JOSE MARÍA PALACIO GIRÓN (VII)

En 1906 realiza en las ruinas de Numancia funciones de Topógrafo haciendo levantamiento de planos, fue un gran divulgador de las ruinas con conferencias y artículos.

Colabora con algunos intelectuales con artículo en una revista que se llamó “Recuerdos de Soria“;

Palacio con su hijo José María (prop. de Rocío Hierro)

En 1907 le nombran corresponsal en Soria de “El Mundo” de Madrid, le dicen las amonestaciones con Heliodora y comienza a publicar en Madrid y Zaragoza artículos para que realicen las infraestructuras del ferrocarril necesarias para la provincia un tren desde Santander al Mediterráneo y desde la línea de Madrid -Zaragoza  el de Castejón -Soria

Y en 1908 le nombran Redactor Jefe  del periódico de Soria “Tierra Soriana” donde comenzó en año anterior, y al final del año ocupa de forma interina la plaza de Director; además empieza a escribir en “La Tempestad ” de Segovia y nace su hija María del Pilar.

En 1909 le nombran representante de la Prensa en la Cruz Roja de Soria. En ese año fallece su hija María del Carmen a los dos días de nacer, y su padre Ángel

El artículo es uno de los muchos que escribió sobre agricultura y agricultores; Se publicó en “El Diario Palentino” él 05/11/1929 desde Valladolid.

ENTROJAMIENTO

De la mayoría de las provincias castellanas y de otros centros productores de la Península, emerge una queja general por falta de la actividad necesaria en las transacciones de los mercados trigueros. Ya está suficientemente demostrado que la cosecha de este año es bastante y arroja superávit, por las necesidades del abastecimiento nacional. Frente a este hecho, de verdadera importancia, se halla este otro desconcertante para muchos labradores

con necesidad de vender. No se compra el trigo en el volumen que se exigiría una marcha normal del negocio. ¿Qué sucede, entonces?

Otro hecho, que es originario del segundo. La molinería del interior y más aún la de la periferia, cuentan con existencias almacenadas que no logran despachar. Esas existencias han sido elaboradas con trigo, tal vez en su mayor parte, extranjero.

Resulta que hay una serie de hechos, naturales en su desenvolvimiento, y estrechamente entrelazados en sus derivaciones.

Pero resulta también que el labrador no puede vender sus trigos, en el momento preciso, a precios normales, para solventar sus necesidades y tranquilizar su vida.

¿Cómo variar esta situación? No es fácil porque en ella juegan muchos factores.

¿Cómo aliviarla? Tampoco es fácil. Los recursos crediticios ya hemos dicho en otras ocasiones que son demasiado precarios para nuestros labradores. El crédito es un elemento interesante; a veces imprescindible para el desarrollo económico de los negocios y del mismo trabajo que es el negocio humano más importante de todos.

Pero nuestros labradores no están muy acostumbrados  a usarlo y en todos los casos necesita de la cautela. Los créditos suelen ser caros. Los negocios de la tierra dan escaso margen para pago de intereses. No han desaparecido de los hogares campesinos las angustias de la usura, que tiene muchas formas y numerosos matices. Y de esas angustias y de otras ha de verse libre la población campesina mediante una organización económica propia. Ahora que tanto se legisla y tanto se habla y se escribe sobre Agricultura, habrá de pensarse en esa organización.

Todas las actividades colectivas tienen sus instrumentos económicos de reserva. El labrador, si del campo no recolecta productos, se debate entre la ruina y la miseria, si los obtiene y no los vende, ha de situarse  entre la desesperanza y la resignación. Ambos límites carecen de eficacia para estos menesteres.

El buen amigo de los agricultores “Uno del Agro” pensaba un día en el consorcio de todos los cultivadores españoles `para garantizar ante el país el abastecimiento de granos.

Es una idea grande, como otras elaboradas por el mismo intelecto.

Yo soy enemigo de los exclusivismos que envuelven siempre, siempre, un principio de privilegio y por esos de injusticia cerca de los demás. La vida es una cosa demasiado compleja para que en cualquiera de sus formas, pretenda manejarla, según sus conveniencias una colectividad determinada.

Pero actualmente los negocios  de los trigos, pueden decidirlos en su marcha todos menos los labradores. Y esto es otra enorme injusticia derivada de una falta de actividad defensiva de los propios interesados.

Los cultivadores de nuestros campos tienen que levantar la vista por encima de sus predios y, además de mejorar procedimientos y de no mostrarse indiferentes a ninguno de los progresos agrícolas del mundo, han de cuidarse de las perspectivas mercantiles que se ofrecen. No personalmente cada uno, pero sí sus organizaciones y elementos dirigentes.

 En esencial en toda producción una organización comercial. La Agricultura nacional carece de ella y si persiste  en esa falta, con medianas y buenas cosechas, sobre todo, si de cuando en cuando se abren las puertas de la importación, sucederá lo mismo de ahora, lo que hemos llamado “entrojamiento” o sea que los trigos que llevan sus dueños a los mercados con afanes de venta, tienen que tornar a las paneras en espera de mejor ocasión, o sacrificando un poco su valor, que es, en definitiva de lo que se trata.

                                                                                     José María Palacio

 

Publicado en “Tierra Soriana” el 25/11/1907.

                         I

En nuestras almas, todo

por misteriosa mano se gobierna.

Incompresibles, mudas,

nada sabemos de las almas nuestras .

Las más hondas palabras

del sabio nos enseñan,

lo que el silbar del viento cuando sopla,

ó el sonar del las aguas cuando ruedan.

                         II

Tal vez la mano, en sueños,

del sembrador de estrellas

hizo sonar la música olvidada

como una nota de la lira inmensa,

y la ola humilde á nuestros labios vino

de unas pocas palabras verdaderas.

                         Antonio Machado

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s