Volver la vista atrás es bueno a veces

por Jose Javier Romera Molina

A mi abuelo José y a mi abuela Petro que descansan en la paz del Señor.

Recorrer el Collado hace cuarenta o cuarenta y cinco años de la mano de mis abuelos era irse encontrando cada dos pasos una pastelería o confitería. Desde la Plaza Mayor, subiendo hacia Mariano Granados, primero estaba ubicada la casa HERRERO, que como bien recordareis tenía unos mazapanes en forma de anguilas y unas costradas sin igual en calidad.

Al fondo de la imagen, La Azucena.
Al fondo de la imagen, La Azucena.

Ya en pleno Collado parábamos en el escaparate de LA AZUCENA regentada por Silvino Paniagua y ya de paso era costumbre mirar las carteleras de la Banca Ridruejo para ver lo que ponían en el cine Ideal. Andando un poquito más hacia arriba en la misma acera, primero se divisaba el gran escaparate de LA DELICIA. VIUDA DE EPIFANIO LISO con sus dos viejecitas, una se llamaba Rosita, de la otra no recuerdo el nombre, sentadas siempre en la mesita camilla al calor del brasero.

La Delicia, Viuda de Epifanio Liso.
La Delicia, Viuda de Epifanio Liso.

Acto seguido, nariz pegada en el escaparate de LA BOLLERA, regentada por Satur y Aurora, viendo el mundo mágico de aquel torno giratorio donde daban vueltas y vueltas los chinos, los caballitos, las sultanas y los cocos, amén de los sobres de sorpresa llenos de indios y vaqueros o los de los cacharritos de cocina para las niñas. Y después de despegar la nariz de aquel carrusel de ilusiones y fantasía, andando unos metros otra pastelería mal llamada LA EXQUISITA, actualmente un estanco y a continuación la pastelería MATEO, hoy ópticas Monreal.

Confitería de Félix Hernández. La Bollera.

Corren ya otros tiempos, todas han desaparecido, el tiempo pasa y no vuelve a pasar, pero perviven los recuerdos, dulces y añorados recuerdos del espíritu de la infancia que hoy más que nunca cabalga día y noche hacia el pasado, sintiéndose soñador y Quijote.
Luz de recuerdos que deja en los labios el gusto de aquellos dulces sabores. Anhelo de una infancia, bendita infancia.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s