los duendes de las estadísticas de WordPress.com prepararon un informe sobre el año 2014 de este blog.

Aquí hay un extracto:

La sala de conciertos de la Ópera de Sydney contiene 2.700 personas. Este blog ha sido visto cerca de 28.000 veces en 2014. Si fuera un concierto en el Sydney Opera House, se se necesitarían alrededor de 10 presentaciones con entradas agotadas para que todos lo vean.

Haz click para ver el reporte completo.

La matanza del cerdo

Palabra mágica en los pueblos, en especial en el mío, respondía un poco al Abracadabra. La muerte del cerdo de una forma cruenta, era una fiesta, lo cierto es que la gente de los pueblos, su concepto de la muerte era distinto, del que se tiene ahora, con la muerte de un animal que se solía matar en casa de la gente de los pueblos estaba familiarizada, sabían que era necesario para vivir y formaba parte de su cultura y vida. De todos ellos el cerdo era el animal tipo, para alimentar a las familias. Cada año venían los tratantes con sus lechones para vender, blancos, negros y terreños, los llevaban de pueblo en pueblo, en unos gustaban los blancos, en otros los negros y en otro los terreños, cosa de costumbre, cada familia compraba según su poder económico y según sus necesidades.

Matanza del cerdo
Matanza del cerdo

El dueño durante tres días acompañaba, al pequeño por las mañanas, al oír el sonido de la caracola del pastor, hasta la salida del pueblo, por donde salía el pastor, con todos los cerdos del pueblo, hacia el monte, por cierto encina, eso eran bellotas y además trufas que en aquellos tiempo nadie recogía; a la vuelta del pastoreo diario, el pastor los dejaba a la entrada del pueblo y cada cerdo iba solo a su casa, los lechones novatos había que ir a buscarles, enseguida aprendían los caminos de vuelta a casa, ya que no siempre volvían por el mismo camino, lo cierto es que esos cerdos estaban muy bien cuidados, cuando llegaban a su cochinera que acá se le llamaba corte se les daba algo de comer y agua, la comida eran granos de cebada y harina de centeno, después se les abría la puerta de la corte y allí entraban a dormir, hasta el día siguiente; nunca entendí por qué la puerta de la corte era tan pequeña de altura y su interior lo mismo, había que entrar siempre agachados, supongo que era una forma de aprovechar la parte de encima de la corte para otra cosa, pero era muy incómodo barrer la corte o limpiarla. Cuando el pastor de cabras o cabrero dejó su oficio, el de los cerdos se pasó a llevar las cabras y se acabó el pastor de cerdos, nadie quiso serlo ya que estaba peor pagado, así que los cerdos se quedaron sin pastor y tuvieron que cambiar de forma de vida, se pasaban casi todo el tiempo en la corte encerrados, en lugar de estar andando por los montes y se hicieron más gordos pero con más grasa.
Volvamos con la matanza, era una fiesta, en donde cada casa empezaba a preparar todas las cosas necesarias, las tareas estaban distribuidas como algo establecido de antiguo, los hombres iban a la sierra a por aliagas (1*), preparaban el gamellón (2*) que era propiedad municipal, leña, los cuchillos, la picadora, las mujeres lo propio de cocina, la sal, el pimentón, los terrizos, las ollas, la caldera (3*), el fuego, etc. En fin todo aquello que se iba a necesitar en los dos o tres días siguientes de la muerte del cerdo.
El día anterior se cortaba el pan de hogaza de dos kilos, en láminas finas (se decía rodajas), se depositaba en un terrizo (4*), se humedecía con agua y se tapaba con un trapo de hilo.
Normalmente se llamaba al vecino o familiares para que ayudaran en el sacrificio del animal. Se ponían platos con higos, una botella de aguardiente y pastas antes de comenzar a la faena, que comenzaba pronto por la mañana.
Se traía el cerdo de la corte y el animal parecía que tenía un sexto sentido, muchas veces dificultaba mucho el llevarle, una vez allí, en la misma calle se ponía el gamellón con la parte hueca abajo quedando una meseta a la altura de la rodilla, donde se subiría el cerdo para sacrificarlo; con un gancho con dos curvas se sujetaba, una a él y otra al dorso de la pierna del que hacía de matarife y se le subía , las mujeres ponían el terrizo con el pan, debajo de la cabeza del cerdo para recoger la sangre; una vez sacrificado se bajaba al suelo y se le daba la vuelta al gamellón, quedando como una bañera, allí se introducía al cerdo, antes habían puesto a hervir agua en la caldera, con ella se iba rociando al cerdo y con unas cazoletas afiladas, se le rasuraba los pelos, después se prendían fuego a las aliagas se pasaban por la piel, para terminar de socarrarlo y eliminar cualquier vestigio de pelo

