JOSE MARÍA PALACIO GIRÓN (VI)

Sexta entrega de la biografía de José María Palacio Girón un oscense enamorado de Soria.

En el año 1905 escribe como corresponsal en “El Heraldo de Madrid” y en “La Gaceta Secretarial” de Zaragoza. Aparece como Director de Gestoría Ultramar en Soria y compartiendo con su empleo de funcionario de Montes.

Se casa el 21 de octubre de 1907 en la Iglesia del Salvador de Soria con Heliodora Acebes natural de Berlanga de Duero, y prima carnal de la que será esposa de Antonio Machado, Leonor Izquierdo.

Durante 1905 y 1907 obtiene licencia de Montes para presentarse a oposiciones de sobrestantes.

Como articulista fijo deja el “Avisador Numantino” comenzando en el periódico “Tierra Soriana.”

El artículo que hoy publicamos es para conocer cómo se trataba a Soria por parte  del Gobierno en la década de 1910. No mejor que ahora. Fue publicado en Madrid de donde era corresponsal, en el periódico “La Correspondencia de España”

Heliodora (propiedad de Carmen Sanz Palacio)
Heliodora (propiedad de Carmen Sanz Palacio)

LA PROTESTA DE SORIA

Anteayer, el gobernador civil de esta provincia, Sr. Lueje, convocó a una reunión en su despacho oficial a los señores diputados provinciales, al señor alcalde de la capital y a diferentes representaciones de entidades activas sorianas.

Exigió el Sr. Lueje los proyectos financieros del Sr. Alba, la labor del Sr. Gasset la obra de conjunto del actual Gobierno a cuya obra debieran sumarse cuantos sintieran anhelos de engrandecimiento y de prosperidad para la Patria. Y de seguida, el propio Sr. Lueje excitó a los presentes  para que enviasen su felicitación a los señores conde de Romanones, Alba y Gasset, al mismo tiempo que concretaban ante el Gobierno aquellas aspiraciones de mayor trascendencia en obras públicas  para esta provincia, a fin de que pudieran ser tenidas en cuenta en el presupuesto ordinario o en el de reconstitución nacional.

Entre los reunidos cristalizó muy pronto un pensamiento contrario al que se pretendía; se recordó que no hace mucho, cuando más de cincuenta pueblos de las comarcas sorianas quedaron con sus cosechas destruidas y con daños que fueron calculados en más de dos millones de pesetas, una Comisión que fue a Madrid en representación de las fuerzas vivas que también celebraron por entonces otra reunión en el Gobierno Civil, oyó de labios autorizados promesas solemnes que no han tenido cumplimiento. La misma Comisión partió para Madrid a decir la cuantía de los daños y á exponer los remedios pertinentes  merced a indicaciones oficiales que en ningún caso podían merecer una descortesía.

Fuimos, pues, una vez más corteses los sorianos y con cortesía, con razón y con justicia expusieron los delegados autorizados una situación angustiosa que yo reflejé con verdad en telegramas publicados en estas columnas e hicieron patente el apremio , la perentoriedad de atender a la demanda de socorro de los que habían quedado en la miseria y solicitaban una mano generosa, la del Estado en tales ocasiones, que les remidiera en algo de su infortunio.

Los representantes del Poder público oyeron con mucha atención y bien explicita solicitud las demandas de los sorianos; pero en cuanto estos dijeron los que estimaban remedios adecuados, salieron pronto al paso las formas legales, el no haber créditos autorizados, todo el embarullado fárrago de nuestra administración.

De momento no se puede hacer nada; tendremos en cuenta las peticiones de Soria, para el plan general de obras públicas; las revisaremos allá en octubre y veremos lo que podemos hacer.” Esto se dijo, poco más o menos, por personalidades autorizadas.

Los pobres labradores arruinados pedían entretanto no más que simientes para sembrar y facilidades para utilizar debidamente su crédito en establecimientos bancarios. Se inició una concesión extraordinaria de Pósitos, y yo no sé si dificultades legales ó por qué, es lo cierto que dio resultados nulos.

El tiempo avanzaba, y hasta retraso las operaciones de la sementera una pertinaz sequía. Cada labrador, cuyas cosechas había destruido el pedrisco, tuvo que renunciar a todo apoyo ajeno y valérselas como Dios le diera a entender.

Solo los periódicos locales trataban de cuando en cuando de sus penurias.