Se colgaba el cerdo, normalmente en el portal de la casa, en una viga maestra, donde ya había el gancho de toda la vida puesto fijo, se abría el cerdo en canal quitando el menudo, el hígado, los pulmones, el corazón, a los chicos se les daba la vejiga y pasaban la mañana inflándola como si fuera un globo, se limpiaba todo el menudo (intestinos y estomago), para aprovechar las partes más grandes de los intestinos para las morcillas y el intestino delgado para los chorizos.
Una vez colgado se mantenía abierto el cerdo con un palo cruzado en la mitad de la abertura y se tenía un día oreándose, hasta la mañana del día siguiente.
Todos que habían participado en el sacrificio, almorzaban esa mañana migas y del cerdo se cogía de la tripa unos pequeños trozos, panceta en trozos pequeños y papada frita con poco aceite y otro trozo del hígado de cerdo en salsa.
Algunas veces se asaba la cabeza a la parrilla y se comía de segundo plato de la comida.
Por la tarde ,el terrizo que ahora tenía, pan y sangre se le añadía manteca del entresijo, arroz, azúcar y canela, otros añadían cebolla, se mezclaba todo y se rellenaba los intestinos más grandes del cerdo, se ataban y se ponía agua en la caldera y está en el fuego y se iban añadiendo a la caldera las morcillas, comenzando a hervir el agua y cada familia tenía su tiempo y su modo para saberlo, algunos usaban una aguja de hacer calcetines, se pinchaba una morcilla y si salía limpia ya estaban cocidas, se cogían con unos cazos grandes de cobre con agujeros, se dejaban que enfriasen, el caldo que quedaba en la caldera se recogía todo y se regalaba a familiares y amigos, este se empleaba para hacer sopas, añadiendo entresijo muy picadito, en algunos pueblos de Castilla le llaman chichurro.

Al día siguiente se destazaba el cerdo lo primero se desayunaba unas Sopas de Ajo y después se comenzaba, separando primeros los jamones, los lomos, espinazo, costillas, las cabezas, etc…
Se salaban los jamones primero a mano y después se ponían en un recipiente cubierto de sal, se mantenía así, durante tantos días como kilos pesaba el jamón, una vez pasados esos días se sacaban, se les frotaba con pimienta molida, pimentón y a colgar en un sitio fresco para que se curasen.
Se preparaba con sal (salmuera) un recipiente llamado cocción (5*), era más grande que un terrizo, se ponía en el todo el magro que se había sacado, costillas, lomos, solomillos, las patas.
Lo mismo con el espinazo, los huesos de las paletillas y la cabeza si no se hubiera comido, se cubría con agua, durante un día, y al siguiente día una vez sacado, los aliñaban con ajo machacado en un almirez, pimentón y se añadía agua que les cubría totalmente y otro día de remojo, se probaban, si estaban de acuerdo a nuestro gusto se sacaban y se ponían a curar y se usarían para el cocido.
Las costillas, lomos, solomillos se freían ni mucho ni poco y se metían en unas ollas y se cubrían con aceite de oliva virgen y a guardar hasta que se consuma.
El magro del cerdo se pica a veces a mano y otras veces a máquina y se ponían con la sal necesaria, se adobaban con pimentón y ajo machacado, una vez adobado se introducían en los intestinos para formar los chorizos, se ataba el principio y el final, se formaban vuelta y se colgaba para que empezase a orearse y curar, cuando estaban medio curadas, unas vueltas se cortaba en trozos y se freían en la sartén y se metían en la olla con aceite, como los lomos. Las otras vueltas se guardaban en un arca entre harina.
También se hacían unos chorizos que se llaman güeñas, el relleno se hacía con las vísceras, corazón y con el magro manchado de sangre, después de adobarlo y picarlo igual que los chorizos se colgaba para que se curase.
EmbutidosEl tocino se preparaba para curar, se colgaba y cuando se consumía se cortaba en tiras y se hacía frito en la sartén unos torreznos deliciosos, otro tocino se empleaba para el cocido. Las manos se adobaban y cuando se querían comer, se asaban en la parrilla a las brasas.

Todo el cerdo se aprovechaba y alimentaba a las familias del pueblo, en esa época el pollo era comida de fiesta del pueblo, más fácil era comer conejo, pichones, cabrito y cordero.

1*.-Aliagas: Arbusto de la familia de las Papilionáceas, como de un metro de altura, se hacían escobas para barrer.

2.- Gamellón: Recipiente de madera en forma de bañera plana en su base, de cierta solidez para soportar el cerdo, se usaba primero con la meseta arriba para sacrificarle y en posición de bañera para rasurarle

3*.-Caldera: Recipiente metálico de cobre, semiesférico de 60 a 80cm de diámetro y 80 cm de altura con un asa para colgar.

4*.-Terrizo: Recipiente de barro cocido, troncocónico con la base inferior de menor diámetro, en algunos sitios barreño.

5.-Cocción: Recipiente de barro cocido de forma rectangular de 80cm*50cm. y que en su parte inferior tenía un agujero, se usaba para poner la ropa en jabón.

Reseña de los actos de Santa Bárbara

Para ser fieles a nuestros antepasados, hemos celebrado los actos previstos por la Asociación Cultural Barderas del Moncayo para el pasado fin de semana. Nos hemos transportado al pasado, ya lejano, en el que toda la población era muy devota a Santa Bárbara y le rogaba protección para nuestros campos y para nuestros agricultores.

El sábado día seis arrancaban nuestros actos con la realización de un vermut de bienvenida. A la una y media nos reunimos en la sede social unas veinte personas para darnos un abrazo y charlar un poco de todo lo que nos une: clima, cosecha y búsqueda de setas, situación de las obras realizadas en nuestra iglesia parroquial, de nuestras familias y de todo lo considerado de interés común. La tarde se utilizó para hacer el reconstituyente caldo que todos agradecimos dadas las bajas temperaturas y comentar los preparativos del día siguiente, para jugar algunas partidas de cartas y para tomarnos unas relajantes coca colas, cervezas y gin tonics mientras se realizaban varias interesantes tertulias.

El domingo día siete se realizaron las barbacoas previstas que fueron degustadas por unas 35 personas. Destacable fue la colaboración de todos los asistentes en su elaboración y muy de agradecer la desinteresada aportación de la familia de Delfín, que con la colaboración de sus hijos César y David pusieron sus esfuerzos y sus medios materiales para la realización de las barbacoas, de la hoguera y el juego de la pita. Pudimos disfrutar de una buena comida, lo pasamos muy bien jugando un emocionante partido de pita que ganó el equipo femenino. Culminamos con el encendido de la magnífica hoguera, que cuando las brasas eran abundantes, fue utilizada para asar deliciosas patatas. El juego de la pita fue propuesto para competir en los futuros juegos de verano. La sesión finalizó sobre las once de la noche después de tomar las patatas y seguir con nuestras reuniones dialécticas.

El lunes día ocho, también hubo una agradable reunión patrocinada por Cruz, en la que como fin de fiestas, se pudo degustar un buen té, café, tarta y variedad de licores. Quedamos todos emplazados para los próximos eventos que la asociación realizará en 2015 para consolidar los interesantes y numerosos actos realizados el primer año completo de vida de nuestra querida institución.

LAS HOGUERAS DE SANTA BARBARA

Hace muchos siglos, la iglesia nominó a Santa Bárbara protectora contra rayos y tormentas. Como tal se rendía un culto especial con rituales que adquirirían modalidades particulares en cada nación, en cada región e incluso en cada lugar. La historia nos cuenta que su mismo padre fue quien la decapitó en la cima de una montaña, tras lo cual un rayo lo alcanzó, dándole muerte también. Esta festividad se celebra el 4 de diciembre.