Y en estas condiciones vino la reunión de anteayer en el Gobierno Civil. Las felicitaciones interesadas por el Sr. Lueje pasaron enseguida a segundo término y se impuso un nuevo espíritu de demanda justiciera, y en esta ocasión hasta de protesta por los vejamentes sucesivos y las expoliaciones repetidas inferidas a esta provincia  por los Poderes públicos.

Parece que la táctica de pagar, sufrir y callar, va a tener una fulminante transformación.

Se pedían felicitaciones por lo mismo que era motivo de enojo general aquí. En los planes de Fomento, en la aplicación del presupuesto de reconstitución no figuran ni la inmediata construcción del ferrocarril Soria Castejón, ni la del estratégico Burgos- Soria- Calatayud, ambos de un anhelo antiguo y fervoroso en la provincia.

Solo en muy secundario término se habla de esos planes de construcción  del pantano  denominado de la Cuerda del Pozo, que interesa  a varia provincias, proyectado para regular el curso del Duero.

Para su ejecución tendrán que aportar esas provincias cuanto el Estado determine.

“El Porvenir Castellano” pide que el presupuesto de reconstitución sea aplicado en proporción al volumen contributivo de cada provincia, y teniendo en cuenta  el caudal de mercedes que hasta la fecha le hayan correspondido.

En esas condiciones Soria podría tener una legítima participación en los mil y pico de millones.

Porque esta provincia, generosa hasta en pedir, no quiere su prosperidad a costa de otras, sino que sea España entera la que gradualmente prospere.

 Pero no puede conformarse  con la negación absoluta  y a fe  de que no se conforma, ha hecho una vez más, patentes sus aspiraciones a su representación en Cortes, y ha solicitado por conducto del insigne D. Miguel Moya, el apoyo de la Prensa madrileña.

Esta carta demuestra que “La Correspondencia de España” no desatiende los legítimos deseos de los sorianos, y que en apoyarlos debidamente ha tenido y tiene singular complacencia.

Lo que se pide de los representantes en Cortes por la provincia, lo que se ruega  a la Prensa madrileña, es la defensa para que el Gobierno patrocine la pronta construcción de los ferrocarriles Burgos-Soria-Calatayud y Soria- Castejón, del pantano de la Cuerda del Pozo, y la repoblación de los montes.

El ferrocarril estratégico B-S-C tiene ya una historia larga, no sé si la he referido alguna vez, y, en caso contrario no es el momento de contarla.

Esa historia se refiere al deseo vehemente de cuatro provincias por verlo construido. Se trata de una línea de gran importancia estratégica, que pondría en comunicación el Mediterráneo con el Cantábrico.

 ¿Habrá alguna, entre las llamadas secundarias más importante?.

Cuanto a la prolongación del Soria-Castejón, es un proyecto ultimado desde 1882, en que el valimiento y el esfuerzo del senador soriano D. Ramón B. Aceña consiguió la construcción Torralba- Soria, en un trazado general  titulado de Baides a Castejón.

Se consiguió también, con el apoyo del llorado y eminente Canalejas, que recordaba con cariño su primera representación parlamentaria por esta provincia, el que fuese aumentada la subvención, por kilómetro de 40.000 a 60.000 pesetas.

No sé qué leyes podrán afectar ahora ese ferrocarril, aquí donde tanto se legisla. Lo que sé es que por su ejecución trabajan en vano, desde hace mucho tiempo, Soria y Navarra.

A juzgar por las actitudes determinadas, Soria no está dispuesta a sufrir más postergaciones. La conminación es terminante: si ahora no se estiman sus solicitudes, la provincia adoptará actitudes extremas.

¿Cuáles serán esas actitudes? Ya la iremos viendo.

                               JOSE MARÍA PALACIO

                               Soria 19 noviembre 1916

 

 

En “El Porvenir Castellano” del 07/11/1912 se publica esta poesía

 La tarde llora en sus dolientes transparencias

nostalgias reales. Mecen los cipreses un brillo

verde oro, preñado de agonías y ausencias

este olor de arrayan! este sol amarillo!

El palacio es de oro; es aurea la fragancia;

dorados sean los montes…. y el corazón de oro

arrastra por las piedras de la imparcial estancia

la dulce pompa lírica de su otoñal tesoros.

Sueños con alas son las aves del paisaje

y en troncos abrazados con rosas hacen hilo

mientras en un ocaso de armonía y de encaje

arden ciudades viejas de ilusión y de olvido.

                               Juan R. JIMENEZ

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s