Desconocemos en qué momento nuestro querido pueblo de Torrubia de Soria comenzó a rezar a la Santa y le hizo un altar a la izquierda del altar principal que se denomina capilla de Santa Bárbara. Lo cierto es que ese día de diciembre se hacía fiesta en su honor con celebración de una misa cantada y muy solemne. Todos los habitantes acudían a ésta celebración con gran devoción ya que estaban siempre muy pendientes (y eran absolutamente dependientes) de que las tormentas de los meses de junio y julio no fuesen demasiado agresivas descargando gran cantidad de lluvia y granizo. La fe en la Santa era muy elevada y se producían actos, cánticos y otras actuaciones tendentes al agradecimiento de lo acaecido en el año y pensando siempre en el año siguiente. Toda la población, hombres mujeres, mayores, jóvenes o niños se comportaban con una unidad de deseos, con ciertos miedos y siempre bajo la batuta del sacerdote que era otra pieza fundamental en el mantenimiento de la tradición. Hay que recordar aquí que en mayo se celebra también la bendición de los campos y era común el rezo del rosario de la aurora siempre rogando por el buen fin de las cosechas.

Esa festividad se completaba con la celebración de otros actos comunitarios cargados de sentimientos, de buenos deseos y dónde se olvidaban aquellos viejos rencores que se aparcaban y algunas veces para siempre. Después de comer, los chicos en el juego de pelota (que antes era de tierra), después pasó a la placeta y las chicas en la plaza mayor procedían a pedir por todas las casas leña para las dos hogueras de Santa Bárbara. Había cierta competencia entre los dos grupos para que su hoguera fuese más grande y de hecho se realizaban valoraciones interesadas en ese sentido. Tan grande era el deseo de ganar que algunos años los chico, unas semanas antes, subían los fines de semana al monte a cortar leña de los árboles que con gran trabajo y silencio absoluto almacenaban en alguna cochera con poco uso (casi siempre las de las eras) para que pasasen totalmente desapercibidas. Todavía recuerdo un año en el monte de Sauquillo que los chaparros rodaban cuerda debajo de la sierra y terminaron en la cochera de Felipe en las eras altas.

En apenas una hora, con toda la población joven en acción, estaban hechas las dos grandes hogueras. Todos aportaban leña normalmente de encina y algunos pedazos de tronco de chopo que siempre había por todos los sitios (había muchos y muy grandes). A pesar de que en ése mes de diciembre siempre hace frio y que antes casi siempre había nieve, se procedía con gran algarabía a encenderlas y las llamas rápidamente alcanzaban una altura muy respetable. El frio se quedaba solamente en la espalda y nadie se acordaba de él. Antiguamente se hacían cánticos y se recitaban algunas cantigas en honor de la Santa y posteriormente también se contaban ciertas historias que parecían muy interesantes a los más pequeños. Algunos también danzaban en torno al fuego y me parece lógico que la danza naciese en esas situaciones populares y festivas.

A medida que las llamas se reducían, aparecían grandes ascuas que animaban a los restos más grandes de la madera caliente. Terminaba por caer la tarde, las brasas parecían más inocentes e invitaban a comenzar la danza de la merienda-cena. Se procedía a asar patatas en las brasas, siempre envueltas en papel para que no se quemasen y chorizos, como más habitual. La verdad que estaban muy ricas y en ese momento culminaba la amistad de compartir alimentos, chascarrillos, chistes y otros chismes. Todo era alegría y no había “mal rollo” como se dice ahora.

Cuando ya la noche había consumido unas horas (se hacía la noche muy temprano), con cierta tristeza en los rostros y con los rescoldos muy agotados procedíamos a apagar la lumbre. No era muy complicado si había nieve y ya poníamos todos la mente en las navidades cercanas. Al regreso a casa teníamos que afrontar de nuevo las sábanas frías que aquel día parecían muy calientes. Los sueños aparecían muy fluidamente y casi todos recordábamos de nuevo a Santa Bárbara y el invierno oficial que comenzaba muy próximamente.

La situación social y económica de Torrubia de Soria no se parece absolutamente nada a la que existía apenas hace 50 años. La impresionante mecanización de las tareas agrícolas ha transformado los hábitos de la población así como el número de familias que residen permanentemente en el pueblo. La profesionalización de los agricultores y la poca ganadería existente, posibilita que la convivencia sea muy escasa, los sentimientos hayan pasado a segundo término y las raíces no sean valoradas en ningún sentido. Todo queda resuelto por la tecnología y los seguros agrarios.

Desde mi punto de vista, toda ésta situación, que me atrevo a calificar de mortecina y carente de ilusión, hay que alterarla. Hay que prestar atención a nuestras raíces y agradecer a nuestros antepasados que las grandes penurias pasadas por ellos hayan sido el germen de nuestro futuro.

Por eso, a veces deseo que podamos en fechas cercanas rememorar las hogueras de Santa Bárbara, y espero que se cumpla.

Recuperando tradiciones: Santa Bárbara

Asociacion Barderas del Moncayo - LOGO

…..Alrededor de aquella hoguera se cantaba, se bailaba y,………Se borraban también no pocos rencores. Aunque nada más fuera por esto, por limar asperezas entre la gente, bien merecería que se volviese a celebrar esta fiesta, esta hoguera ancestral y comunitaria.

“Raimundo Lozano en Rueda de sucedidos”

 

La Junta directiva de la Asociación Barderas del Moncayo, plantea a todos los asociados y a todos los amigos de Torrubia de Soria seguir avanzando en el objetivo de recuperar tradiciones. Por ello, hemos decidido la celebración de la hoguera en honor de Santa Bárbara y queremos invitaros a todos a la celebración de ésta tradición de agradecimiento por parte de los agricultores. El evento tendrá lugar el próximo día 7 de diciembre, que es domingo y nos permite asistir un número de personas mayor al ser festivo el lunes día 8. Si por alguna circunstancia no pudiese realizarse la hoguera, hemos considerado una serie de actos que nos permitirán complementarla o sustituirla en su caso.

Tenemos previsto para ese día la celebración de partidos del juego de la pita. Muchos no conoceréis en qué consiste pero era un juego muy popular en nuestro pueblo entre los chicos y las chicas, y que a la vez muy competitivo y divertido. Estamos muy seguros que a todos los que hemos jugado de chicos nos gustará compartirlo con todos los asistentes y será otra tradición recuperada.

Ese día tendremos también dos estrenos, las dos barbacoas que hemos preparado por gentileza de la familia Pérez y el flamante equipo de música con micrófono que hemos adquirido en la Asociación. En las barbacoas prepararemos unas suculentas viandas que nos darán el aporte calórico necesario en esas fechas y si es necesario asar las consiguientes patatas, típicas de la hoguera. Tendremos también nuestros momentos de cánticos, chistes, monólogos y música bailable, otros juegos y tertulias varias.

La Junta desea que nos confirméis vuestro deseo de asistir antes del día 30 de noviembre, para poder planificar las necesarias compras de productos y de espacios. Sabemos que en esa época hace frio, pero deseamos que nuestras actividades se vayan consolidando poco a poco y cualquier número de asistentes será muy bien considerado. No tengáis pereza, no temáis al frio que allí no hará. Os esperamos!!!

Para confirmar asistencia comunicaros con cualquier miembro de la Junta, por eMail o por telfefono.

Níscalos en escabeche de Lola

Ahora que es tiempo de setas por nuestra tierra vamos a poner una receta que nos ha facilitado nuestra amiga y socia Lola, yo puedo dar fe, de que están muy ricos, y son ideales para tomar como aperitivo.

20061014_034

 Ingredientes:

  • 1 Kg. de níscalos. (Lactarius deliciosus)
  • 4 dientes de ajos.
  • 1 hoja de laurel.
  • 1 cucharadita de pimienta negra en grano.
  • 1 y 1\2 Vaso de aceite de oliva
  • 1 Vaso de vinagre de vino blanco.
  • La proporción de aceite y de vinagre, se puede variar al gusto de cada uno.
  • Sal

 Preparación:

Limpiamos bien los níscalos para quitarles toda la tierra que puedan tener.
Los partimos en trozos de bocado y los escaldamos 3 minutos, sacamos y dejamos escurrir bien.
Ponemos en una sartén o cazuela los níscalos con el resto de ingredientes, y dejamos que hiervan entre 10 y 12 minutos, que no queden ni duros ni blandos. Dejamos enfriar y luego llenamos los botes donde vamos a guardarlos en conserva.
Cerramos bien los botes con las tapas y guardamos en un sitio fresco.

Resumen de la comida de Hermandad Pilar 2014

A pesar de que la mayoría los asociados residen en otras comunidades autónomas, y coincidir la festividad del Pilar en domingo, la asistencia a nuestro evento fue  altamente satisfactoria. Superamos la cifra de 50 los asistentes. Gratificante es ver como poco a poco va creciendo el número de socios y de otros torrubianos que nos acompañan sin ser socios de Barderas del Moncayo. Para la Junta Directiva de la asociación es un importante estímulo para seguir trabajando en los próximos meses.

20141011_00120141011_003

 

 

 

 

 

La organización salió de acuerdo con las previsiones y pudimos disfrutar de una comida y una  tarde estupenda. Coincidimos un gran número de los que apenas dos meses antes habíamos participado en todos los eventos del verano. La sensación resultó estupenda y, sin duda, sirvió para reforzar nuestros sentimientos de amistad y colaboración. Creemos que ese es el camino y vamos a intentar potenciarlo con la ayuda de todos nosotros.

Entre los presentes estaba José Gil Santander, al que agradecimos su gran colaboración, esfuerzo y dedicación con nuestros objetivos. Por su parte al finalizar el acto, nos hizo entrega a  la Asociación Barderas del Moncayo, de unos importantes documentos elaborados por él y referidos a nuestra iglesia parroquial. La difusión de los mismos será restringida pero estará a disposición de todos nosotros y además os invitamos a que la solicitéis y a que la conozcáis con detalle porque merece la pena tenerla. Tambien nos hizo entrega de una copia del original de la partida de bautismo de Casta Esteban, cuyo original se encuentra en el Archivo del Obispado de Osma. Por nuestra parte le fue entregada una placa de reconocimiento con unos motivos de nuestro querido pueblo de Torrubia de Soria.20141011_011

Con posterioridad, y a iniciativa de los miembros de la junta directiva pero sin conocimiento de Caridad Abián  (por ser parte implicada) fue entregada otra placa y nombrado miembro de honor a D. Florencio Abián Gonzalo con motivo de su 101 cumpleaños. La placa fue recogida por sus tres hijos presentes Charo, Loren y Caridad y después de la sorpresa manifestaron su agradecimiento. Ya sabéis que en nuestras principales líneas de actuación figuran los de agradecimiento a nuestros mayores y la de apoyar a los jóvenes.20141011_018

Finalizó la jornada con juego de bolos con participación masculina y femenina, juegos de cartas  y varias tertulias ( donde se habló mucho de la gran cosecha de setas  y de las lluvias). Se nos pidió que planteáramos la posibilidad de hacer las hogueras de Santa Bárbara en los primeros días de diciembre próximos y estamos viendo esa posibilidad,  que nos gusta. Sería retomar nuevamente parte de nuestra cultura y es uno de nuestros objetivos estatutarios. A los jóvenes les sorprenderá por interesante y desconocida. Esperamos contar con todos los socios y con todos los que quieran a nuestro  pueblo ya que la vida es breve y pueden perderse un bonito y emotivo acto con asados varios ya que las brasas serán abundantes.20141011_021

El día del Pilar, hubo misa solemne con procesión  y al finalizar el Ayuntamiento invitó a todos los presentes a un refrigerio en el polideportivo.

Comida de hermandad Pilar del 2014

Queridos socios, la Junta de la Asociación os propone volver a realizar la comida de hermandad del Día del Pilar. Para llevar a buen fin dicho evento, necesitamos conocer el número de personas que van a poder asistir a dicho acto.
La comida está previsto hacerla el día 11 de Octubre al mediodía y será un servicio de catering realizada por una empresa de Soria, según se detalla:
cartel de la comida del Pilar

El precio es de 10 € para los socios y 15 € para los no socios, y es imprescindible confirmar la asistencia antes del día 5 de Octubre.

Si no podeís asistir, os rogamos que también lo comuniqueís a Avelino, Cari o José Carlos.


Mistela de Soria en el Siglo XVIII

De Tajueco, en puchero o en cazuela,
póngase a hervir el agua del Ucero añadiendo,
de Oncala, buen romero,
y espliego de Arenillas o Cihuela.
Al romper a cocer, esta mistela
se echará miel de Yanguas al puchero
y manzanilla de Valonsadero, peras de Caltojar,
y, del Villar, ciruelas.
Déjese enfriar, luego, bajo un pino del Revinuesa;
o bajo las sabinas de Blacos o de Boós,
sombras divinas, y ya podéis probar.
¡Bebed sin tino!.
Que no hace daño y hasta sabe a gloria.
¿No le sacáis el gusto? ¿Sabe a Soria?».

Esta receta salio a la luz entre los papeles antiguos de Juan Almajano